• Conéctate
Hotel Calabash Cove Hotel 5 estrella
Easyexpertos
"PO Box RB2407, Bonaire Estate, Marisule" Choc Bay, Santa Lucía -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

Nos encontramos ante un remanso de paz. El Calabash Cove es un pequeño establecimiento de 26 habitaciones, inaugurado en 2009 y enfocado completamente a la tranquilidad. El lugar es encantador, las habitaciones, incluso las estándar, son especialmente grandes, cómodas, agradables y están bien equipadas. Un espacio agradable en el que aislarse del mundo y descansar.

+
  • Balneario
  • Descanso
  • Encanto
  • Corazón
  • Vuelo
    • Hotel Calabash Cove

      Calabash Cove   -   © Alexandre Sargos / EASYVOYAGE

    • Hotel Calabash Cove

      Calabash Cove   -   © Alexandre Sargos / EASYVOYAGE

       
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas

    Ubicación 10.0 /10

    Al salir de la carretera que une Castries con Rodney Bay, toma un pequeño sendero a la izquierda. La carretera de acceso al Calabash Cove está en un estado deplorable, es tortuosa y muy incómoda. El hotel está rodeado de habitaciones bastante cerca las unas de las otras pero, una vez dentro, apenas puede percibirse. Hacen falta unos 15 minutos para llegar al dentro de Castries (en función de la circulación) y cerca de hora y media para llegar al aeropuerto internacional de Hewanorra.

    Habitaciones 9.30 /10

    Las habitaciones estándar son las "sunset ocean view junior suites". A pesar de que son las más económicas, ofrecen prestaciones que van bastante más allá de los estándares habituales. El saloncito, el dormitorio y el cuarto de baño se sitúan en una única estancia, amplia y muy luminosa. No hay ningún tipo de separación, de modo que podrás admirar las vistas al mar desde la bañera de hidromasaje. La decoración es sobria y moderna: muebles negros y toques naranja sobre un fondo blanco. El nivel de equipamientos es perfecto, incluso en los detalles: lector de CD, albornoces, climatización y ventilador, wifi gratuito, kit de té y café, doble lavabo, jacuzzi y ducha, WC separado. El balcón es grande y dispone de un diván, ideal para echar la siesta delante del mar. Un gran lujo.

    Aparte de las suites con acceso directo a la piscina, situadas asimismo en el edificio principal, las habitaciones de mayor categoría son las cabañas diseminadas por el jardín. Tienen un aspecto mucho más local, todas de madera. Son espléndidas.

    Infraestructura 7.70 /10

    Se accede al Calabash Cove por la parte superior. El vestíbulo está totalmente abierto y da al mar. Allí también está situado el único restaurante del hotel, que goza de las mismas vistas, instalado en una agradable terraza de parqué. A continuación, deberás descender unos cuantos escalones para llegar a la piscina con desbordamiento y a su bar. Más abajo encontrarás el acceso a la playa. A pesar de su corta edad, el Calabash Cove ofrece a los visitantes los encantos de un hermoso jardín florido con vistas al Caribe. Extremadamente tranquilo.
    En cuanto al bienestar, encontrarás un pequeño spa con tres cabinas de tratamientos y especializado en el uso de productos locales. Dispone de una sala de fitness contigua.
    ?

    Restauración 7.40 /10

    Un único restaurante, el Windsong, permite comer en el establecimiento. Algo limitado para un establecimiento del que cuesta salir. Dicho eso, el lugar es más que agradable. Situado en una terraza completamente abierta, disfruta de unas vistas espléndidas al Caribe. Servicio relajado pero cuidado. El menú incluye cocina internacional con toques asiáticos e inspirada en los productos locales, especialmente el pescado.

    ? El bar contiguo al restaurante permite disfrutar de la terraza desde la hora del aperitivo hasta la noche. El Calabash Cove dispone de dos regímenes: media pensión y todo incluido.

    Playa 8.90 /10

    La playa, pequeña y agradable, está protegida por un dique artificial sobre el que se ha instalado un pontón de madera. Las tumbonas están instaladas principalmente sobre las zonas de césped, fuera de la arena. El lugar es completamente tranquilo, parece que los clientes se hayan puesto de acuerdo para respetar el sonido de las olas como único fondo sonoro.
    ? El bar más cercano es el de la piscina, que queda algo alejado de la playa, aunque se garantiza el servicio in situ. Allí mismo podrás practicar kayak y buceo, y en función de la demanda se organizan otras actividades acuáticas, como la pesca de grandes ejemplares.

    A saber

    Un detalle curioso es que el cónsul de Austria en Santa Lucía es uno de los copropietarios del hotel. De hecho, el consulado se encuentra en el mismo hotel, en una pequeña estancia contigua al vestíbulo.

    Calabash Cove puede traducirse como ensenada de la calabaza.

    Equipamientos

    • Aparcamiento
    • Restaurante
    • Internet
    • Climatización
    • Espacio Bienestar

      masaje, salón de belleza, puesta en forma, EPA, baño turco, wellness

    • Piscina
    • Gimnasio

      gimnasia, golf, Kayak, water-polo, fitness

    • Hidromasaje
    • Caja fuerte
    • Habitación no fumador
    • Solarium

    Ventajas

    • Habitaciones hipercómodas
    • Tranquilidad

    Inconvenientes

    • Muchos escalones
    • Pocas instalaciones

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    • Puntuación Total -/10