• Conéctate
Hotel The Mercer Hotel 4 estrella
Easyexpertos
147 Mercer St, at Prince St, New York Nueva York, Estados Unidos -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

Gracias al personal que originalmente fundó el Mercer, no nos sorprende nada que este establecimiento haya tenido tanto éxito: su dueño es André Balazs (propietario también del Standard) y lo diseñó Christian Liaigre. Además, incluye un restaurante de Jean Georges (como el Mark). Con unos colaboradores y un barrio así, no sorprende que el hotel se haya convertido en un refugio de estrellas y famosos, y el lugar donde ser visto en el SoHo. Sus habitaciones de tipo loft, aunque en algunos casos son más pequeñas de lo que imaginábamos, están equipadas de un modo bastante neutro y sofisticado, y tienen mucha luz. El amable personal del hotel es realmente humilde y el lugar en sí es bastante más discreto que otros hoteles del mismo tipo, gracias al hecho de disponer de pocas habitaciones. Aunque le faltan equipamientos, son, de todos modos, suficientes para satisfacer las necesidades de la mayoría de viajeros, sean grupos de amigos, parejas o familias.

+
  • Familia
  • Norma internacional
  • Bien situado
  • Gastronomía
  • Encanto
  • Corazón
  • Vuelo
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 45 colaboradores
    • - booking.com - Ver los precios
    • - AccorHotels.com - Ver los precios
    • - AsiaTravel.com - Ver los precios
    • - Amoma - Ver los precios
    • - Ctrip.com - Ver los precios
    • - Ebookers - Ver los precios
    • - Elvoline - Ver los precios
    • - Expedia - Ver los precios
    • - Site officiel de l'hotel - Ver los precios
    • - Getaroom - Ver los precios
    • - Hanatour - Ver los precios
    • - HappyRooms - Ver los precios
    • - Hilton.com - Ver los precios
    • - Homestay.com - Ver los precios
    • - Hotel.info - Ver los precios
    • - Hotelius - Ver los precios
    • - Hotelnjoy - Ver los precios
    • - Hotelpass - Ver los precios
    • - HotelJoin - Ver los precios
    • - Hotelopia - Ver los precios
    • - Hotell.no - Ver los precios
    • - Superbreak - Ver los precios
    • - Hotels.com - Ver los precios
    • - HotelsClick.com - Ver los precios
    • - HotelTravel - Ver los precios
    • - Hotelquickly - Ver los precios
    • - Hotusa - Ver los precios
    • - Jalan - Ver los precios
    • - Lastminute.com - Ver los precios
    • - Laterooms - Ver los precios
    • - Otel - Ver los precios
    • - Ostrovok - Ver los precios
    • - Ozon Travel - Ver los precios
    • - Prestigia - Ver los precios
    • - Rumbo BravoFly Volagratis - Ver los precios
    • - Rakuten - Ver los precios
    • - Reserver avec l?hotel - Ver los precios
    • - Sembo - Ver los precios
    • - Skoosh - Ver los precios
    • - TravelClick - Ver los precios
    • - Travelocity - Ver los precios
    • - Voyage SNCF - Ver los precios
    • - Yanolja - Ver los precios
    • - ZenHotels HC - Ver los precios
    • - Agoda - Ver los precios
    Ver más ofertas

    Ubicación 4.86 /10

    El Mercer está en la calle homónima. Este hotel se encuentra en el agradable barrio SoHo de Manhattan, aunque si es tu primera visita a la Gran Manzana, notarás que los lugares de interés turístico están más hacia el centro. Junto con TriBeCa, acogen a los adinerados bohemios y sus tiendas, restaurantes y bares. Si tienes tiempo, recomendamos los barrios de los alrededores, West Village y Lower Eastside. Pero si quieres un poco de animación en la ciudad que nunca duerme, tendrás que coger el metro en una de las cinco estaciones que hay en las inmediaciones del hotel. El aeropuerto JFK está a unos 30 km, el de La Guardia a 16 km y el de Newark a 21 km.

    Habitaciones 8.95 /10

    El concepto de las habitaciones del Mercer es que los clientes tengan la sensación de alojarse en un loft neoyorkino. Aunque no sean tan amplias como un auténtico loft, sí que tienen techos altos y una gran cantidad de luz natural. Las habitaciones estándar son bastante pequeñas, la Mercer está mal distribuida y resulta difícil mover la maleta entre la cama y el mueble donde está la TV. Las primeras categorías son bastante similares y disponen de las mismas prestaciones: tan solo las dimensiones, las vistas (al patio o a la calle Mercer) o la presencia/ausencia de una bañera son las diferencias principales. Los colores que predominan son el blanco o el blanco roto, acompañados únicamente de la alfombra marrón y la mesa oval de madera sobre la que te encontrarás una bandeja de bienvenida llena de fruta. La estancia está decorada con varios muebles, como dos mesitas de noche de diseño, un sofá y varios sillones de piel que toman como eje la mesa oval. La cama está recubierta por sábanas de algodón egipcio y justo enfrente, en uno de los armarios, encontrarás el minibar, varios tentempiés, botellitas de licores y un televisor de pantalla plana. En el armario también encontrarás varios albornoces (hechos a medida, que podrás adquirir), zapatillas y una caja fuerte, mientras que la plancha y la tabla de planchar están disponibles si las solicitas.
    Sus prestaciones también incluyen una base para iPod, altavoces Bose, un reproductor de DVD y acceso gratis a la colección de CDs y DVDs del hotel. El cuarto de baño en mármol blanco es un tanto estrecho, pero dispone de una ducha italiana, un carrito para las toallas y productos de aseo de la marca FACE de Estocolmo. Las suites están divididas en varias categorías, pero las tres más grandes son simplemente la unión de dos estancias más pequeñas. Las suites Loft están situadas en la última planta del hotel (6º piso) e incluyen una zona de comedor, un vestidor, una bañera para dos personas y, en algunas ocasiones, una chimenea. La suite Courtyard tiene una zona de cocina y la suite Penthouse tiene, además, una vista panorámica sobre la calle Mercer.

    Infraestructura 8.70 /10

    La historia de este antiguo almacén es poco glamurosa, y lo último que se te ocurre encontrar en el interior de este edificio de ladrillos sin interés alguno en la esquina de una calle de SoHo es uno de los hoteles que están más de moda en Nueva York. Sin embargo, el encanto del establecimiento es lo que hace que se mantenga bastante discreto. El vestíbulo, proyectado por Christian Liaigre, es un espacio que incluye una zona salón a mano derecha, compuesta de sillones de piel lilas y de sofás bajos de estilo años 70, con todo el conjunto colocado alrededor de una alfombra con notas orientales. En la pared que hay al lado está la biblioteca del vestíbulo, a disposición de los huéspedes del hotel. Detrás, a través de un agujero en la falsa pared de ladrillos y decorada con columnas iluminadas en la parte superior, se esconde la recepción, que, cuando nosotros visitamos el hotel, estaba atendida por tres acogedoras chicas que se mostraron muy serviciales y naturales con nuestro equipo y los demás huéspedes. Al otro lado del vestíbulo hay una zona salón donde se reúne la gente en caso de que haya mucha afluencia en el café situado justo detrás del cristal. Un gran tótem domina esta mitad de la estancia y una magnífica lámpara con forma de barca adorna el techo, situada detrás del falso muro de ladrillos que hay a la izquierda.
    Aunque en el vestíbulo se han lucido mucho, en el resto del hotel se encuentran aciertos y fracasos. Los pasillos están recubiertos de un elegante parqué protegido por una moqueta malva con un toque blanco bordado en medio. Al final de cada pasillo, una parte de la pared y del techo están pintadas con un color diferente, por lo que se separa así, en cierto modo, la última habitación de cada planta de las demás. Algunas de las ideas son interesantes: espejos que se inclinan contra la pared del pasillo o el uso de llaves (y no tarjetas magnéticas) para abrir las habitaciones. Sin embargo, los ascensores están forrados con un material extraño y barato que recuerda a un cepillo, y tiene las mismas prestaciones que los hoteles de la competencia. Por ejemplo: no dispone de gimnasio, ni de spa (aunque si puedes recibir tratamientos en tu habitación y pases gratis para el Equinox, que está justo a la vuelta de la esquina) ni de un auténtico centro de negocios. Podrás alquilar ordenadores portátiles y hay uno de consulta gratis en recepción, pero no hay ninguna zona tranquila idónea para trabajar. Por último, el establecimiento está muy bien cuidado y limpio, y en general da la sensación de ser un lugar acogedor, tanto en el vestíbulo, como en el café o en el restaurante (mira la sección de "Comida y bebida").

