Kathmandú

  • Katmandú es la capital religiosa y política de Nepal.
    © Bruno Morandi
    Katmandú, Durbar Square

    Katmandú es la capital religiosa y política de Nepal.

Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Nepal

Al perderte por el laberinto de callejas de Katmandú, fácilmente te creerás en una ciudad medieval. Durante mucho tiempo considerada "la Florencia de Asia", esta ciudad esconde infinitos tesoros arquitectónicos. Te recomendamos que adquieras en una librería el plano "Katmandou from the Sky", el más detallado. La ciudad antigua comienza en Durbar Square, un auténtico museo al aire libre en el que se palpa el virtuosismo del arte newar. Infinidad de templos pagodas, monasterios y casas decoradas con puntillas de madera rodean el antiguo Palacio Real. Visita la casa de la Kumari, en la que reside la "diosa viviente", una niña que es la encarnación de Kali, la diosa protectora de Nepal. Otra de las joyas de Katmandú es el templo real de Taleju, con sus tres niveles de tejados, que domina al resto de edificios desde sus 40 m de altura. Tampoco debes perderte el Nasal Devata y el templo de Bhimsen, ambos fundados en el s. XVII. Por su parte, los templos de Shiva y Parvati, construidos a finales del s. XVIII, son una auténtica obra de arte de la arquitectura clásica: las estatuas de dioses se asoman a las ventanas, intentando observar el espectáculo de las calles... Los antiguos barrios newar son los más animados y variopintos de Katmandú. En ellos se encuentra el templo de Seto Machendranath (s. XV), dedicado tanto al culto budista como al hinduista. Su pagoda es una de las más elegantes de Nepal. Después, puedes perderte por el mercado de Asan Tole, y dejarte empujar por el bullicio de una multitud febril en la que se mezclan porteadores y rickshaws, los tradicionales taxis de tres ruedas. Allí se eleva la pagoda de la diosa Annapurna, un elegantísimo templo de bronce y cobre. No dejes de visitar el barrio de Lagan, en el suroeste de la ciudad, el monasterio de Jya Bahal, cuya ornamentación destaca por su excepcional riqueza, y la fuente de Sundhara, la más bella de Katmandú. Acabaremos con otra manifestación arquitectónica de Katmandú: los inmensos y fastuosos palacios neoclásicos fundados por los príncipes de la dinastía de los Rana. Otros lugares de interés son el Singha Darbar, que fue la residencia privada más grande del mundo y hoy es el palacio del Primer Ministro, el Shanker, transformado en hotel; el Baber Mahal, una imitación del Buckingham Palace; el Gaddi Bai Thak, imbricado en el antiguo Palacio Real; los vestigios del palacio de Lal Darbar, que acoge en algunos de sus salones espectáculos de folclore (puedes informarte en el hotel Yak and Yeti)... Rodeado por un anillo de montañas, el valle de Katmandú, que cuenta por sí solo con 2.700 templos y estupas, se impone como la cuna del patrimonio turístico de Nepal. Los enclaves más importantes se encuentran a menos de 15 km de la capital, por lo que es posible programar varias visitas en un mismo día, tomando un taxi.

otros rincones del mundo
Nepal : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches