Hotel L'de la Poste

    Hotel L'de la Poste

    Hôtel 3 estrella
    San Luis, Senegal
    • CulturaCultura
    • Bien situadoBien situado
    • DescansoDescanso
    • EncantoEncanto
    • CorazónCorazón
    • Restauración 6.75

      Valoración del restaurante según la recepción, el ambiente, la calidad y la presentación del plato

    • Habitaciones 7.00

      Valoración de la calidad de la habitación o de la suite según la limpieza, la decoración, la superficie, la vista, los servicios y el confort de la cama.

    • Easyexpertos 7.10

      Puntaje y opiniones dadas por un miembro de nuestro equipo de expertos Easyviajar

    • Ubicación 10.00

      Puntaje y opiniones dadas por un miembro de nuestro equipo de expertos Easyviajar

    • Calidad / Precio 7.75

      Estimación del interés del hotel, teniendo en cuenta aspectos como la nota de confort, la ubicación, el precio y la categoría.

    • Easyopiniones 5.75

      Puntaje y comentarios dados por un internauta que se haya alojado en el hotel

    Compatir : Twitter Facebook Google+

    En la isla de San Luis, en frente del famoso puente Faidherbe, el hotel de la Poste fue la casa de Jean Mermoz de 1932 a 1936, durante la época de la mítica Aeropostal. Esta gran construcción de estilo colonial característica de San Luis, deja encandilado al visitante por su pasado histórico y su arquitectura laberíntica con arcadas, balaustradas y caminos insólitos.

    Ubicación

    En el centro histórico de San Luis, delante del río Senegal al salir del famoso puente Faidherbe. Calcula 5 minutos en coche para llegar al aeropuerto de la ciudad, que se encuentra a 5 km.

    A saber

    El hotel cierra sus puertas entre finales de agosto y septiembre para realizar las obras anuales de mantenimiento. La estructura está equipada con wifi (gratuito). A veces se realizan espectáculos en el restaurante el "Flamingo".

    Consejo de alojamiento:
    Todas las habitaciones tienen el mismo precio, excepto la suite. Si quieres dormir como en su tiempo lo hizo Jean Mermoz, reserva con mucha antelación la habitación "219", que fue la suya durante sus distintas estancias. Hay algunas personas que han llegado a reservarla ¡con un año de antelación!

    Ventajas

    • Es una visita ineludible para los amantes de la aviación.
    • Las habitaciones
    • La piscina
    • La arquitectura

    Inconvenientes

    • La terraza de la cafetería
    • La distancia para ir al restaurante y a la piscina

    Equipamientos

    • Autobús Autobús
    • Aparcamiento Aparcamiento
    • Acceso a minusválidos Acceso a minusválidos
    • Restaurante Restaurante
    • Internet Internet
    • Climatización Climatización
    • Espacio Bienestar Espacio Bienestar
    • Piscina Piscina
    • Gimnasio Gimnasio
    • Se aceptan animales Se aceptan animales
    • Squí Squí
    • Peluquero Peluquero
    • Barbero Barbero
    • Hidromasaje Hidromasaje
    • Caja fuerte Caja fuerte
    • Servicio de limusina Servicio de limusina
    • Habitación no fumador Habitación no fumador
    • Solarium Solarium
    • Playa privada Playa privada
    • Sala de reuniones Sala de reuniones
    Infraestructura 7.50

    El hotel de la Poste data de 1850. A lo largo de los años, su arquitectura ha cambiado mucho. Hoy en día, esta rica residencia colonial encuentra un poco más de su encanto de antaño, ya que las bonitas bóvedas contiguas al/del gran patio se redescubrieron en 2005. Jardín interior, escalera al aire libre, balaustradas, bóvedas, etc., que se descubren piso por piso y participan en la especificidad del lugar, así como del uso de materiales como el hormigón impermeable, el mosaico, los ladrillos, los azulejos... Al lado de la recepción, la cafetería Safari, decorada con bambús pintados y una gran cantidad de trofeos de caza pertenecientes a los abuelos y bisabuelos de los actuales propietarios, es el lugar más característico del hotel. ¡O te gusta o no! Aunque la situación del hotel de la Poste es de las más apreciables, es una lástima que la terraza del café dé directamente a la plaza, en la que los coches transitan para entrar y salir de la isla de San Luis. Tienes que salir del hotel y recorrer unos cuantos metros para llegar al restaurante "Flamingo", a su bar abierto entre 10:30 y 2:00 de la madrugada, y al espacio para relajarse con tumbonas. A lo largo del hotel, la piscina más grande de la isla de San Luis bordea aquí las orillas del río Senegal. Unos árboles protegen de la calle, a fin de cuentas, poco animada.

    Habitaciones 7.00

    Ninguna de las 40 habitaciones de este bonito edificio es digna del nivel de acondicionamiento, de la superficie o de la decoración. Algunas presentan una hermosa y original atmósfera coloreada; otras son más bien tristes o sobrias. Las habitaciones con vistas al río son especialmente apreciables. Por ejemplo, la habitación de Jean Mermoz (la "219") tiene la ventaja de dar al mismo tiempo a la calle y al río. La habitación "306" es la única que dispone de una terraza privada que da al río (con la piscina más abajo). Ideal para las familias, está construida en tres niveles. Muy solicitada, dispone de varias camas y de un cuarto de baño más grande que las demás (con pequeños lavabos, duchas, wc y pastillas de jabón). La suite, en el último piso insostenible, es sin duda el alojamiento más agradable con su sala de estar, su terraza privada y sus vistas a la isla de San Luis. Con los techos más bien bajos, todas están equipadas con un televisor, climatización individual y teléfono con línea directa. El servicio de habitaciones está asegurado durante las horas de apertura del restaurante (de 12:00 a 16:00 h y de 20:00 a medianoche).

    Restauración 6.75

    A pocos metros del hotel, el restaurante "Flamingo" puede acoger hasta 120 comensales en sus salones cubiertos (al aire libre) y en el interior (con numerosas ventanas). El lugar no es muy moderno: mesas de madera, sillas de plástico... La carta dispone de un snack, especialidades del Senegal, una amplia selección de carnes y aves, pizzas, platos de pescado y marisco que se escogen directamente del vivero. Además de vinos. De enero a marzo se instala un toldo de lona poco estético para proteger a los huéspedes del fresco. El desayuno, poco variado, se toma hasta las 10:00 h en el gran salón rectangular del hotel (80 cubiertos). Se llama "Mermoz" y está decorado con muchas fotos de aviación. Levanta la vista al techo para ver la cita inscrita en toda su longitud. Después de las 10:00 h, puedes ir tranquilamente al Safari bar a tomar el café.

    Compatir : Twitter Facebook Google+

    0 opiniones de los viajeros sobre el hotel

    Sé el primero en calificar este hotel Sé el primero en dejar tu opinión