• Conéctate
Hotel Paraiso de la Bonita Hotel 0 estrella
Easyexpertos
Carretera Chetumal-Cancun Km. 328, Bahia Petempich, 77580 Puerto Morelos, Quintana Roo, Mexique Bahia Petempich, México -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

Un remanso de paz alejado para recargar pilas y apreciar el lujo llevado al límite, el refinamiento y la atención al detalle. Discreción garantizada; por ello, la jet set del mundo entero se da cita aquí, para disfrutar entre amigos. Conviene tener en cuenta que no se admiten niños menores de 12 años.

+
  • Balneario
  • Descanso
  • Gastronomía
  • Encanto
  • Corazón
  • Vuelo
    Foto(s) Hotelero(s) 1 Foto(s) Internauta(s)
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas

    Ubicación 3.0 /10

    Ubicado junto al mar en Bahía Petempich, el hotel tiene un entorno tranquilo y aislado. Está a 8 km de Puerto Morelos y a 25 km al sur del centro de Cancún. Se tardan 20 minutos en coche para llegar al aeropuerto internacional de Cancún y 35 minutos para ir a Playa del Carmen, al sur. Oculto gracias al manglar y cerca del hotel Azul, este establecimiento goza de un entorno tranquilo y aislado dado que se encuentra al final de un callejón sin salida.

    Habitaciones 9.20 /10

    Los diferentes edificios que albergan las 98 suites tienen un máximo de dos plantas y disponen de acceso privado. Difícilmente mejorables, las habitaciones son sencillamente cómodas, originales y lujosas. Con vistas al mar (espléndidas), cada habitación lleva el nombre de un destino descubierto durante los múltiples viajes que la pareja de propietarios realizó por el mundo. Bienvenidos a Mónaco, Dadra, Jaipur... La decoración de las 98 suites es diferente en función de los destinos y está compuesta por objetos rescatados a lo largo de los años. Todo es extremadamente valioso: el mobiliario, el mármol, los tejidos... Sobre un zócalo de piedra elevado reposa una gran cama, dura y blanda a la vez. Encima tiene dispersos diversos cojines de plumas, grandes y cómodos. Esta disposición de partes de piedra cubiertas con colchones y cojines está presente en las tres partes diferenciadas de las suites (salón, dormitorio y balcón). Están equipadas con dos televisores, un lector de DVD, un ventilador en el techo, teléfono directo, minibar con kit de té y café, y caja fuerte gratuita. Las habitaciones disponen de conexión gratuita a Internet, igual que el bar y el salón (con televisión). En el cuarto de baño y el vestidor, la atención también se centra en cada detalle: mármol por todos lados, lavabo de cristal de colores, bañera de piedra, incluso el suelo, ducha y WC independientes, grifos de piedra en forma de león, esculturas, guijarros, secador de pelo, albornoces elegantes y suaves, zapatillas, bolsa de playa y numerosos productos de aseo de la marca Bulgari. Evidentemente, el servicio de habitaciones funciona las 24 horas. En las tres suites presidenciales, la estancia incluye automáticamente un servicio de mayordomo.

    Infraestructura 9.20 /10

    El Paraíso de la Bonita presenta una elegante arquitectura moderna, de diseño pero a la vez profundamente arraigada a la cultura mexicana. Todo comenzó con la voluntad del propietario de rendir homenaje a su esposa. Decidió crear este espacio y denominarlo el paraíso de la bonita. Construido en 2002 por un arquitecto mexicano y renovado tras el paso del huracán Wilma, el Paraíso de la Bonita tenía como vocación inicial el constituir un espacio agradable y privado en el que recibir a amigos. Sin embargo, con el tiempo se fue convirtiendo en el hotel de color carmín que conocemos a día de hoy. Situado a orillas del agua, este remanso de paz protegido por el manglar dispone de espacios comunes muy cuidados y geométricos, en los que se encuentran los símbolos de la cultura maya. Las columnas están hechas con madera de zapote. Aún pueden observarse las incisiones realizadas para obtener el látex. Desde el vestíbulo, con mesas y sillas espaciadas, los clientes pueden admirar las formas estilizadas de la piscina y disfrutar de la tranquilidad, con el mar de fondo. Las infraestructuras del hotel y sus 98 habitaciones combinan perfectamente con el agua turquesa. Para llegar a su habitación, los huéspedes recorren en carrito de golf un camino que bordea un pequeño estanque. Durante la estancia, se descubre la vida de la zona, Lacoste, el cocodrilo, y el resto de pavos, ocas, loros, coipos, mapaches... En la zona de talasoterapia, decorada con velas, se accede a un templo con amplios vestuarios, saunas para hombres y mujeres, y una espléndida piscina de agua salada... Los huéspedes también tienen a su disposición un flamante centro de rejuvenecimiento. Cuenta con 3 médicos y 2 enfermeras. El helipuerto del hotel permite que los clientes lleguen con total discreción.

