Lugares turísticos Myanmar

  • Myanmar
    Myanmar
    © SANCHAI LOONGROONG / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Myanmar

Los paisajes

Visitar Birmania es descubrir nuevos horizontes. Los paisajes te embaucarán, ya que cada uno tiene su personalidad y su encanto. El norte se divide entre arrozales y selvas tropicales. En el centro del país, las llanuras son amplias y están atravesadas por grandes ríos. Aquí se alza el majestuoso monte Popa, un volcán de 1518 m. Es un oasis en medio de la aridez de esta región del país. Considerado como el refugio de los espíritus del Bien y del Mal, es un importante lugar de peregrinación para los budistas. Además, hay un monasterio en la cima de la antigua chimenea volcánica, a 737 m de altitud. Más al este, a lo largo de la frontera tailandesa, se alzan impresionantes relieves montañosos. En estas montañas se encuentra el lago Inle, el segundo más grande del país. Es uno de los lugares más poéticos del planeta. Cada año se organizan carreras de piraguas para festejar el final de la Cuaresma búdica entre los meses de septiembre y octubre. Tampoco te puedes perder el Kyaikto o Roca dorada, figura emblemática del budismo y de Birmania. Según cuenta la leyenda, la roca habría sido colocada aquí por dos nats (espíritus) hace 2500 años, y se mantendría gracias a un cabello de Buda.

Las costas

Myanmar, bañado por el mar de Andamán por el sur y por el golfo de Bengala por el noroeste, cuenta con 1930 km de litoral. Las playas de arena blanca se concentran principalmente a lo largo del delta del Irawadi. La mayoría de las costas, la de Arakan (noroeste) y la de Tenasserim (sureste) están elevadas, son rocosas y están sembradas de islas, especialmente en el sur, donde se sitúa el archipiélago Mergui. La infraestructura hotelera aún está poco desarrollada, lo que permite que el lugar conserve un aspecto virgen. Sin embargo, la playa de Ngapali empieza a convertirse en el lugar en el que de marzo a abril se da cita un buen número de birmanos, por lo que corre el riesgo de convertirse en una atracción turística.

Fauna y flora

La mitad de la superficie del país está cubierta por bosques. Cada región cuenta con sus particularidades en materia de fauna y flora. Cerca de los bosques tropicales del norte, habitan simios, ardillas voladoras y miles de aves en un paisaje tapizado por las plantaciones de sésamo, tabaco y té. El centro del país es más árido y en él predominan los templos budistas en lugar de la ganadería y la agricultura. Cuando en el siglo XIII Marco Polo llegó a Myanmar describió una fauna y una flora con «grandes bosques rebosantes de elefantes, unicornios y otras bestias salvajes». Aunque no es probable que te cruces con unicornios, el país cuenta a día de hoy con 251 especies de mamíferos, 687 de aves, 203 de reptiles y 70 de anfibios. Estas cifras incluyen 32 especies amenazadas, entre las que se cuentan el tigre, dos especies de rinocerontes y el panda rojo.

Arte y cultura

El budismo sigue siendo el punto alrededor del cual gira toda la cultura birmana. No se puede hablar de arte sin evocar esta religión que influye en todos los ámbitos del país. El arte birmano se concentra alrededor de la creación de lugares de culto: templos, monasterios, pagodas, budas, estupas... La forma más expresiva del arte birmano es el espectáculo de marionetas, aunque, por desgracia, los birmanos lo relegan cada vez más a un segundo plano. El espectáculo de marionetas tiene como temas principales las leyendas de los nats (espíritus) y la mitología india. La música y el baile se siguen considerando como las artes más «nobles», dado que son las más espirituales por crear una unión entre el cuerpo y el alma. La danza y la música birmanas, con una marcada influencia de la India, Camboya e Indonesia, retoman los cuentos y las leyendas sobre la vida de buda.

otros rincones del mundo
Myanmar : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches