• Conéctate
Machu Picchu: en camino de la reapertura
Publicado el 08/02/2010 Modificado el 20/07/2015

SeguridadPerú

Twitter Facebook

La famosa ciudadela inca de Machu Picchu, hasta el momento inaccesible tras las intensas lluvias de hace unos días, podrá visitarse de nuevo una vez que finalicen los trabajos de rehabilitación

La famosa ciudadela inca de Machu Picchu, hasta el momento inaccesible tras las intensas lluvias de hace unos días, podrá visitarse de nuevo una vez que finalicen los trabajos de rehabilitación de un camino alternativo que permite acceder a esta joya arqueológica.

El Gobierno de Perú está «trabajando rápidamente» para tener lista esta vía, según informa el organismo de promoción turística Promperú, que no confirma la fecha exacta de la apertura ante la inestabilidad climatológica. En cambio, sí estima en unas «siete u ocho semanas» el tiempo que llevará la reconstrucción de la línea de tren, que «ha sufrido serios daños» y es la senda más utilizada por los turistas para visitar el santuario.

Otra forma de llegar a Machu Picchu es hacerlo por el Camino Inca, el utilizado por los antiguos pobladores y aún en uso, que cada febrero se cierra al público por tareas de mantenimiento. Este año, como consecuencia de las lluvias, el Instituto Nacional de Cultura de Perú (INC) evaluará la situación de este camino en marzo para reabrirlo o buscar una solución a los turistas que ya han adquirido las entradas. «Modificar la fecha o devolver el dinero» son las alternativas que se barajan.

A pesar de todo, el conjunto arqueológico de Machu Picchu, así como la propia ciudad inca de Machu Picchu, «no han sufrido daños», según la verificación realizada por el propio ministro de Comercio Exterior y Turismo, Martín Pérez. La Unesco, que en 1983 declaró el santuario Patrimonio Cultural de la Humanidad, verificará asimismo la situación.

Por su parte, la ciudad de Cuzco, a unos 110 kilómetros de Machu Picchu, continúa con su actividad turística «sin contratiempos». Sus atractivos arqueológicos y culturales permanecen abiertos al público, añade Promperú.

Tras las lluvias y el desbordamiento de ríos producidos hace unos días, más de 4.000 turistas quedaron atrapados en Aguas Calientes, una localidad de paso en la visita de Machu Picchu. La catástrofe ha dejado una veintena de víctimas, más de 35.000 heridos y unas 7.000 viviendas destruidas.