    Restauración 9.20 /10

    La cocina puede calificarse como cocina del sol, es decir, una mezcla entre la cocina de las Indias y la mediterránea, sazonada siempre con una nota mexicana. El chef francés Marc Dobblels, aprendiz del chef Marc Verrat, está al mando de los tres restaurantes a la carta. Dispone de total libertad para dar rienda suelta a su imaginación y creatividad. Tras las vitrinas situadas al lado del espacio de restauración, se puede admirar una bodega sublime con cerca de 2.500 botellas. Vinos de todo tipo de origen se apilan hasta el techo. El restaurante situado al aire libre y ante el mar constituye una visita obligada: la comida se prepara con madera de zapote (árbol que permite producir chicle) en un horno especial. Esto confiere un sabor particular a los platos. Pueden organizarse cenas románticas a bordo de un barco o en los pontones que se dirigen al mar.

    Playa 8.70 /10

    Rodeada de vegetación, la explanada de arena blanca y fina es larga y ancha (sin serlo demasiado). Algunas palmeras ofrecen sombra a este espacio relajante. El confort queda garantizado gracias a las colchonetas cubiertas por telas. Es una lástima que en la orilla del mar haya algunas algas. Los deportes acuáticos de motor no están permitidos debido a la barrera de coral situada enfrente. Sin embargo, el club de deportes náuticos ofrece numerosas actividades. En la playa se eleva un temazcal de piedra. Dentro caben cómodamente de 8 a 10 personas a la vez. Se organizan rituales de una hora y media dirigidos por chamanes. El Paraíso de la Bonita también cuenta con un puerto deportivo concurrido.

    A saber

    El Paraíso de la Bonita forma parte de los Leading Small Hotels of the World y los Leading Spa of the World. Los famosos acuden con total naturalidad, se trata del hotel más caro de la Riviera Maya. Los paparazzi se encuentran con muchas dificultades para tomar fotografías gracias a la distribución del espacio y a la política del hotel. Igual que en el Ritz, los clientes encontrarán un maestro de ceremonias francés que anteriormente trabajaba como responsable de protocolo en el Elíseo. La clientela es muy exigente y ha viajado por todo el mundo. Por lo tanto, las prestaciones deben estar a la altura de la excelencia a la que está acostumbrada. El hotel cuenta con 227 trabajadores. No se admiten niños menores de 12 años. Los clientes podrán practicar la hípica en una hacienda a 10 minutos del Paraíso de la Bonita.

    Equipamientos

    • Aparcamiento
    • Restaurante
    • Internet
    • Espacio Bienestar

      masaje, salón de belleza, sauna, hammam, quinesiterapia, talasoterapia, stretching, puesta en forma, baño turco

    • Piscina
    • Gimnasio

      tenis, golf, vela, Kayak

    • Se aceptan animales
    • Hidromasaje
    • Caja fuerte

    Ventajas

    • Calidad asegurada (5 diamantes)
    • Tranquilidad en un marco sublime
    • Tus deseos son órdenes
    • Elegancia y discreción
    • La talasoterapia y el centro de rejuvenecimiento
    • Las habitaciones
    • La playa

    Inconvenientes

    • El precio
    • La bañera integrada en el suelo
    • La cama demasiado alta

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    • Puntuación Total nc/10