• Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes

+
    • Compatir

    La costa del Pacífico - Nicaragua

    © © Gerard Boutin - Hoa Qui La costa del Pacífico, Nicaragua

    La costa del Pacífico, Nicaragua

    Gracias a su posición privilegiada, estas playas son perfectas para practicar deportes acuáticos como la vela y el surf.

    Descubre La costa del Pacífico

    La costa del Pacífico se encuentra a tan solo una hora de camino de Managua y cuenta con numerosas playas. A menudo es necesario pagar por la entrada para disfrutarlas. Las playas de Pochomil y Masachapa, como muchas otras, son auténticos paraísos para la práctica del surf y la pesca. El Montelimar Beach Resort es sin duda el máximo exponente de los centros turísticos de Centroamérica. Es fácil llegar a él desde Managua.

    vilainecrevette / 123RF La costa del Pacífico, un universo lleno de c

    La costa del Pacífico, un universo lleno de c

    Peces multicolor y corales de formas diversas y variadas componen la fauna y la flora acuáticas de Nicaragua.

    vilainecrevette / 123RF Arena blanca y vegetación exuberante

    Arena blanca y vegetación exuberante

    Nicaragua sigue teniendo unas playas salvajes preciosas. Algunas son dignas de relatos de aventuras y de piratas del siglo XVIII.

    vilainecrevette / 123RF Playa del océano Pacífico de Nicaragua

    Playa del océano Pacífico de Nicaragua

    La costa occidental de Nicaragua es famosa por sus numerosas playas de arena blanca. Mientras algunas están abarrotadas, otras garantizan una tranquilidad absoluta.

    Eduardo Rivero / 123RF Tucán de pico negro

    Tucán de pico negro

    Las llanuras y las selvas tropicales de Nicaragua constituyen un hábitat ideal para esta ave amante de los grandes árboles. También la encontramos en el continente sudamericano.

    vilainecrevette / 123RF Playa salvaje de la costa del Pacífico

    Playa salvaje de la costa del Pacífico

    Si tienes la oportunidad de dar un paseo a lo largo de la costa, descubrirás unas playas que parecen recién salidas de las novelas de Stevenson y Melville.

    Las costas