Salé

  • Separada de Rabat por un estuario, Salé conserva un monumento merinida que figura entre los más antiguos de Marruecos: la puerta Bab el Mrisa. Allí descubrirás igualmente la medina, cuyas estrechas callejuelas forman un auténtico laberinto, la madrasa el Hassan, una escuela coránica, y el Borj, un bastión del siglo XVII con bellas vistas del océano, el estuario y Rabat. Merecen igualmente una ...
    © Luisa Puccini / 123RF
  • Una de las bonitas medersa de Salé con sus mosaicos y sus strucks
    © Luisa Puccini / 123RF
  • Su medina tiene encanto y sus murallas de piedra tallada valen la pena.
    © Luisa Puccini / 123RF
  • Aquí en Salé, la vida de cada día sigue siendo auténtica y los desplazamientos se hacen en asno
    © Luisa Puccini / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Marruecos

Separada de Rabat por un estuario, Salé conserva un monumento merinida que figura entre los más antiguos de Marruecos: la puerta Bab el Mrisa. Allí descubrirás igualmente la medina, cuyas estrechas callejuelas forman un auténtico laberinto, la madrasa el Hassan, una escuela coránica, y el Borj, un bastión del siglo XVII con bellas vistas del océano, el estuario y Rabat. Merecen igualmente una visita el zoco el Ghezel por la lana y el zoco el Merzouk por las joyas.

otros rincones del mundo
Marruecos el Centro : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches