Marrakech
Fecha de ida

Más opciones

+

    Viajes a Marrakech: un destino exótico y sensorial

    Consejos de la redacción

    Cuando se pone el sol en Marrakech, en la plaza Jemaa El Fna se empiezan a elevar columnas de humo, la Kutubia se ilumina y resuena la voz de un muezzin. Los marraquechíes se dirigen hacia la célebre plaza al tiempo que los zocos multicolores se empiezan a vaciar progresivamente. Los palacios se encierran en un silencio lleno de historia. Es aquí donde reside todo el encanto de Marrakech, que parece despertar tras una jornada pasada bajo el entorpecimiento del sol y la contaminación de los automóviles. Arremolinada a los pies del Alto Atlas, la ciudad imperial se divide en varios barrios muy diferentes. La medina, rodeada por imponentes murallas, es el barrio más auténtico de todos. Aquí es donde se encuentran los principales centros de interés de Marrakech que no podrás perderte en tu viaje a esta mágica ciudad: los zocos, el palacio de la Bahia, las tumbas saadíes... Este lugar, catalogado por la Unesco, es también un lugar repleto de riads, o casas tradicionales, transformadas para las necesidades del turismo en casas rurales. Al oeste de la ciudad vieja, el barrio de Hivernage es una zona residencial donde se encuentran residencias lujosas y hoteles. Al norte está Gueliz, un barrio moderno donde florecen un buen número de hoteles, restaurantes, cafés y tiendas al estilo europeo, principalmente a lo largo de la avenida Mohammed IV. Por último, el palmar, a una distancia de unos 10 km del centro de la ciudad, se extiende a lo largo de casi 13.000 hectáreas. Reducido año tras año por la especulación turística, en la actualidad cuenta con un gran número de hoteles y de clubes de vacaciones así como un magnífico campo de golf diseñado por Robert Trent Jones.
    Los más deportistas también tendrán ocasión de practicar el tenis, equitación, quad, karting, excursiones y vuelos en globo o de practicar el esquí en las cumbres del Atlas. En cuanto al clima, éste hace de Marrakech una ciudad para descubrir todo el año. En invierno, las noches son frescas y el sol generoso. En verano el calor puede ser asfixiante, en particular por los vientos secos y ardientes procedentes del Sáhara. Pero es así como opinan los puristas que hay que descubrirla.
    Si preparas un viaje en Marruecos, puedes consultar nuestra página de vuelos a Marrakech con histórico de precios por mes y las ofertas más baratas encontradas por nuestros usuarios. También no dudes en consultar los consejos de la redacción en cuanto al alquiler de coches en Marrakech.

    Qué ver, qué visitar

    Cuando se pone el sol en Marrakech, en la plaza Jemaa El Fna se empiezan a elevar columnas de humo, la Kutubia se ilumina y resuena la voz de un muezzin. Los marraquechíes se dirigen hacia la célebre plaza al tiempo que los zocos multicolores se empiezan a vaciar progresivamente. La medina, rodeada por imponentes murallas, se ha conservado auténtica. Aquí es donde se encuentran los principales centros de interés de Marrakech: los zocos, el palacio de la Bahia, las tumbas saadíes...

    Qué probar

    Poco programada, la madrasa Ben Youssef (escuela coránica) es no obstante una de las visitas más apasionantes con sus innumerables y minúsculas habitaciones de estudiantes y sus patios ricamente decorados. También podrá visitar el museo Dar si Saïd, que ofrece una colección de objetos cotidianos como columpios para niños, vestidos y joyas de novias, alfombras.

    Imagenes

    • Marrakech : Marrakech, la ciudad roja - Marruecos
    • Marrakech : Los zocos de Marrakech - Marruecos
    • Marrakech : El jardín Majorelle - Marruecos
    • Marrakech : La mezquita Koutoubia - Marruecos
    • Marrakech : La Menara en Marrakech - Marruecos
    • Marrakech : La casba del Pachá de Marrakech - Marruecos

    Qué pensar

    Si deseas disfrutar plenamente de la plaza Jema El Fna, visítala a última hora de la tarde o primeras horas de la noche.

    Qué evitar

    Evita la ropa demasiado extremada (en particular las mujeres).

    Qué degustar

    La cocina marroquí es excelente y ofrece distintos platos con sabores sutiles y variados. El couscous sigue siendo sin duda el plato típicamente marroquí, pero también puedes degustar los tajines de buey, de pollo, de cordero. La pastilla se come dulce o salada o una mezcla de ambas. Los brick o la chorba son entrantes apetitosos. Las pastelerías harán las maravillas de los más golosos. Y después de comer, bébete un té a la menta.

    Ofertas de viajes baratos

    Todas las ofertas de "Viajes baratos"

    otros rincones del mundo

    Actualidad del mundo