• Conéctate
¡De turista a primera clase por todo el morro!
Publicado el 26/01/2015

InsólitoEstados Unidos

Twitter Facebook 3 compartidos

¿Sabías que es posible cambiar de clase turista a primera clase por todo el morro, una vez abordo? Te contamos algunos de los trucos desvelados por el Huffington Post, por si te apetece probar suerte en tu próximo viaje.

Difícil, pero ni mucho menos imposible

Difícil, pero ni mucho menos imposible
© ? YURI ARCURS / age fotostock

Aunque las posibilidades obviamente son bastante reducidas, cambiar de clase turista a primera clase, no es ni mucho menos misión imposible. La clave, según desvela una azafata entrevistada por el equipo del Huffington Post--cuya identidad, por razones obvias, no ha sido desvelada-- reside en comportarse como una persona amable y educada. Así de simple.

"El personal de cabina puede ascender a un pasajero a Business o Primera Clase una vez cerradas las dos puertas del avión. No se trata de una práctica muy común, porque en la mayoría de aerolíneas es necesario rellenar un formulario argumentando los motivos del ascenso de categoría, porque el hecho de pasar a una categoría superior implica que el viajero en cuestión tiene derecho a recibir la misma comida que el resto de pasajeros de primera, o simplemente porque no hay plazas disponibles".

Aunque se trata de una práctica muy poco común dentro del sector de la aviación comercial, si además de demostrar nuestra gran simpatía, vamos bien vestidos, tenemos un buen porte, estamos embarazados (pues al fin y al cabo el embarazo es cosa de dos), o somos unos guaperas de mucho cuidado, será mucho más fácil ganarse a la tripulación y ser ascendidos a una categoría superior por todo el morro.

Así que ya sabes, si al menos cumples con dos de estos requisitos y durante tu próximo viaje en avión te apetece probar suerte, quizás puedas convertirte en una especie de "Pequeño Nicolás" del transporte aéreo, y disfrutar del mejor vuelo de tu vida, por tu cara bonita.

También puede interesarte:
- Si tienes miedo a volar, no leas este artículo

-Vuelos: 22 curiosidades que te sorprenderán