    Restauración 9.70 /10

    Uno de los principales atractivos del hotel es el restaurante de Jean Georges a dos niveles, el Mercer Kitchen, con un café adyacente al vestíbulo en la planta baja y un restaurante encima. En el primero hay espacio para 40 personas, que siempre está lleno de huéspedes y vecinos del barrio, y donde podrás pedir platos del menú principal. La segunda sala es una zona bastante interesante cuyo techo está formado por bóvedas de ladrillo y cristal, que deja entrever la planta superior. Asimismo, notarás que las tuberías originales de la finca atraviesan las paredes de ladrillos. Los asientos son bastante normales, pero personalizados con una "M" en la parte posterior, banquetas o cabinas semicirculares en las alcobas que hay un poco apartadas de la estancia principal. Una barra de marisco presenta múltiples especies reposando encima del hielo y hay una cocina abierta justo al lado del comedor del fondo del restaurante.
    En el Kitchen se sirven desayunos, brunchs, comidas y cenas. El menú de mediodía combina elementos del desayuno continental y platos calientes, mientras que el brunch resulta bastante seductor. Como entrantes hay un carpaccio de lubina a la lima, al cilantro y a la menta, y una ensalada de gambas cocidas en un horno excavado en la tierra al aguacate, champiñones y vinagreta de champán. Los platos principales son básicamente tortillas y platos más copiosos, como la pizza de atún y wasabi o el pargo rojo salteado con raviolis de boniato y caldo de especias aromáticas. En cuanto al menú de noche, hay los mismos entrantes, pero los platos principales están compuestos básicamente por pizzas, bogavante asado o costillas de cordero a la barbacoa.

    A saber

    La finca que hoy ocupa el Mercer había sido un almacén y el barrio, en aquellos tiempos, no estaba precisamente de moda. Para rendir un homenaje a su función anterior, algunas de las habitaciones conservan las paredes de ladrillo rojo. Los habitantes del barrio son unos amantes de los animales, y el hotel no ha tenido otra opción que aceptarlos en sus instalaciones. Los huéspedes podrán mimar a sus perros con juguetes y canastas, disponibles en recepción (donde también podrás alquilar una Nintendo Wii o una Xbox si les apetece echar unas partidas). Además, cabe destacar que el hotel es un homólogo del Chateau Marmont de Hollywood.

    Equipamientos

    • Aparcamiento
    • Acceso a minusválidos
    • Restaurante
    • Internet
    • Climatización
    • Gimnasio

      fitness

    • Se aceptan animales
    • Caja fuerte
    • Habitación no fumador

    Ventajas

    • El diseño y la decoración
    • El restaurante de Jean Georges
    • Su relajante atmósfera, a pesar de la exclusividad
    • Conexión wifi gratuita
    • El pase gratis para ir al gimnasio Equinox

