Hotel Club Hotel Hotel 0 estrella
Easyexpertos
Lolcalita' Baja Sardinia Baia Sardinia, Italia -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

El Club Hotel, con prestaciones limitadas pero aceptables, es un establecimiento que se aprecia sobre todo por su ubicación a orillas del mar. Implantado delante de un agua color turquesa, el hotel es perfecto para aquellos que quieran descansar en un marco de ensueño.

+
  • Balneario
  • Familia
  • Bien situado
  • Corazón
  • Vuelo
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas
    • Ubicación

      7.43 /10
    • Alojamiento

      6.75 /10
    • Información general

      7.25 /10
    • Restauración

      6.50 /10
    • Playa

      8.50 /10
    • A saber

    • El hotel se encuentra en el noroeste de Cerdeña, en la Costa Esmeralda, cerca del aeropuerto de Olbia, en el centro de la Bahía Sardinia.

      • Buscar en el centro
      • Buscar el hotel
      • Otros hoteles
      • Puntos de interés
    • El hotel dispone de 103 habitaciones repartidas en categorías diferentes. Algunas tienen vistas al mar (frontales o laterales): 40 de las 89 habitaciones estándar, 2 de las 19 superiores (todas renovadas en 2006) y las 4 suites junior. Las de la primera categoría están bien cuidadas y ofrecen un nivel de confort muy correcto. El conjunto es sencillo pero agradable a la vista. El entorno es relajante, las habitaciones son luminosas, están ventiladas y muy limpias, lo cual es agradable y hace que te sientas bien en ellas. El espacio del cuarto de baño es pequeño, pero correcto y hay productos de tocador. Es preferible hospedarse en las habitaciones estándar con vistas al mar, mejor que las que dan al jardín; las vistas de la playa y las montañas de alrededor son excepcionales y las habitaciones son mucho más luminosas. La decoración de las habitaciones superiores es la misma, pero la superficie es más amplia si se compara con las estándar. Las superiores están todas situadas en otro edificio, detrás del principal, por lo que están más alejadas del mar, aunque quizás también son más tranquilas. Pero las habitaciones estándar son muy correctas.
    • El Club Hotel, miembro de la cadena Baja Hotels, está construido frente al mar y abrió sus puertas en 1968; se trata de un establecimiento de ambiente distendido que atrae sobre todo por su entorno. Está destinado a los amantes del relax y es un destino ideal para los que quieran descansar con total tranquilidad. Se aprecia la tranquilidad que en él reina y la belleza del lugar, el punto fuerte del hotel que parece que no se haya renovado desde que se construyó en 1968. Si bien las infraestructuras están en buen estado y el conjunto está bien cuidado, hay detalles que se podrían mejorar como por ejemplo la decoración y el mobiliario del restaurante principal que están un poco anticuados. También es un poco frustrante ver que los grandes ventanales que ofrecen un bonito panorama del mar no se abren. En cuanto a las habitaciones, el lugar es correcto y agradable, favorable al descanso. El universo es fresco y armonioso, incluso idílico si nos toca una habitación con vistas al mar (según disponibilidad, hay que pedirlo en el momento de hacer la reserva). En conclusión, el hotel está lejos de ofrecer prestaciones de gama alta, pero vale la pena por el entorno tranquilo y sus paisajes de postal.
    • El hotel cuenta con un solo restaurante de dos plantas. Sirve una cocina internacional incluida en la media pensión o en la pensión completa (no hay régimen de solo desayuno). La calidad de la cocina es aceptable. El desayuno se sirve de 07:30 a 10:30 h, la comida, de 13:00 a 14:30 h y la cena, de 19:30 a 21:30 h. El punto fuerte son las vistas panorámicas del mar que es simplemente magnífica. No nos gusta tanto la decoración ni la elección del mobiliario, al conjunto le falta un poco de frescura y de intimidad (las mesas están muy juntas).
    • El Club Hotel tiene la ventaja de estar ubicado cerca de una pequeña cala situada justo debajo. El color del agua es magnífico, tanto que es difícil resistirse a zambullirse nada más llegar... El sol brilla, el agua es cristalina, pero la playa es privada... Así que, desafortunadamente, aquellos que quieran disfrutar de ella deberán pagar un pequeño suplemento. Pero se nos indica que hay una playa a tan solo 200 metros del hotel a la que se puede acceder por un caminito de tierra. El suelo del camino, bueno, las rocas, están cubiertas por algunos desechos (el mar está justo debajo) y al llegar nos damos cuenta de que no se trata de una playa, sino de pequeñas calas (presencia de muchas rocas). Es ideal para aislarse solo o en pareja ya que el paisaje es francamente bonito y agradable. Sin embargo, preferimos la playa privada situada cerca del hotel. Es cierto que hay que pagar para acceder a ella, pero es imposible no ir.
    • El establecimiento no dispone de piscina, cosa muy rara, aunque la cala situada justo debajo compensa con creces las ganas de nadar unos largos. El entorno es paradisíaco.

      El Club Hotel abre sus puertas de mediados de abril a mediados de octubre.

      El restaurante japonés (debajo de la terraza del vestíbulo) es independiente y no pertenece al hotel, pero puedes ir tranquilamente.

    Equipamientos

    • Autobús
    • Aparcamiento
    • Acceso a minusválidos
    • Restaurante
    • Internet
    • Climatización
    • Espacio Bienestar

      puesta en forma

    • Piscina
    • Gimnasio

      tenis, btt, fitness

    • Caja fuerte
    • Sala de reuniones

    Ventajas

    • El entorno paradisíaco
    • El trato
    • La tranquilidad del lugar

    Inconvenientes

    • La decoración del vestíbulo
    • La decoración interior del restaurante

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    - 0