• Conéctate
Kawah Ijen: un volcán de lava azul
Publicado el 09/07/2019

NaturalezaIndonesia

Twitter Facebook 3 compartidos

Un volcán que escupe brillante lava de un intenso color azul. Parece la descripción propia de un paraje de otro mundo, de otra galaxia, o de un set de rodaje de una película de ciencia ficción, pero no. Es real y se llama Kawah Ijen, y se encuentra en Indonesia. ¿Quieres saber más? ¡Pues continúa leyendo!

  • Twitter
  • Facebook
  • El volcán más popular de Indonesia
    El volcán más popular de Indonesia

    El Kawah Ijen es uno de los conos volcánicos del volcán Ijen, en Indonesia. Pertenece al Anillo de Fuego del Pacífico, y se encuentra exactamente en el extremo oriental de Java, en el sureste de la Caldera Kendeng del volcán Ijen. La culminación de este macizo volcánico no debe confundirse con el volcán Merapi, también ubicado en la isla de Java. Su nombre significa cráter verde en javanés, lo cual resulta paradójico, ya que se ha hecho famoso por su lava azul.

  • El lago más ácido del mundo
    El lago más ácido del mundo

    El cráter de Kawah Ijen alberga un lago ácido de un kilómetro de largo, 600 metros de ancho y de un bello color turquesa que se debe a la extrema acidez de sus aguas, consideradas las más ácidas del mundo. La especial particularidad del Kawah Ijen es la presencia de un solfatara en el flanco interior sureste del cráter, cerca de la orilla del lago y que produce grandes cantidades de azufre, que cristaliza en concreciones después de ser emitido como vapores.

  • ¿Lava azul?
    ¿Lava azul?

    En realidad se trata de un curioso efecto. Y aunque la lava en sí no es de color azul, el fenómeno no deja de ser sorprendente. Los vapores, cuya composición química es característica de los volcanes de subducción, se emiten a una temperatura aproximada de 200 ° C y están compuestos principalmente de dióxido de azufre, sulfuro de hidrógeno y vapor de agua, así como de ácido de clorhidrato, aunque en menor proporción, lo que les confiere un tono amarillento. A medida que sale de la tierra en estado gaseoso, el azufre puede encenderse y producir llamas azules, un fenómeno especialmente notable en Kawah Ijen, más que en ningún otro lugar de La Tierra.
    Por que, en definitiva, no es la lava la que es azul, sino las llamas que la rodean. El volcán libera una gran cantidad de gases sulfúricos que, a altas temperaturas, se encienden, produciendo llamas azules que pueden alcanzar hasta cinco metros de altura. Además, cuando la lava se enfría, pasa por un estado líquido antes de cristalizar que forma concreciones que varían en color del amarillo canario al naranja.

  • El origen del fenómeno
    El origen del fenómeno

    El origen de este solfatara se explica por la circulación de agua en la cima del volcán, que ve cómo el agua ácida del lago se filtra hacia el volcán, calentándose en contacto con el magma hasta el punto de vaporización, y arrastrando elementos minerales para finalmente subir a la superficie formando estos penachos amarillos de vapor de agua cargados con elementos minerales.
    El viejo volcán Ijen de 3.500 metros de altura se formó hace 250.000 años, cuando entró en una erupción que dio origen a la actual caldera Kendeng. Posteriormente, se establecieron conos en el extremo sur de la caldera, incluido el Kawah Ijen, el último de los cuales se formó hace unos 2.590 años.

  • Burbujas de 10 metros
    Burbujas de 10 metros

    Este volcán ha sido durante varios siglos la sede de la única actividad eruptiva de Ijen. Estas erupciones, que se concentran en el interior del cráter, producen unas cenizas que a su vez generan lahares que fluyen hacia los valles circundantes. Durante estas erupciones, el lago también se agita por el aumento de burbujas de gas volcánico que pueden alcanzar los 10 metros de diámetro que recuerdan a los géiseres de Islandia.

1