• Conéctate

Modène

  • Módena, apreciada por sus especialidades enogastronómicas, sobre todo el vinagre balsámico y el vino lambrusco, y conocida en todo el mundo por la compañía Ferrari, también es una ciudad de arte y cultura. Piazza Grande, junto al Duomo y el campanario (la Ghirlandaia) que la coronan, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Duomo, espléndido ejemplo de arquitectura románica en ...
    © V. Voennyy / 123RF
  • La catedral de Módena, obra maestra del Románico, forma parte del patrimonio de la Unesco. Una placa en el ábside mayor cita como fecha de fundación de la iglesia el 23 de mayo de 1099.
    © V. Voennyy / 123RF
  • Uno de los leones que adornan las puertas de la fachada de la Catedral.
    © V. Voennyy / 123RF
  • El interior de la Catedral está estructurado en tres naves y contiene múltiples obras de arte. En la foto, el ábside central, muy decorado.
    © V. Voennyy / 123RF
  • El claustro de la biblioteca Delfini en Módena.
    © V. Voennyy / 123RF
  • El jamón de Módena es un producto refinado de la actividad agroalimentaria de la región: es popular comerlo con melón, aunque también está muy bueno acompañado de higos.
    © V. Voennyy / 123RF
  • El vinagre balsámico tradicional de Módena es un producto de la cocina de Módena, cuya producción ya estaba documentada en el 1046.
    © V. Voennyy / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Italia

Módena, apreciada por sus especialidades enogastronómicas, sobre todo el vinagre balsámico y el vino lambrusco, y conocida en todo el mundo por la compañía Ferrari, también es una ciudad de arte y cultura. Piazza Grande, junto al Duomo y el campanario (la Ghirlandaia) que la coronan, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Duomo, espléndido ejemplo de arquitectura románica en Italia, fue diseñado por Lanfranco, mientras que la decoración de la fachada, enriquecida por bajorrelieves y estatuas de profetas y criaturas fantásticas, es obra de Wiligelmo, uno de los escultores más apreciados de la época. El mármol blanco en la iglesia se repite, a pocos pasos, en la Ghirlandaia, una torre del siglo XIV, llamada así por las balconadas que rodean la cúspide y recuerdan las guirnaldas.

otros rincones del mundo
Emilia-Romaña : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches