Hotel Auberge Matawinie Hotel 3 estrella
Easyexpertos
1260 Chemin Du Centre Nouvel Air Saint Michel Des Saints J0K3B0 Saint-Michel des Saints Canada St Michel-des-Saints, Canadá -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

Este albergue, anunciado como centro de total ambiente familiar, ofrece ciertamente la mayor selección de actividades. Destinadas a las familias y a los aficionados a las animaciones, las parejas que busquen encanto y comodidad es mejor que pasen de largo a pesar de perderse algunas actividades.

+
  • Deportes
  • Familia
  • Animación
  • Vuelo
    • Hotel Auberge Matawinie

      Auberge Matawinie   -   © Igor Lubinetsky

    • Hotel Auberge Matawinie

      Auberge Matawinie   -   © Igor Lubinetsky

       
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas
    • Ubicación

      3.05 /10
    • Habitaciones

      6.20 /10
    • Infraestructura

      7.20 /10
    • Restauración

      5.95 /10
    • Situado a 6 km de Saint-Michel des Saints, en las orillas del lago Carmen. Calcula unas dos horas y media para llegar al aeropuerto de Montreal.

    • Las 40 habitaciones se renovaron a finales de 2009 y aunque el conjunto es correcto y limpio (lavabo de granito, parqué de bambú) y los colchones nuevos, les falta encanto y algunos equipamientos. Se puede prescindir del televisor y del teléfono, pero un poco más de sitio en los armarios, un secador de pelo (directamente en la habitación y no en la recepción), unas lámparas de noche y un balcón proporcionarían comodidad a los alojamientos. El hotel también cuenta con 6 chalés, mucho más solicitados en verano, ya que están algo alejados del establecimiento y con acceso directo al exterior. En cambio, en cuanto a decoración, una vez más no se ha realizado con demasiado buen gusto y les falta luz y comodidad. Aunque los dos dormitorios y los dos cuartos de baño, añadidos en un altillo, forman un conjunto que permite alojar a una familia numerosa o a dos parejas, el espacio que podría haber sido un pequeño salón agradable está amueblado con 4 sillones de mal gusto y una mesa auxiliar. El conjunto no invita demasiado al descanso. Son alojamientos para dormir, nada más.
    • Aunque el exterior de este albergue esté lleno de encanto, con su arquitectura típica de la región y su situación a orillas de un lago, el interior es menos encantador y le falta carácter. Una gran sala de juegos para pequeños y grandes, y algunos salones habilitados en distintos puntos del hotel a los que les faltan muebles y armonía, pero que permiten encontrarse con los demás en espacios dotados de una chimenea y siempre muy luminosos. La piscina es un poco antigua, pero el tamaño es correcto, aunque el reglamento no permite un aforo superior a 10 personas. Por tanto, hay que reservar el horario de baño el día anterior. Y cuando tengas tu hora, puedes disfrutar de la sauna (en el vestuario), del jacuzzi o de la piscina. Para los que opten por una sesión en el "spa", que se dirijan al pequeño espacio de masajes, con una sala renovada con buen gusto, y otras tres más, incluida una sala de descanso, que se deberían renovar, ya que la decoración anticuada y los techos bajos le hacen perder su espíritu zen.
      Se proponen muchas actividades a lo largo de todo el día en el parque que rodea el hotel, y alrededor y dentro del lago. No falta nada, ni en invierno ni en verano. Hay desde recorridos saludables, a trineos tirados por perros, pasando por la caza de ranas, las motos de nieve, las raquetas, el tenis, la canoa o la vela; a los que no les gusta desahogarse, solo tienen que probar suerte en otro país.
      Para los más pequeños, hay una sala de juegos en la que los animadores pueden vigilarlos por la mañana, solo a partir de los 2 años. Los padres pueden visitar libremente esta sala con sus retoños para jugar con ellos y los muchos juegos disponibles.
    • El restaurante es decepcionante. El bufé en el que se presentan las tres opciones de platos y ensaladas, de calidad correcta pero sin grandes finuras, se abre a tres comedores sin encanto, amueblados con mesas de madera cubiertas con manteles de plástico. Las salas del restaurante, que no tienen terraza, están climatizadas en verano. Lo que puede satisfacer a los americanos, pero hacer huir a los europeos. Por la mañana, el desayuno es completo pero clásico; sin embargo, está bien para los más golosos, pero los más gourmets no estarán tan satisfechos.

    Equipamientos

    • Aparcamiento
    • Restaurante
    • Internet
    • Climatización
    • Espacio Bienestar

      masaje, salón de belleza, sauna, hammam, wellness

    • Piscina
    • Gimnasio

      tenis, volley, baloncesto, vela, Kayak, patinete, canoa, tiro al arco, hockey sobre hierba

    • Hidromasaje

    Ventajas

    • El gran número de actividades
    • El lugar

    Inconvenientes

    • Hay que reservar la piscina
    • La decoración y el equipamiento de las habitaciones
    • El restaurante

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    -
    • Puntuación Total -/10