• Trentino- Alto Adigio
    © Andrew Mayovskyy / 123RF
    • Compara tus :
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Vuelo + Hotel
    • Alquiler Directo
    • Coches
    • Viajes
    • Destinos
    Fecha de ida

    Más opciones

    +

      Estaciones de esquí

      Esa belleza natural que muchas regiones le envidian, permite al Trentino-Alto Adigio dar cabida en invierno a los apasionados del esquí alpino. La región cuenta con diversas destinaciones, adaptadas a todos los gustos: de la chic y brillante Cortina (que casi pertenece al Véneto) a la tranquila Cavalese, pasando por Val di Fassa, Val di Fiemme, San Martino di Castrozza y Madonna di Campiglio, más sobrecogedoras. Los amantes del descenso libre podrán elegir entre el Cernis y los Alpe di Siusi, en la provincia de Trento, y la Alta Badia y la Alta Pusteria en la de Bolzano. Pero además tendrás la posibilidad de escoger entre la elevada meseta de Brentonico, Folgaria, Lavarone para realizar excursiones por la nieve y saborear unos deliciosos embutidos locales o un trozo de "tosela", un sabroso queso de montaña a la plancha.

      Gastronomía

      Con temperaturas bajas durante todo el año y productos locales del sotobosque al alcance de la mano, se trata de una región rica en sabores fuertes, entre los que el queso ocupa un lugar destacado. Entre la charcutería, te recomendamos el célebre speck, con un sabor ligeramente ahumado. Los «canederli» son un plato típico del Tirol que consiste en pasta casera acompañada de diferentes salsas y aliños. En Merano, las sopas típicas que se sirven en los restaurantes son la sopa de caracoles y la sopa con knödel (bolitas de patatas). En cuanto a la carne, el ciervo y el corzo son las más comunes, y se suelen acompañar con una ración de polenta. La pastelería regional, con influencias de la vecina Austria, se compone de deliciosos strüdel y numerosos postres elaborados con las manzanas Dop de la región. Como pasteles típicos de Bolzano tenemos el «canederli», con albaricoques, y el «pandolce».