    Inconvenientes

    • La ausencia de instalaciones de bienestar

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    • Puntuación Total -/10
    Hoteles cerca de Nueva York
    • 60 Thompson 60 Thompson 60 Thompson
      • Easyopiniones 8.33
      • Relación calidad-precio 7.24
      • Ubicación 4.85

      El hotel Thompson, situado en el moderno barrio de Soho en Manhattan, tiene mucho estilo. "Refinado" es un término a menudo utilizado en el medio hotelero, y en este caso es la palabra apropiada para describir la elegancia y la finura de la decoración. El hotel abrió sus puertas en 2001, pero su éxito no pasa de moda, ya sea por su restaurante tailandés único, su moderno bar llamado Thom Bar o A60, o su otro bar situado en la azotea al que solamente pueden acceder los miembros (el primero de Nueva York). Se trata, ante todo, de un hotel cómodo en el que uno se siente como en casa. Al igual que sus homólogos, es más recomendable para las parejas y los grupos que para las familias.

      A partir de
      Ver la oferta
    • The Bowery The Bowery The Bowery
      • Easyopiniones -
      • Relación calidad-precio 7.22
      • Ubicación 5.03

      El The Bowery parece la versión gigante de una construcción Lego infantil: eclipsa los demás edificios que hay en la calle homónima. Pero no se impone en la zona solo por la fachada, sino también porque sus habitaciones principescas son únicas en Nueva York: la decoración es digna de un rey y las vistas, de su reino. Su ubicación, más bien por ser una zona de moda que por su importancia estratégica, su atmósfera intimista y su excelente restaurante (abre por la noche) son el refugio perfecto para las parejas. ¡Lo recomendamos!

      A partir de
      Ver la oferta
    • Tribeca Grand Hotel Tribeca Grand Hotel Tribeca Grand Hotel
      • Easyopiniones -
      • Relación calidad-precio 7.24
      • Ubicación 4.98

      Un hotel original en su concepción y su ambiente. Cuenta con bonitos espacios, muchas prestaciones, una decoración cuidada y acogedora y habitaciones confortables a dos pasos de Soho y Greenwich Village.

      A partir de
      Ver la oferta
    • Washington Square Washington Square Washington Square
      • Easyopiniones 7.40
      • Relación calidad-precio 6.97
      • Ubicación 4.56

      Un pequeño hotel agradable que nos ofrece calma y comodidad en pleno centro de Greenwich Village, a unos pasos del Soho y de los mejores clubes de jazz de esta metrópolis.

      A partir de
      Ver la oferta
    • On Rivington On Rivington On Rivington
      • Easyopiniones -
      • Relación calidad-precio 7.16
      • Ubicación 5.09

      Más bien insólita para el Lower East Side, esta torre de cristal se alza sobre sus vecinas de ladrillo de seis plantas más tradicionales, que datan del siglo XIX. SI el exterior te impresiona, el interior te dejará boquiabierto: de hecho grandes nombres del diseño se han encargado de numerosas partes del hotel. Líneas elegantes, un diseño refinado y una sencillez ingeniosa: por ello el Hotel on Rivington es uno de los establecimientos más de moda del Lower East Side, incluso de Nueva York. Sus habitaciones son grandes y claras, posee un restaurante de renombre y disfruta de unas bonitas vistas. Desafortunadamente lo que falla, al igual que en The Muse, es su personal. Se destina más a las parejas que a las familias, aunque los niños son bien recibidos.

      A partir de
      Ver la oferta
    • The Greenwich Hotel The Greenwich Hotel The Greenwich Hotel
      • Easyopiniones 7.75
      • Relación calidad-precio 7.19
      • Ubicación 4.29

      En la ciudad que nunca duerme, es bueno alojarse en uno de los hoteles de relax. En cuanto a la tipología, encontramos los hoteles de ambiente que te sumergen en otra época, los hoteles de atmósfera en los que descubrir otros mundos, los hoteles boutique, los hoteles de encanto y aquellos con un carácter propio. El Greenwich es un hotel diferente que mezcla armoniosamente un poco de cada uno. Es un hotel de sosiego, bañado por una maravillosa luz y en el que viene bien refugiarse para alejarse un poco de los tumultos de la Gran Manzana. Más que un simple hotel aquí encontrarás una residencia animada de todas las pasiones y emociones de su propietario Robert de Niro, gran viajero y amigo de todas las artes, entre las que se encuentra el cine: su profesión.

      A partir de
      Ver la oferta
    • Union Square Inn Union Square Inn Union Square Inn
      • Easyopiniones 5.86
      • Relación calidad-precio 6.89
      • Ubicación 4.58

      Un hotel muy sencillo que ofrece un alojamiento de buena calidad y una buena situación a dos pasos de Greenwich Village.

      A partir de
      Ver la oferta
    • Soho House Soho House Soho House
      • Easyopiniones 9.20
      • Relación calidad-precio 7.34
      • Ubicación 4.33

      El Soho House no podría estar en otro barrio de Nueva York que no fuese Meatpacking District, ya que no funcionaría... Es uno de los numerosos miembros estadounidenses del grupo Soho House: como sus homólogos, se trata por encima de todo de un club privado con habitaciones. Por tanto, es exclusivo, más que en la mayoría de las demás ciudades, lo que sin duda perjudica la experiencia que este hotel nos puede ofrecer. Dicho esto, nos permite adentrarnos en ese mundo elitista sin tener que pagar una cuota. Las habitaciones forman parte de las más originales de la ciudad, aunque no gustan a todo el mundo, pero a nosotros nos han encantado dada su audacia y su equipamiento de primera calidad. El acceso al club privado es una gran ventaja, al igual que el de la piscina situada en la azotea y el excelente emplazamiento del hotel. Las parejas, familias y amigos apreciarán el Soho House y su equipamiento (de pago), tanto que se quedarán con la idea de que se trata de un club privado con algunas habitaciones.

      A partir de
      Ver la oferta
    Los mejores hoteles Nueva York
    • The Mark New York The Mark New York The Mark New York
      • Easyopiniones 8.44
      • Relación calidad-precio 7.47
      • Ubicación 4.26

      Un hotel discreto y elegante a un tiempo, con decoración clásica, prestaciones de alta categoría, y atendido por un personal competente y altamente cualificado.

      A partir de
      Ver la oferta
    • The Pierre The Pierre The Pierre
      • Easyopiniones 8.50
      • Relación calidad-precio 7.45
      • Ubicación 6.24

      Desde hace casi 72 años, el Pierre se impone como uno de los mejores hoteles neoyorquinos, premiado en innumerables ocasiones por los especialistas internacionales. No te dejes engañar, este establecimiento con aires de antiguo palacio ofrece prestaciones plenamente arraigadas en el siglo XXI.

      A partir de
      Ver la oferta
    • Waldorf Astoria Waldorf Astoria Waldorf Astoria
      • Easyopiniones 8.63
      • Relación calidad-precio 7.44
      • Ubicación 8.5

      El Waldorf=Astoria, una auténtica leyenda, ha atravesado el siglo XX sin que le salga ni una sola arruga. Inscrito en el registro de monumentos históricos de la ciudad de Nueva York desde 1993, el hotel más emblemático de la metrópolis norteamericana sigue ofreciendo un entorno lujosos y unas prestaciones dignas de su categoría de 5*.

      A partir de
      Ver la oferta
    • The London NYC The London NYC The London NYC
      • Easyopiniones 9.75
      • Relación calidad-precio 7.44
      • Ubicación 8.63

      Si el London NYC fuera una persona, muy probablemente sería elegante, humilde y feliz, ya que sabría que nunca pertenecería a la élite de pleno derecho, pero, puestos a pensarlo bien, ¿quién querría? Cuenta con todos los atractivos de cualquier prestigioso hotel de lujo de cinco estrellas, como el Pierre o el Four Seasons, con un toque de lujo moderno (¡Y sin las tarifas que suelen aplicarse en dichos establecimientos!). Aunque tenga poco más de tres años, se ha posicionado como una auténtica alternativa a los principales establecimientos y como un acogedor hotel de mejor calidad que los de las grandes cadenas. Goza, además, de una ubicación fantástica, con una de las decoraciones más elegantes que hemos visto en Nueva York y con un restaurante capitaneado por el célebre chef escocés Gordon Ramsay. Sin lugar a dudas: uno de nuestros hoteles favoritos.

