Kunming

  • Kunming y las etnias cercanas del Tíbet, provincia de Yunnan. La gran ciudad del sur chino alienta a que uno se quede en ella pero ten en cuenta que el reciente boom turístico ha transformado la capital del Yunnan en una ciudad de hormigón que amenaza los antiguos barrios. Primera ventaja de esta ciudad (3 millones de habitantes): sus enlaces aéreos nacionales, sobre todo con Shangai y Guilin (850 CNY ...
    © Josef Muellek / 123RF
  • La capital de Yunnan se encuentra a 2.000 m de altitud. Es la "ciudad de la eterna primavera", con una temperatura media de 18 ºC.
    © Josef Muellek / 123RF
  • El lago está situado en un parque en el centro de la ciudad. Es famoso porque acoge a muchas aves migratorias.
    © Josef Muellek / 123RF
  • Kunming, conocida también como «la ciudad de la primavera eterna», presenta una arquitectura de estilo moderno.
    © Josef Muellek / 123RF
  • Kunming es la capital de la provincia de Yunnan, situada al sudeste de China.
    © Josef Muellek / 123RF
  • El templo Yuantong es el más importante de Kunming. Se construyó en parte entre los siglos VIII y IX bajo el mandato de la dinastía Tang.
    © Josef Muellek / 123RF
  • La ciudad de Kunming se encuentra junto al lago Dian Chi, uno de los lagos de agua dulce más grandes de China.
    © Josef Muellek / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino China

Kunming y las etnias cercanas del Tíbet, provincia de Yunnan. La gran ciudad del sur chino alienta a que uno se quede en ella pero ten en cuenta que el reciente boom turístico ha transformado la capital del Yunnan en una ciudad de hormigón que amenaza los antiguos barrios. Primera ventaja de esta ciudad (3 millones de habitantes): sus enlaces aéreos nacionales, sobre todo con Shangai y Guilin (850 CNY por 1.400 km.) e internacionales regulares con Hong Kong, Bangkok, Chiang Mai, Singapur...
Segunda ventaja: puedes partir desde aquí en busca de otras etnias (Yi, Naxi, Bai (Minjia), Dai (Thaï)) y visitar los fascinantes pueblos pero también las ciudades de Dali, en la orilla del lago Erhai, y Lijiang, cerca del Tíbet.
Kunming se encuentra a 2.000 m. de altura. Es la «ciudad de la Primavera Eterna». Tiene una temperatura media de 18°C durante todo el año. No te pierdas: la Ciudad Antigua, que conserva algunas casas de ladrillo y madera, varios mercados con sus pequeños restaurantes con sus cocinas abiertas en la misma acera y que proponen una gastronomía deliciosa, más bien picante. Especialidad: los fideos «que cruzan el puente». Se trata de un tipo de caldo que se acompaña con carne y verduras y que uno mismo hierve en su propio bol.
Visita también la pagoda del templo del oeste (Xisita), donde los ancianos se reúnen para jugar a las cartas y beber té. Al suroeste de la ciudad se despliega el lago Dianchi (40 km de largo por 8 de ancho). En la orilla norte, se encuentra el Museo Provincial, dedicado a las etnias del Yunnan, y que merece un alto en el camino. Un crucero permite descubrir, entre otras cosas, un templo taoísta y su pabellón de los Tres Puros (Sanqingge). En el jardín botánico de Kunming, muy famoso también, se organiza todos los años una célebre exposición floral. Pero el enclave más visitado de la región sigue siendo el famoso bosque de Pierre (Shilin), que se encuentra a 120 km. del centro de la ciudad. Se trata de un bosque en el que los árboles son agujas rocosas de 5 a 30 metros de altura. El carst adopta formas fantásticas y de animales extraños. Te recomendamos que lo visites al mediodía cuando los turistas chinos, muy numerosos, abandonan el lugar.
A 400 km. de Kunming (350 CNY por 45 minutos de vuelo), Dali y su entorno requieren que permanezcas dos días entre los impresionantes montes de Cangshan. La Ciudad Antigua y sus casas de impresionantes pórticos de las etnias Bai se recorren a pie: miles de tiendas y restaurantes permiten a los viajeros de todo el mundo cruzarse por unos minutos. También puedes visitar el enclave de las Tres Pagodas (Dali Santa), el museo de Dali con sus tambores de bronce... El telesillas lleva al templo Zhonghe para que disfrutes de una vista maravillosa. Desde el lago de Erhai, una travesía en trasbordador, muy diferente al minibús, permite llegar a los pueblos costeros y a sus mercados, como el de Wase. El lago está plagado de juncos, sampanes y pescadores de cormoranes. No te pierdas el mercado de Shaping, al norte del Erhai. Cada lunes por la mañana, se convierte en el lugar de encuentro de las minorías que bajan de las montañas, sobre todo de los Bai. Entre cerdos vivos, ofrendas para los muertos y... dentistas ambulantes, puedes encontrar trajes étnicos, cerámicas, batiks y objetos de mimbrería. ¡Merece la pena que regatees!

otros rincones del mundo
Las provincias del oeste : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches