• Conéctate
Hotel Tahaa Private Island Resort and Spa Hotel 5 estrella
Easyexpertos
Îles Sous-le-Vent, Polynésie française Taha'a, Polinesia -
Ver el mapa
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

El Tahaa Resort, hotel turístico exclusivo situado en un islote privado y rodeado de una laguna de aguas cristalinas, ofrece la comodidad que se espera de un establecimiento de lujo y el entorno exótico de un lugar en plena naturaleza. Y quien dice "plena naturaleza" dice también "insectos". En el islote del Tahaa Resort, son los nonos (mosquitos polinesios) los que inundan el aire en la temporada cálida. No te olvides del repelente de mosquitos para pasear al aire libre.
Recomendamos sobre todo realizar durante la estancia la excursión del islote (por el lado de tierra y por el lado de la laguna), para admirar la naturaleza polinesia, exuberante e intacta.

+
  • Deportes
  • Balneario
  • Bien situado
  • Gastronomía
  • Encanto
  • Corazón
  • Vuelo
    • Hotel Tahaa Private Island Resort and Spa

      Tahaa Private Island Resort and Spa   -   © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

    • Hotel Tahaa Private Island Resort and Spa

      Tahaa Private Island Resort and Spa   -   © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

       
    50 Foto(s) Experto(s) 1 Foto(s) Internauta(s)
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas

    Ubicación 10.0 /10

    A orillas del mar, en el islote privado Tau Tau, frente a la isla de Tahaa, a la altura de la bahía de Tapuamu. El barco del hotel realiza el trayecto de forma gratuita entre el islote Tau Tau y Tapuamu, situado a 2 km. El trayecto se realiza cada hora, de 6:00 a 23:00 h.
    Desde Tapuamu, Patio, el pueblo principal de Tahaa, se encuentra a 10 km por carretera.
    No hay aeropuerto en la isla de Tahaa: está en la isla vecina de Raiatea, a 3 km de Uturoa. Calcula 30 minutos de trayecto en barco para llegar desde el aeropuerto al hotel. El Tahaa Resort facilita el transporte (por 87 euros ida y vuelta por persona).

    Habitaciones 9.70 /10

    Los 60 alojamientos del Tahaa dan todos a la laguna y todos son de alta categoría. Hay 48 bungalows sobre pilotes, que a veces se encuentran uno enfrente del otro (y no muy cerca) entre dos pontones de acceso. Para evitar este inconveniente, es preferible elegir la categoría "premium" en la punta de los pontones, orientados al lado de Bora (con magníficas puestas de sol sobre la isla) u orientados al islote privado. Estos bungalows dan a la playa y a los cocoteros donde están situadas las "villas de playa". Hay 10 villas de este tipo, todas con piscina privada en un jardín cerrado. También hay dos villas reales, situadas también a orillas de la playa, y también con una pequeña piscina en el jardín. En cuanto a la superficie, todos los alojamientos son muy amplios: 90 m² (todo incluido) en los bungalows de los pilotes, 130 m² en las villas de la playa y 250 m² en las villas reales. La terraza, que ofrece acceso directo a la laguna en los bungalows, es tan amplia que forma un salón exterior, con sus banquetas, su mesa de madera cubierta por un porche de madera y con tumbonas. En las villas, la terraza da a la playa. Dispone del doble de espacio de relajación exterior, incluyendo el jardín de entrada a la villa. Allí es donde está la piscina privada de las villas de playa (4 x 5 m) y de las villas reales (algo más amplia). En cuanto a la decoración, se ha priorizado la sobriedad frente al carácter local. El mobiliario es de madera clara, y hay detalles náuticos (las cuerdas que forman los pomos del armario) y materiales locales (niau trenzado que recubre las paredes). El lujo no está menos presente en lo que se refiere a equipamientos (cafetera de expresos, aunque el café es de pago, bañera y ducha exterior, además de la ducha interior de las villas). El resto de instalaciones incluye aire acondicionado y ventilación, minibar, hervidor para preparar te (con bolsitas gratuitas), televisor, teléfono, cuarto de baño con albornoces, secador de pelo y productos de tocador de 25 ml de Maeva.

    Infraestructura 9.20 /10

    El Tahaa Island Resort y Spa es un establecimiento exclusivo de 60 alojamientos repartidos entre bungalows sobre pilotes y villas sobre el islote. La estancia se vive con una gran comodidad, en un islote privado que permite pasearte a tu antojo. Las partes comunes se confunden con el paisaje: la recepción se encuentra en un edificio de techo alto con forma de piragua invertida. También hay una embarcación tradicional a modo de decoración sobre la arena, a la entrada de este edificio. Los otros espacios están repartidos por el terreno, entre la laguna y la playa. La piscina de 25 m de largo bordea una cala que tiene delante un pequeño islote (que, bajo petición, sirve de marco romántico para una cena en pareja). Tiene la ventaja de estar abierta las 24 horas del día, lo que permite realizar baños de medianoche con total seguridad. Se desaconseja nadar en la laguna una vez caída la noche, ya que no ves ni donde metes los pies. Detrás de la piscina, en medio de los cocoteros del islote y a lo largo de un pequeño lago artificial, encontrarás la sala de fitness y el spa. La sala de fitness está cerrada y tiene aire acondicionado, por lo que no hay que preocuparse por los mosquitos. En cambio, el Manea Spa está en un edificio tradicional que da a la laguna y a los jardines. Ofrece tratamientos secos (masajes) y húmedos (baños de hidromasaje, duchas de presión) en un espacio que dispone de cinco cabinas, tres de las cuales son dobles, una con bañera de chorros de hidromasaje y otra con ducha de presión. Un masaje de 30 minutos cuesta 76 euros. Las cabinas, abiertas, dan al lago y a los jardines. Después de una tormenta (que favorece la aparición de insectos) hay que ir con cuidado con las picaduras de los nonos (mosquitos polinesios)... En la temporada cálida (de noviembre a marzo), aunque el hotel realiza tratamientos regulares del lago, hay que acordarse del repelente de mosquitos para pasear por el dominio (sobre todo por la noche).

    Restauración 9.20 /10

    El restaurante Le Vanille es a la vez muy elegante y muy acorde con la naturaleza. Está situado en un altillo, con una terraza encaramada sobre altos pilotes, en medio de las ramas de almendros malabares. Este entorno idílico y exótico se ve incrementado por el servicio atento e íntimo. Para la cena hay que vestirse elegantemente y en la mesa se susurra: sino, se desentona con el ambiente. Acuérdate del repelente de mosquitos para comer en la terraza, así como en la cubierta del fare (tejado de pandano sobre columnas). La presencia de insectos es el testimonio de la conservación del entorno, aunque no es muy agradable que te piquen los nonos mientras degustas unos raviolis de langosta, un tártaro de atún rojo con cebollitas o una minestrone marinada con ron viejo... Si los nonos han salido, hay dos soluciones: que te sirvan la comida en la habitación (sin coste adicional) o cenar en el restaurante gastronómico, y con aire acondicionado, Ohiri. En cuanto a los precios, aquí tienes algunos ejemplos de Le Vanille: el menú de 2 platos cuesta 58 euros. A la carta, un entrante cuesta unos 21 euros y un plato principal aproximadamente 30 euros. Las bebidas locales tienen precios razonables (unos 2,5 euros el botellín de zumo y 4 euros la cerveza). Una copa de vino cuesta 7,5 euros. Por la mañana el buffet del desayuno se presenta en el centro del restaurante: queso, embutido, panecillos, pescado crudo al estilo de Tahití (famoso, incluso por la mañana), salmón ahumado, fruta fresca cortada. Los platos calientes (tortillas, huevos con bacon, puré de patatas, tortitas, etc.) se sirven en la mesa, al igual que las bebidas calientes. Para tomar una copa, el bar Teotu está situado en la prolongación del restaurante Le Vanille. Ambiente elegante y de naturaleza, con vistas a los almendros malabares que rodean el edificio.

    Playa 9.45 /10

    Muchas calas de arena embellecen el espacio acondicionado del islote. La playa que está delante de las villas de playa y de las villas reales es de uso privado para estas últimas. Los otros alojamientos son bungalows sobre pilotes y sus huéspedes toman el sol desde su propia terraza sobre la laguna. Por tanto, no hace falta una playa común en el Tahaa Resort. Sin embargo, hay una a la altura de la piscina, de cara al pequeño islote. Dispone de poco espacio, y de pocas tumbonas, ya que el nivel del mar de la laguna tiene tendencia a subir (por el calentamiento global). Te recomendamos instalarte en la terraza de madera que rodea la piscina. El carácter exclusivo del balneario del Tahaa Resort se encuentra también en la laguna, translúcida, en la que puedes encontrar toda clase de peces de múltiples colores. En el fondo de arena no hay corales cerca de la orilla (hay que ir hasta el talud, donde el agua se hace más oscura), pero los peces colean cerca de la playa, como en las narraciones de los primeros exploradores de Polinesia. Hay disponibles kayaks y piraguas polinesias y material de buceo. Recomendamos también realizar la excursión del islote por la mañana, con vistas a la isla de Tahaa a un lado y a la isla de Bora a lo lejos. ¡Magnífico!

    A saber

    El Tahaa Resort ostenta la etiqueta de prestigio Relais et Châteaux desde 2004. Este establecimiento de categoría muy alta tiene un ambiente muy elegante: acuérdate de vestirte adecuadamente por las noches para no llamar la atención.
    En la temporada cálida (de noviembre a marzo), la presencia de una laguna en el interior del islote favorece la aparición de mosquitos. El hotel realiza tratamientos del lugar regularmente para limitar este inconveniente. Sin embargo, como el restaurante está abierto en gran parte al exterior, hay que recordar el repelente de mosquitos para estar tranquilo durante las comidas.
    Recomendaciones
    Para tener la sensación de alojarte en un barco, escoge un bungalow sobre pilotes en la punta del muelle. Es la categoría "premium". Las vistas a la laguna son impresionantes. Si prefieres el encanto de una playa reservada y el lujo adicional de una piscina privada (5 x 4 m) en un jardín protegido de las miradas por una valla de madera, puedes optar por la categoría "villa de playa".
    El Tahaa Resort no es un establecimiento para familias, aunque si vas con niños, puedes pedir una de las dos villas reales (en la playa). Disponen de dos habitaciones separadas en un espacio total de 250 m² (con terraza, piscina privada y jardín).
    Más información sobre tarifas y reservas en www.letahaa.com.

    Equipamientos

    • Autobús
    • Acceso a minusválidos
    • Internet
    • Espacio Bienestar

      masaje

    • Piscina
    • Gimnasio

      canoa, Kayak, chorro esquí, tenis

    Ventajas

    • La piscina exterior está abierta las 24 horas.
    • Sirven las comidas en la habitación sin coste adicional.
    • Las villas de la playa con piscina privada.

    Inconvenientes

    • Los mosquitos, por la laguna.

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    • Puntuación Total nc/10