      A partir de
      Ver la oferta
    • New York Plaza New York Plaza New York Plaza
      • Easyopiniones 7.50
      • Relación calidad-precio 7.84
      • Ubicación 7.14

      Clasicismo, lujo y refinamiento, los tres sustantivos que caracterizan al Plaza, uno de los hoteles imprescindibles de la megalópolis estadounidense. No hay ninguna duda de que incluso los clientes más exigentes encontrarán un cuadro, unas prestaciones y unos equipamientos a la altura de sus esperanzas, todo ello con una suntuosa decoración estilo "Renacimiento francés".

      A partir de
      Ver la oferta
    • The New York Palace The New York Palace The New York Palace
      • Easyopiniones -
      • Relación calidad-precio 7.42
      • Ubicación 8.54

      El nombre lo dice todo. Si un hotel neoyorkino puede denominarse "palace", éste es el lugar, sin dudarlo. En cuanto entras ves que su interior tiene duende. Las estancias son de las más suntuosas que hemos visto, la panorámica increíble, tiene un restaurante estrellado, un gimnasio y un spa de gama alta... y una historia de lo más fascinante. Te recomendamos encarecidamente este magnífico hotel, con una ubicación ideal para todo tipo de viajero, estés por negocios o de turismo. Y si no te lo acabas de creer, pregúntale a alguien que se haya alojado allí. Nunca hemos escuchado ninguna crítica...

      A partir de
      Ver la oferta
    • JW Marriott Essex House JW Marriott Essex House JW Marriott Essex House
      • Easyopiniones 6.50
      • Relación calidad-precio 7.39
      • Ubicación 6.99

      Viaja en el tiempo y vuelve a los años 1930 gracias al Jumeirah Essex House. Este símbolo Art Déco, antaño la torre más alta de Nueva York, abrió sus puertas el mismo año que el Empire State Building y fue renovado en 2007 después de haber sido comprado por el grupo hotelero con sede en Dubái que ha conseguido dejarlo todavía más bonito. Lo mires por donde lo mires, el establecimiento tiene un aire elegante y no le falta de nada para estar entre los más grandes: habitaciones encantadoras, una ubicación privilegiada, un restaurante refinado y un personal inteligente. Lo recomendamos sin lugar a dudas a cualquier tipo de viajero sin importancia de por qué razón se aloje en Nueva York.

      A partir de
      Ver la oferta
    • The Lowell The Lowell The Lowell
      • Easyopiniones -
      • Relación calidad-precio 7.36
      • Ubicación 5.62

      Este distinguido hotel está en un barrio no menos distinguido. Es un establecimiento más bien pequeño en relación a lo que se suele ver en Nueva York. Es tan chic como un hotel europeo: desde la puerta de entrada hasta el gimnasio, estés en el rincón que estés. El Lowell, dotado de una rica historia (al igual que el mobiliario, las antigüedades y los objetos artísticos que alberga), dispone de todos los equipamientos modernos que se esperan de un hotel de esa categoría. Cada detalle ha sido estudiado minuciosamente y si eres capaz de encontrar un solo defecto, nos quitamos el sombrero. Las parejas o familias de pocos miembros considerarán el Lowell muy confortable y bien ubicado: propone los mejores servicios y un personal de lo más competente. ¡Este hotel se merece un SÍ como una casa de easyvoyage.fr!

      A partir de
      Ver la oferta