• Corea del Sur
    Sean Pavone
    • Compara tus :
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Vuelo + Hotel
    • Alquiler Directo
    • Coches
    • Viajes
    • Destinos
    Fecha de ida

    Más opciones

    +

      Las ciudades

      El país de «la mañana calmada» atrae cada vez a más turistas gracias a sus trepidantes centros urbanos. Seúl se ha convertido en una referencia pop constituida por ocho aglomeraciones de más de un millón de habitantes. Busan, Incheon, Daegu, Daejeon, Ulsan tendrán un mayor o menor interés histórico pero lo cierto es que Corea del Sur se ha convertido en un destino urbano de primera categoría.

      Ir de compras

      El mercado de Namdaemun te espera con su ginseng y sus productos artesanales. Las luces del mercado de Dongdaemun, abierto todos los días y a todas horas, te harán perder la noción del tiempo. Por su parte, el mercado electrónico de Yongsan propone tal variedad de productos electrónicos de última generación que no sabrás por dónde empezar.

      Los museos

      Si bien la imagen que proyecta Corea del Sur es la del país de la calma matinal, su lema cultural es «país dinámico». De hecho, la cultura se considera un sector esencial para tener influencia a escala internacional. De modo que, desde hace 10 años, los centros de arte, los teatros, las salas de conciertos, las exposiciones, los museos y las galerías se han multiplicado.

      Lo que impresiona cuando visitamos los museos coreanos es, no solo su modernidad y con frecuencia su reciente renovación, sino sobre todo la omnipresencia de niños. No hay que olvidar mencionar que el precio es bajo, incluso irrisorio, y por tanto facilita el acceso a los numerosos museos del país. Calcula entre 1 y 2 euros. Los museos dedicados a la identidad coreana, museos de artes y tradiciones populares, colecciones de objetos religiosos budistas, estampas y caligrafías, pero también artes decorativas, están presentes en muchas instituciones.

      Los monumentos y los paseos

      Corea del Sur, pese a que está muy industrializada, ha sabido conservar auténticos remansos de paz con un ambiente romántico y relajante en el interior de las ciudades. Varios parques nacionales también permiten relajarse así como las estancias en los monasterios budistas llamados «temple stay». En el sur del país, no dudes en visitar el templo de Haiensa. Este alberga una colección de escrituras budistas que datan de 1236. Gyengju, la capital de Silla y primer reino unificado, ha conservado su grandeza del pasado. El palacio de Gyeongbokgung es el palacio más antiguo de la dinastía Joseon.