Hotel Sofitel Vilalara Thalasso Hotel 5 estrella
Easyexpertos
Praia das Gaivotas | Alporchinhos, Porches 8400-450, Portugal Armação de Pêra, Portugal -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

El Sofitel Vilalara es un cómodo establecimiento construido en un agradable parque y pensado para unas vacaciones revitalizantes. Disfrute en su preciosa playa con acantilados dorados, o bien, de una cura de talasoterapia.

+
  • Balneario
  • Descanso
  • Vuelo
    • Hotel Sofitel Vilalara Thalasso

      Vilalara Thalasso   -   © Christophe Dubois / Easyvoyage

    • Hotel Sofitel Vilalara Thalasso

      Vilalara Thalasso   -   © Christophe Dubois / Easyvoyage

       
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas
    • Ubicación

      5.92 /10
    • Habitaciones

      9.20 /10
    • Infraestructura

      8.70 /10
    • Restauración

      9.20 /10
    • Playa

      8.45 /10
    • A saber

    • El Vilalara se encuentra a 40 km al oeste del aeropuerto internacional de Faro (35 min en coche) y a 1,5 km de la pequeña ciudad de Armaçao de Pera. Para llegar, es necesario coger la dirección hacia Armaçao de Pera, y a 1,5 km de la salida de la ciudad, seguir el cartel (situado a la izquierda) que indica el nombre del hotel. El Sofitel está situado en una zona residencial, en un agradable y extenso parque que da a una bonita playa con acantilados.

    • Moqueta gruesa, tonos pastel, grandes balcones o terrazas con mobiliario de teca, rincones con despacho y salón decorados con sofá de terciopelo, numerosas alacenas... Las 119 habitaciones se pueden definir como espaciosas y confortables, todas ellas suites junior de 40 m² y renovadas en 2002. Televisión por satélite (20 canales), minibar surtido, caja de seguridad con cierre centralizado, climatización regulable individualmente, baño en tonos claros con mármol y provisto de una bañera, dos lavabos y secador de pelo (de dos velocidades, extraíble de la pared), albornoces, toallas de playa, zapatillas de casa, calzador y productos de baño Roger & Gallet: todo tipo de comodidades. Un inconveniente, en lo que respecta al equipamiento, es que tan sólo hay un teléfono (ninguno en el escritorio) y que no dispone de acceso directo a los diferentes servicios del hotel (planta, recepción, lavandería...).
    • El hotel está formado por 119 habitaciones y una centena de apartamentos pertenecientes a particulares. Están distribuidas en edificios de dos o tres plantas, en un estilo basado en "Gaudí" (según la versión oficial) o en un pueblo amerindio de Santa Fe (según nuestro punto de vista) de color ocre y con formas más o menos redondeadas; repartidos en el bonito y extenso parque, tan grande que a veces a uno le resulta complicado encontrar su habitación. Entre las tres piscinas, dos son de agua de mar y la tercera, climatizada a 28 °C, pertenece al centro de talasoterapia. Las vistas al océano son magníficas desde la piscina denominada "Gaivotas" (Gaviotas).
    • El Sofitel cuenta con dos restaurantes, uno gastronómico, el Vialara y otro dietético no sólo reservado para los agüistas. En la terraza del primer restaurante, que da al Atlántico, se sirven comidas a base de marisco, pescados asados y platos tradicionales portugueses. La carta de vinos y platos es muy completa, el servicio impecable, educado, sonriente y atento; menú elaborado con 400 calorías en el segundo restaurante. El grill, que abre durante la temporada alta, ofrece tentempiés y pizzas, así como espectáculos musicales cada noche (fados, ritmos brasileños e incluso jazz, en abril y noviembre, durante el festival de Jazz). Dispone asimismo de un bar con decoración japonesa. El desayuno se sirve en un comedor que da a la piscina. Se echa de menos una selección algo más variada de panes, un cocinero que prepare huevos revueltos o fritos; la bollería no tiene nada de especial.
    • La playa de las Gaviotas es suntuosa: tan sólo arena, océano y acantilados forman el paisaje. Durante el verano se facilitan tumbonas, sombrillas y pistas de petanca y voleibol. A la playa, situada en la parte más abajo del hotel, se puede acceder a través de unas escaleras y se tarda entre 5 y 10 minutos dependiendo de la ubicación de la habitación.
    • En las 2,5 hectáreas de parque cuidadosamente conservado se organizan dos paseos para disfrutar de los diferentes aromas y las aproximadamente 40 especies de plantas y árboles, desde el laurel de las Azores hasta el jazmín de estrella.
      El centro de talasoterapia del hotel ofrece curas temáticas: acondicionamiento físico, adelgazamiento marino, piernas tonificadas, anti-tabaco. A los cuidados tradicionales (baños de hidromasaje, duchas de afusión o de chorro) hay que añadir sesiones de acupuntura, yoga y stretching para perfeccionar los resultados.

    Equipamientos

    • Espacio Bienestar

      sauna, hammam, stretching, masaje, salón de belleza, talasoterapia

    • Piscina
    • Gimnasio

      gimnasia, aquagim, aerobic, tenis, golf, equitación , vela, canoa, esquí náutico, patinete

    Ventajas

    • El parque
    • La playa
    • El centro de talasoterapia

    Inconvenientes

    • La decoración de los restaurantes

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel