Manama

  • "Muchos de los turistas solo conocen Bahréin por el circuito del Gran Premio de Fórmula 1 y pocos lo saben situar en el mapa. Y sin embargo, este pequeño reino (40 km de largo por 15 km de ancho) constituido por 36 islas en el golfo Pérsico y comunicado por un puente de 25 km con Arabia Saudí tiene mucho que ofrecer. No hay duda de que Bahréin es un destino de negocios, pero también es un paraíso de ...
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • La mezquita de Al Fateh.
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • Las torres gemelas del World Trade Center culminan a 240 m.
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • Los zocos modernos y climatizados.
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • Una arquitectura moderna y audaz.
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • Las callejuelas estrechas del zoco iluminadas por la noche.
    © Eugene Sergeev / 123RF
  • El zoco de las especias.
    © Eugene Sergeev / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Bahréin

"Muchos de los turistas solo conocen Bahréin por el circuito del Gran Premio de Fórmula 1 y pocos lo saben situar en el mapa. Y sin embargo, este pequeño reino (40 km de largo por 15 km de ancho) constituido por 36 islas en el golfo Pérsico y comunicado por un puente de 25 km con Arabia Saudí tiene mucho que ofrecer. No hay duda de que Bahréin es un destino de negocios, pero también es un paraíso de las compras, del zoco tradicional al centro comercial ultra moderno y climatizado, sin olvidarnos de mencionar una dimensión cultural que no esperábamos en absoluto.
El museo de Bahréin es digno de mención. Si vas de visita al reino, tienes que verlo obligatoriamente para poder comprender la historia y la cultura de este pequeño país, antes de ir a la plaza en busca de sus riquezas: la necrópolis con 170 000 tumbas de A'Aali, la más grande del mundo; la majestuosa mezquita Al Fateh, abierta al público y con servicio de guías que te acompañarán en una visita apasionante; la mezquita de Al Khamis, una de las más antiguas del mundo, del siglo VII, y el fuerte de Bahréin para que te imagines cómo era este reino en la época de la misteriosa civilización Dilmund, guardiana del jardín del Edén. A continuación, dirígete al sur hacia el desierto, en busca del primer pozo de petróleo del Golfo (que data de 1932), acompañado de un museo del petróleo, antes de aventurarte en el místico árbol de la vida, que se alza solo en medio del desierto.
Sin contar que la oferta y la variedad gastronómica son dignas de mención, especialmente en Manama, la capital de moda con sus rascacielos que crecen sin cesar. Novotel, Sheraton, Movenpick, Intercontinental, Radisson SAS, muchas cadenas están representadas y algunos establecimientos son muy lujosos, como el Ritz Carlton. En 2011, se inauguró un Sofitel. Restaurantes, bares, discotecas, parques de atracciones, casco antiguo, ¡imposible aburrirse! En resumen, un destino que merece la pena visitar en exclusiva, durante una semana, o combinándolo con un circuito al Sultanato de Omán.
¿Estás perdido y no sabes cómo descubrir las riquezas de Bahréin? No dudes en llamar a Gesche Willers y su oficina de turismo Tamna. Bahréin ya no esconde ningún secreto para esta alemana que vive en este pequeño reino del Golfo desde 2004. Te organizará a medida todo lo que te apetezca hacer ya que dispone de una agenda con muy buenos contactos. Gesche tiene entradas para casi todo, incluso para el circuito del Gran Premio de Fórmula 1, donde empezó su carrera en Bahréin. Podrás encontrar más información en la web www.tamna-events.com."

Manama : ¿qué hacer?

Una visita del circuito del Gran Premio de Fórmula 1 de Bahréin, impresionante en pleno desierto. Y para los amantes de la conducción, qué mejor que conducir un Hummer en una pista todo terreno. Una excursión a las islas para pasar un día tranquilo, hacer un picnic y snorkeling, y dar una vuelta en barco para ver los delfines. Si tienes niños, llévalos al parque acuático Lost Paradise situado en el centro de Bahréin cerca del circuito de Fórmula 1, al Wahoo Waterparck (un parque acuático cubierto cerca de Manama) o al delfinario.

El museo de Bahréin es digno de mención. Si vas de visita al reino, tienes que verlo obligatoriamente para poder comprender la historia y la cultura de este pequeño país, antes de ir a la plaza en busca de sus riquezas: la necrópolis con 170 000 tumbas de A'Aali, la más grande del mundo; la majestuosa mezquita Al Fateh, abierta al público y con servicio de guías que te acompañarán en una visita apasionante; la mezquita de Al Khamis, una de las más antiguas del mundo, del siglo VII, y el fuerte de Bahréin para que te imagines cómo era este reino en la época de la misteriosa civilización Dilmund, guardiana del jardín del Edén. A continuación, dirígete al sur hacia el desierto, en busca del primer pozo de petróleo del Golfo (que data de 1932), acompañado de un museo del petróleo, antes de aventurarte en el místico árbol de la vida, que se alza solo en medio del desierto.

  • La inestable situación provocada por la tensión entre la minoría chiita y la mayoría suní.

Recordatorio

Atención, en Bahréin, al igual que ocurre en muchos países del Golfo, los fines de semana son el jueves y el viernes, así que en estos días no encontrarás mucha cosa abierta. En cambio, los sábados y los domingos son unos días como otros cualquiera. En la mezquita las mujeres tienen que cubrirse y los hombres tienen que llevar pantalón.

A evitar

Sería una pena que fueses a visitar el árbol de la vida un viernes, día de descanso semanal, ya que muchos de los habitantes del reino disfrutan de la ocasión para ir a este lugar a subirse a los quads, de modo que se estropea todo el placer de descubrir este misterioso lugar que se debe visitar en silencio. Mejor que vayas al amanecer o por la noche, para admirar la puesta de sol.

Manama : qué comer ?

"La cocina de Bahréin no se limita a los restaurantes lujosos de los hoteles. Hay excelentes establecimientos que ofrecen especialidades europeas, indias, chinas, japonesas, brasileñas, filipinas, mexicanas, marroquíes, iraníes y libanesas, especialmente en la capital Manama. En resumen, podrás tener en el plato todos los sabores del planeta. Los platos de inspiración árabe son especiados y con cordero y pollo. El café árabe es muy fuerte. Se bebe acompañado de un helwa, un pastel típico de Bahréin, con agua de rosas. La cerveza es la bebida más habitual. Para picar algo y barato, junto a la carretera podrás degustar un kubus, una especie de pan relleno con queso que se prepara delante de ti en un tradicional horno de pan: es una auténtica delicia.
El mejor japonés de Bahréin es el Bushido, situado cerca del hotel Ritz Carlton en el barrio del Seef. Te transportarán literalmente a Japón en este restaurante cuya arquitectura tradicional recuerda a un templo. Los camareros llevan quimono y te presentarán una magnífica colección de samuráis. Sushi bar o teppanyaki, saborearás una excelente cocina japonesa en un ambiente a la vez tradicional y de moda que recuerda el concepto del Buda Bar. También recordarás su techo amovible y su terraza panorámica, así como su jardín de estilo japonés."

Manama= : ¿ Qué comprar ?

En la calle Bab Al Bahrein, en Manama, hay más de 100 tiendas de joyas y ornamentos de oro y plata. Encontrarás frascos de agua de rosas y copas de cobre en los anticuarios de la misma calle. Así como porcelanas de China y telas indias. Los perfumes, los cestos y las telas locales se concentran en el Central Market. Si te vas a comprar una perla de Bahréin, una de las más preciosas del mundo, recuerda pedir un certificado.

Hoteles Manama Opiniones de hoteles
  • 8.2 /10
    Evaluado por Easyviajar
    Elite Renaissance & Spa
    Manama - Bahréin
    Hotel Hotel 4 Etoile(s)

    El Elite Resort and Spa es un establecimiento urbano bastante ...

otros rincones del mundo
Bahrein : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches