Asilah

  • A unos 40 km al sur de Tánger, la pequeña ciudad de Asilah ofrece una apacible estancia dentro de sus murallas fortificadas del siglo XV. Desde lo alto de sus anchas murallas ocres, flanqueadas por dos bastiones, podrás admirar el mar, la medina y las callejuelas de casas blancas. Las fachadas de la ciudad, tierra de acogida para numerosos artistas, sirven igualmente de soporte para frescos murales. ...
    © Eduardo Lopez Coronado / 123RF
  • Lugar en el que se dan cita los habitantes procedentes del Rif que acuden para vender sus productos. La medina está intacta.
    © Eduardo Lopez Coronado / 123RF
  • Las aceitunas forman parte de los ingredientes básicos de la cocina marroquí. En el zoco de Assilah podrás encontrar las que quieras.
    © Eduardo Lopez Coronado / 123RF
  • No hay nada más agradable que acudir al zoco para comprar productos frescos y cultivados en la región.
    © Eduardo Lopez Coronado / 123RF
  • Pasea tranquilamente por las calles de la ciudad. Descubrirás las murallas portuguesas, la medina, y también palacios y torres.
    © Eduardo Lopez Coronado / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Marruecos

A unos 40 km al sur de Tánger, la pequeña ciudad de Asilah ofrece una apacible estancia dentro de sus murallas fortificadas del siglo XV. Desde lo alto de sus anchas murallas ocres, flanqueadas por dos bastiones, podrás admirar el mar, la medina y las callejuelas de casas blancas. Las fachadas de la ciudad, tierra de acogida para numerosos artistas, sirven igualmente de soporte para frescos murales. El palacio de Raissouli, construido a comienzos del siglo pasado, es hoy un centro cultural. La ciudad celebra igualmente en agosto un festival de música.

otros rincones del mundo
Marruecos del Norte : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches