Nara

  • Al igual que Kioto, que la sucederá en el título de capital del país, la ciudad es un centro importante para las tradiciones niponas. A 1 h en tren desde Kioto, Nara supone una bonita excursión de un día. La ciudad tiene un interés relativo, pero el «parque de los ciervos» es de fácil acceso desde la estación y permite que los visitantes entren en contacto con los numerosos gamos, mensajeros de los ...
    © Matee Nuserm / 123RF
  • La ciudad cuenta con 8 emplazamientos declarados patrimonio mundial de la Unesco.
    © Matee Nuserm / 123RF
  • Antes de Tokio y Kioto, Nara fue la primera capital del país en el siglo VIII.
    © Matee Nuserm / 123RF
  • En cada visita al templo, los visitantes anotan sus deseos y oraciones en los ema, unas placas de madera decoradas, antes de colgarlas en el recinto del templo.
    © Matee Nuserm / 123RF
  • Nara es un importante lugar de culto en el que se encuentran muchos templos budistas y santuarios sintoístas.
    © Matee Nuserm / 123RF
  • El Budismo, procedente de Corea, se implantó en Japón a partir del siglo VI.
    © Matee Nuserm / 123RF
  • Los gamos son enviados de los dioses y son profundamente respetados por los visitantes. Estos últimos dan galletas a los animales, para ganarse sus favores.
    © Matee Nuserm / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Japón

Al igual que Kioto, que la sucederá en el título de capital del país, la ciudad es un centro importante para las tradiciones niponas. A 1 h en tren desde Kioto, Nara supone una bonita excursión de un día. La ciudad tiene un interés relativo, pero el «parque de los ciervos» es de fácil acceso desde la estación y permite que los visitantes entren en contacto con los numerosos gamos, mensajeros de los dioses en la religión sintoísta, que pasean en completa libertad. Atento a que nada sobresalga de tus bolsillos porque los animales están acostumbrados a que les den galletas (a la venta en todas partes) y su glotonería no tiene más límite... ¡que tu vigilancia! El visitante se concentrará en sus museos y especialmente en el Museo Nacional de Nara, que posee una bonita colección de arte budista. No obstante, a Nara se viene a visitar sus templos. El primero de ellos es uno de los más antiguos: el Todaiji. Es la mayor construcción de madera del mundo y recuerda que aquí fue donde el budismo importado al archipiélago alzó el vuelo. En el interior, un inmenso Buda de bronce también de 16 m de alto demuestra un fervor moderno esta vez. Entre los otros centros religiosos podemos citar el Gran Santuario Kasuga dedicado al sintoísmo y el Kofokuji, reconocido también por la Unesco.

Nara : qué visitar ?

Los templos

otros rincones del mundo
Japón : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches