• Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes

+
    • Compatir

    VACACIONES A CRÉDITO

    Consejos para viajar

    Existen diferentes tipos de entidades pueden concederte un crédito para financiar tus vacaciones:

    Los bancos pueden proponerte un crédito personal (sin justificación de gastos) o un crédito revolving (que se puede renovar continuamente). Infórmate de los intereses de los créditos, dado que un descubierto autorizado y negociado con tu banco puede resultar a veces más interesante que un crédito para pagar pequeñas cantidades. Aunque los intereses producidos por el descubierto sean a veces más altos que los del crédito, no conllevan ni seguro ni gastos de notaría.

    Algunos operadores turísticos subcontratan con una entidad bancaria o una empresa especializada (como Cetelem o Sofinco) un crédito de corta duración o un crédito revolving. Algunas de estas empresas han creado incluso tarjetas especializadas para las vacaciones. En la mayoría de los casos podrás pagar hasta un mes después sin coste adicional. Para los pagos en varias mensualidades, calcula el coste total de tu estancia, los intereses suelen ser altos (entre el 9 y el 11% por lo general) incluso si dichas mensualidades parecen reducidas. Algunos operadores turísticos, además, tienen su propio sistema de crédito: se pueden pagar las cuotas o el importe a la vuelta en varias mensualidades, o hacer "reservas de compra anticipada", parecidas al crédito revolving. Existen también los "planes de ahorro vacaciones", que consisten en descontar una cantidad inicial y mensualidades hasta la fecha de las vacaciones.

    Algunas entidades financieras, como Cetelem o Sofinco, ofrecen también créditos al consumo. Dichas entidades se reservan la facultad de conceder o no un crédito a un prestatario después de comprobar su solvencia, en un plazo máximo de 7 días desde la firma de la oferta previa del crédito.

    Cuando haces una compra a crédito, la entidad prestamista te puede ofrecer un seguro que pagará en tu lugar en caso de que tú no lo puedas hacer (muerte, invalidez, paro...).


    En caso de que haya vicios en la prestación de servicios:

    Incluso si la prestación de servicios presenta defectos de forma, estás obligado a seguir pagando el crédito. Sólo los tribunales pueden decidir lo contrario. En el caso de que interpongas una demanda contra el vendedor, tienes que advertir a la entidad financiera de tu acción legal.

    En el caso de que un contrato sea anulado o rescindido por la vía judicial (por vicio oculto o por el incumplimiento de las obligaciones del vendedor), el contrato de crédito será anulado (o rescindido) por el juez. La entidad financiera deberá entonces devolverte la cantidad que hayas pagado en concepto de plazos, intereses, fianzas y otros gastos adicionales.

    Si la anulación del contrato de venta es por causa del incumplimiento de las obligaciones del vendedor, éste podrá ser obligado, si el prestamista lo solicita, a rembolsar el crédito en tu lugar. Asimismo, tanto la entidad financiera como tú, podéis reclamar al prestador de servicios una indemnización por daños y perjuicios.

    Todos los consejos prácticos

    En resumen