Hotel L'Oxalys Hotel 0 estrella
Easyexpertos
Val Thorens, Francia
Gonzalo González Beneytez Jefe de sección

El Oxalys, que debe su fama principalmente a su restaurante gastronómico, dirigido por Jean Sulpice, combina el confort de un hotel con la intimidad de una residencia de vacaciones. Nació en 2002 a manos del grupo Montagnettes, que deseaba satisfacer la demanda de sus clientes. El resultado es un concepto que combina los servicios de un hotel con la independencia de un apartamento. La mayor ventaja de los apartamentos es su superficie. Los tríplex de 100 m2, dotados de 4 habitaciones, permiten compartir el espacio fácil y cómodamente con un grupo de amigos. En cambio, si se tienen en cuenta las dimensiones de la residencia, el espacio de descanso es algo reducido. Otro inconveniente es que a algunos apartamentos solamente se puede acceder desde el garaje o el exterior. Si pasas por el Oxalys, debes hacer una parada en el restaurante de dos estrellas de Jean Sulpice. Te sorprenderá antes de seducirte. Su cocina, creativa y refinada, deleitará tu paladar.

+
  • Vuelo
    • Hotel L'Oxalys

      L'Oxalys   -   © EASYVOYAGE

    • Hotel L'Oxalys

      L'Oxalys   -   © EASYVOYAGE

       
    Compara todos los precios

    Precio por noche - Encuentra en 0 colaboradores
    Ver más ofertas

    Ubicación 9.79 /10

    Esta residencia hotelera, situada cerca de la entrada de la estación, resulta de lo más práctica para los esquiadores, ya que dispone de acceso directo a las pistas. Si lo deseas, también te puedes desplazar en lanzadera. Es gratuita y su frecuencia de paso es buena durante la temporada alta.

    Habitaciones 7.45 /10

    El grupo Montagnettes siempre da prioridad al espacio en sus chalés. Los 36 apartamentos se reparten en alojamientos de 2 a 8 personas y con superficies comprendidas entre los 35 y los 100 m2. Si viajas con amigos te recomendamos que optes por una tríplex. En el sótano, hay dos habitaciones situadas una enfrente de la otra. Igual que en la planta superior. En el piso intermedio, encontrarás el salón y la cocina. Podrás tener momentos de intimidad a la vez que disfrutar de la vida en común, algo poco frecuente en residencias más pequeñas. Todos los chalés están acondicionados de forma distinta. Un pequeño inconveniente es que solamente se puede acceder a algunos de ellos desde el exterior (poco agradable cuando las temperaturas son muy bajas) o desde el aparcamiento. En cuanto a la decoración, la sobriedad parece ser el lema que predomina: parqué claro e interior de madera, pero sin florituras. Exceptuando los motivos típicamente saboyanos, como las edelweiss. Algunos chalés se reformaron completamente en 2011, y otros está previsto que lo sean en los próximos meses. En los cuartos de baño (algunos con bañera, otros con ducha) o en las habitaciones, encontrarás albornoces para acceder al espacio de descanso. La cocina está completamente equipada y cuenta con lavavajillas, con lo que tendrás total autonomía... ¡aunque te recomendamos que no te pierdas una velada en el restaurante gastronómico!

    Infraestructura 7.45 /10

    El Oxalys, una mezcla entre residencia turística y hotel, se inauguró en 2002 para satisfacer una nueva demanda de los clientes del grupo Montagnettes. En ese momento, el municipio de Saint Martin de Belleville perseguía contar con un hotel de 4 estrellas con numerosos servicios, un restaurante gastronómico y una piscina. Por este motivo, el Oxalys combina hoy la intimidad de los apartamentos con el confort de los servicios hoteleros.

    Nada más franquear el umbral, el visitante se encuentra delante de un pequeño mostrador de recepción y, sobre todo, del restaurante dirigido con maestría por Jean Sulpice. La entrada y el salón están decorados con materiales nobles, sobre todo madera. Aunque la decoración no le hace perder ni una pizca de modernidad. Cuadros contemporáneos y detalles decorativos de hierro forjado aportan toques originales. Al lado de la chimenea, unos cómodos sofás en tonos chocolate y unas mesas bajas forman un pequeño salón en el que te sentirás como en casa. Un detalle agradable es que, si miras por la ventana, podrás ver las pistas; y si miras por el tragaluz, la piscina y el espacio de bienestar. Este último incluye una pequeña piscina, dos saunas, un hammam y un jacuzzi. En comparación con el número de habitaciones, su superficie es algo reducida. Y mejor que no coincidas con un grupo de visitantes ruidosos, ya que eso estropeará el ambiente tenue del lugar. Si deseas disfrutar del spa privado con una piscina a contracorriente con cromoterapia, deberás reservar un chalé de categoría superior o elegir uno de los tratamientos que se llevan a cabo en una pequeña sala, cerca de la piscina. La guinda del pastel es que la residencia también cuenta con una tienda de deportes que ofrece la posibilidad de reservar material con antelación así como un local de esquí dotado de secabotas.

    Restauración 8.70 /10

    La mesa de Jean Sulpice justifica por sí misma una estancia en el Oxalys. Más que de una comida, se trata de una experiencia culinaria. Excelente, refinada, inventiva. Llueven los adjetivos a la hora de describir la cocina del chef con dos estrellas Michelin que sirve sus platos en la mesa galardonada más alta de Europa. En un ambiente tenue, la decoración sobria acentúa las vistas (a la cordillera montañosa circundante) y los sentidos. Las hortalizas de la carta se combinan con la trufa, el corzo, el apio, la remolacha y el queso Comté. Todo ello en una sabia mezcla orquestada por el maestro de ceremonias y su esposa, la sumiller del restaurante. En la carta del Oxalys también se incluye un almuerzo reservado para los esquiadores, que se descalzan en la entrada para colocarse los descansos y degustar las especialidades del chef. Para proponer esta cocina inventiva a base de productos frescos, el chef tiene que desafiar las leyes de la montaña: la llegada de las provisiones, un tiempo de cocción más elevado y la sequedad del aire, que afecta tanto al pan como a los alimentos. El resultado es suntuoso. Disfruta sin moderación de la crema fría-caliente de parmesano y trufas ralladas, el corzo con infusión de hinojo o el postre emblemático del chef: la manzana con corteza de merengue acompañada de miel de montaña y perfume de regaliz.

    A saber

    En el aparcamiento hay un local de esquí a disposición de los clientes. Basta con pedir la llave en recepción.

    La mitad de los clientes del Oxalys provienen del extranjero, sobre todo de los Países Bajos, el Reino Unido y Alemania.

    Opiniones de los viajeros sobre el hotel

    • Puntuación Total nc/10