• Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes

+
    • Compatir

    Noruega - Lugares para visitar

    • © Stefan Auth / age fotostock

    Los paisajes

    Noruega ofrece al visitante la posibilidad de contemplar colores y paisajes irreales. El sur se caracteriza por sus valles y bosques verdes. Asimismo, se trata de la región en la que se concentran encantadoras localidades con casas de madera y pintadas de colores vivos. El valle de Gudbransdal es el más grande del país, permite acceder directamente a la ciudad de Trondheim y las tierras del norte. El verde de los valles deja paso al azul de los lagos y al blanco de los glaciares y las montañas nevadas. El cabo Norte domina el océano Ártico. Aquí, la naturaleza impone su ley, y la población disminuye a medida que nos acercamos hacia el círculo polar. La vegetación, poco presente, está formada básicamente por coníferas y abedules.

    Las costas

    El litoral occidental representa el alma del país. Las costas, esencialmente montañosas, son recortadas por fiordos profundos de color azul deslumbrante. La región de Vestland tiene aproximadamente setenta. Presentes desde Stavanger hasta Trondheim, sobre cuatro provincias, son más majestuosos e impresionantes más allá de Bergen.

    Fauna y flora

    Noruega, tal como la imaginamos, se encuentra en la carretera de Lom. Aquí estamos delante de la amplitud de los paisajes, nos asombramos ante la inmensidad de la naturaleza, ante sus picos nevados, sus glaciares centelleantes bajo el sol, sus lagos vírgenes y sus agitados saltos de agua. Asimismo, tenemos la oportunidad de cruzarnos con algunas especies salvajes, como los zorros o los bueyes almizcleros. También debes saber que en Noruega se crían renos, muy apreciados por su carne. Los bisontes, aunque menos numerosos, también se crían por su piel. Los aficionados a la pesca se alegrarán de poder capturar salmones, salvelinos y bacalaos.

    Arte y cultura

    Es sabido que los países nórdicos siempre han alimentado la imaginación y han inspirado numerosos mitos. Un claro ejemplo de ello es el trol, cuya existencia aún suscita debates. Aquellos que no tengan la suerte de cruzarse con uno en su viaje, podrán consolarse comprando una figurita en los numerosos comercios de todo el país. A pesar de que los troles pertenezcan al terreno de lo imaginario, este no es el caso de las saunas, una institución de lo más real para los noruegos. Dado que los inviernos pueden ser rigurosos, poder relajarse en uno de estos pequeños baños de madera proporciona una alegría inimaginable. Asimismo, son buenas para la salud, ya que contribuyen a mejorar la circulación sanguínea. Las iglesias de madera son otro de los elementos típicos de la cultura noruega y se trata del último país de Europa del Norte en el que las podemos encontrar. La de Urnes forma parte del patrimonio mundial de la Unesco.

    Nuestro experto

    Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

    Licenciado en Periodismo por la U. Complutense de Madrid, cursé mi quinto año de carrera como Erasmus en París. La experiencia me cambio la vida, y lo que es más importante, la forma de ver el mundo. Perfil del autor en Easyviajar