• Conéctate
El Tour de Francia de los quesos
Publicado el 12/09/2019

CulturaFrancia

Twitter Facebook 7 compartidos

Con al menos 1200 variedades diferentes registradas, el queso es uno de los mayores emblemas gastronómicos de Francia. Y es que no hace falta ser un especialista en la materia para conocer que nuestros vecinos del norte sienten auténtica devoción por estos productos lácteos. Si tú también te pirras por el queso y te apetece profundizar un poco en la tradición quesera del país galo, te invitamos a embarcarte en este delicioso recorrido culinario por las 22 antiguas regiones francesas. Bon appétit!

  • Twitter
  • Facebook
  • Auvernia
    Auvernia

    Localizada en la zona central de Francia, Auvernia es una de las regiones históricas y culturales en las que la tradición agrícola y, especialmente ganadera, continúa estando más presente. Este territorio que desde 2016 comparte administración con la región de Ródano-Alpes, cuenta con dos apreciadas razas bovinas autóctonas orientadas a la producción láctea (salers y aubrac) con las que se elaboran algunos de los quesos más consumidos y famosos del país, repartidos a lo largo de seis denominaciones de origen controlado (AOC): Bleu d'Auvergne (foto) , Cantal entre-deux, Cantal Jeune, Fourme d'Ambert, Salers y Saint-Nectaire. Aunque todos ellos son deliciosos, si tuviésemos que elegir uno sólo como embajador de la región, sin duda nos decantaríamos por el primero, cuya degustación recomendamos acompañar con un vino blanco afrutado como un Monbazillac o un Jurançon.

  • Ródano-Alpes
    Ródano-Alpes

    Nos encontramos ante otra de las regiones más queseras del país galo. Localizada a los pies de la imponente cordillera de los Alpes, que ejerce de frontera natural con Suiza e Italia, las verdes llanuras y pastizales de este territorio son perfectas para el ganado bovino y caprino con el que se elaboran más de una veintena de quesos diferentes de los cuales siete cuentan con el sello o denominación AOC: Beaufort, Reblochon (foto), Bleu de Vercours, Saint-Marcellin, L'Abondance, Picodon y la toma de Bauges. El primero de ellos en adquirir esta distinción fue el Reblochon (1958), con el que se elabora uno de los platos invernales más populares (y contundentes) de toda Francia: la deliciosa tartiflette saboyana, especialidad originaria de las zonas de montaña elaborada a base de queso patatas cocidas, cebollas, bacón, crème fraîche, pimienta, y en ocasiones un chorrito de vino blanco, que es servido todo junto bajo una capa gratinada. Por último, el famoso emmental de Saboya también merece una pequeña mención. Y es que pese a no ser poseedor de una denominación AOP, dada su enorme popularidad, este es uno de los quesos más apreciados y consumidos no solo en Francia, sino en el mundo entero.

  • Borgoña
    Borgoña

    Si bien es cierto que la antigua región de Borgoña es principalmente conocida por su milenaria tradición vinícola, este territorio que desde 2016 comparte administración con el Franco Condado atesora unas cuantas variedades de quesos muy apreciadas tanto dentro como fuera de las fronteras del hexágono. Entre los elaborados con leche de vaca destacan el Époisses (foto) y el Chaource, mientras que en el apartado de quesos de cabra, personalmente nos quedamos con el Bouton de culotte, el Mâconnais y el Charolais. Todos ellos son perfectos para ser acompañados con cualquiera de los excelentes caldos de la tierra.

  • Centro-Valle del Loira
    Centro-Valle del Loira

    La región de Centro-Valle del Loira es especialmente fuerte en quesos de cabra. De hecho, hasta 2015, de las 14 variedades con Apelación de Origen Protegido (AOP) que hay en toda Francia, cinco de ellas estaban localizadas en este territorio. El irresistible Crottin de Chavignol (foto), el Sainte-Maure de Touraine , probablemente uno de los quesos de cabra más populares de Francia que se caracteriza por su costra cubierta de cenizas, así como por la paja que lo atraviesa de punta a punta; el Pouligny Saint-Pierre (medalla de oro en el concurso de París de 1901 y AOC desde 1976), el Selles-sur- Cher y el Valençay conforman el quinteto ganador de esta región salpicada de imponentes palacios y castillos.

  • Franco Condado
    Franco Condado

    Localizado entre Borgoña y Suiza, el Franco Condado es el hogar de uno de los quesos más famosos de toda Francia: el Comté. Esta variedad originaria del departamento de Jura es elaborada con leche de vaca y añejada durante un mínimo de cuatro meses, aunque algunos productores llegan a alargar el proceso incluso hasta más de tres años. Se trata de una de las variedades de queso más antiguas que se conocen, ya que incluso aparece en varios registros que datan de los tiempos del Imperio romano. Pero además del Compté, la región produce otros reputados quesos como el famosísimo Gruyere, el Morbier, el Mont d'Or o la Cancoillotte, la mayoría de los cuales son elaborados con leche de vaca.

1