• Conéctate
Air France y KLM ofrecen en España un nuevo servicio de recogida de equipajes
Publicado el 08/10/2019

TransporteEspaña

Twitter Facebook 3 compartidos

Las compañías aéreas Air France y KLM, en colaboración con la start-up Bag on Board (BoB), han lazando un nuevo servicio que permitirá a sus clientes viajar hasta su destino final sin necesidad de transportar su maleta y encargarse de su facturación.

Nuevo servicio de recogida de equipajes

Nuevo servicio de recogida de equipajes

Según informa el grupo franco-neerlandés en nota de prensa, este servicio está disponible para todos los clientes de la compañía que viajen desde Madrid o Barcelona a cualquiera de los destinos a los que vuelan Air France o KLM, independientemente de si el viaje incluye conexiones y cambios de aeropuertos.

"Este nuevo servicio de recogida de maletas es un ejemplo de cómo trabajamos para ofrecer a nuestros clientes servicios adicionales que hacen su viaje más cómodo. Nos gusta trabajar con compañías como BoB, que comparten nuestra visión de la innovación como una herramienta esencial para mejorar la experiencia de los viajeros", ha afirmado Wouter Alders, Director Comercial de Air France-KLM para España y Portugal

Para disfrutar de este servicio, una vez realizada la compra del billete, los clientes de Air France deben visitar la web de Bag on Board y contratar la recogida de su equipaje en su domicilio o en su alojamiento. Éste puede contratarse desde el día antes y hasta 4 horas antes del vuelo, y se puede cancelar hasta dos horas antes de la recogida de las maletas, con la devolución total del precio del servicio, que es de 15 euros por la primera maleta y 5 euros por cada equipaje adicional.

BOB (Bag on Board) se describe como un "servicio flexible que se amolda a los planes del cliente dado que éste puede elegir dónde desea que se recoja su equipaje y a qué hora (entre las 08.00 y las 22.00h)". Antes de que la empresa recoja las maletas, el pasajero tiene que facturar sus equipajes a través de la web de Air France o KLM. Cuando la empresa encargada del transporte llega al punto de recogida, escanea el DNI o pasaporte del viajero además de su tarjeta de embarque para verificar sus datos.

De igual manera, también se comprobará el peso del equipaje, el cual será sellado delante de su dueño para que no pueda ser manipulada, tomándose además fotografías de la/s maletas.

Una vez en llegados al aeropuerto la maleta será facturada, y el cliente recibe una notificación del proceso y ya solo se tendrá que preocupar de recoger la maleta en la cinta transportadora del aeropuerto de destino.