• Conéctate
Indonesia cambiará de capital debido a las inundaciones y al exceso de población en Yakarta
Publicado el 06/09/2019

PolíticaIndonesia

Twitter Facebook 1 compartir

A finales de 2020 el Gobierno de Indonesia comenzará a construir su nueva capital en la zona este de la isla de Borneo, para tratar de buscar una solución ante el exceso de tráfico, la superpoblación y las inundaciones de Yakarta, según informó el pasado 26 de agosto presidente del país, Joko Widodo.

Una iniciativa que llevaba décadas siendo planteada

Una iniciativa que llevaba décadas siendo planteada
© 123 RF

La nueva capital, cuyo nombre todavía no ha sido decidido, contará con una capacidad suficiente para alojar inicialmente a un millón y medio de personas, y tendrá un coste cercano a los 466 billones de rupias (29.330 millones de euros). El Gobierno espera poder hacer efectivo el traslado en 2024, coincidiendo con el final de la legislatura del actual presidente.

La nueva capital de Indonesia estará ubicada en una zona situada entre las poblaciones de Kartanegara y Penajam Paser Utara, en la zona oriental de la isla de Borneo, dentro de un área de mínimo riesgo de desastres naturales como terremotos, tsunamis o erupciones volcánicas, fenómenos que azotan con bastante frecuencia el archipiélago. Esta ubicación es también estratégica por su cercanía con la capital de la provincia, Balikpapan, así como con el parque nacional Bukit Soeharto.

Según informó el ministro de Planificación del Desarrollo Nacional, Bambang Brodjonegoro, hasta finales de 2020 se seguirá diseñando la ciudad y sus infraestructuras, que serán construidas prácticamente desde cero.

El ministro comunicó que el 19% de los fondos para su construcción provendrá del presupuesto federal, mientras que el resto será financiado mediante la venta de activos del Gobierno en Yakarta y la inversión de empresas privadas y nacionales.

Actualmente cerca de 30 millones de personas viven en el área metropolitana que conforma Yakarta y las urbes situadas en torno a ella, lo que ocasiona frecuentes atascos y un daño ambiental considerable por las emisiones.

Por otro lado, las inundaciones son otro de los grandes peligros de la actual capital debido al hundimiento del suelo como consecuencia de la explotación de acuíferos subterráneos, el cual es especialmente notable al norte de la ciudad, en donde llegan a registrarse en torno a 15 y 20 centímetros al año.

Además, las inundaciones suponen un peligro a causa del hundimiento del suelo, causado sobre todo por la extracción del agua subterránea y que afecta especialmente al norte de la capital, donde el pavimento cede entre 15 y 20 centímetros anuales.

La idea de reubicar la capital ha sido valorada desde hace décadas por los sucesivos gobiernos desde la presidencia Sukarno, el padre de la independencia frente a los Países Bajos, quien gobernó en el archipiélago entre 1945 y 1967.