• Conéctate
¡Un Spanish Gin Tonic, please!
Publicado el 08/04/2014 3 compartidos

SociedadEstados Unidos

Twitter Facebook 3 compartidos

Las instrucciones para hacer el Spanish Gin Tonic son muy sencillas. Siempre ?repetimos- SIEMPRE debe ir en vaso de balón, de lo contrario perdería todo el glamour. Condimentado con las proporciones perfectas de tónica y ginebra, la variante española le añade un "twits" de cáscara de limón verde. Este último paso le da personalidad y le dota de valor simbólico, algo que a los más exigentes del otro lado del charco les vuelve locos.

© The Delicious Life

Las instrucciones para hacer el Spanish Gin Tonic son muy sencillas. Siempre ?repetimos- SIEMPRE debe ir en vaso de balón, de lo contrario perdería todo el glamour. Condimentado con las proporciones perfectas de tónica y ginebra, la variante española le añade un "twits" de cáscara de limón verde. Este último paso le da personalidad y le dota de valor simbólico, algo que a los más exigentes del otro lado del charco les vuelve locos.

Pese a que la bebida nació en el mundo anglosajón, la moda de beber este coctel en España ha hecho que se creen decenas de primos-hermanos de la bebida. Así, la creatividad y el modo de jugar con los aderezos han triunfado en los pubs de New York City.

Admitimos que lo genuino tiene más autenticidad, pero la forma en la que los barmen españoles han dotado de frescura a la tradicional bebida es para quitarse el sombrero. Los cítricos, las especias y los botánicos dotan a la dama blanca de originalidad, color y un sabor mestizo que ha enamorado los corazones de los yakees.

El éxito de la bebida alcohólica made in Spain ha sido atribuido por Rives, una empresa especializada en la producción artesanal de destilados y espirituosos. Explica que no solo la naranja, la lima, los enebros, cardamomo, canela y los granos del paraíso son los responsables de este desmesurado éxito. La fama se debe a mesura de unas proporciones perfectas -una parte de gin y dos partes y media de tónica. Gracias a ello, conseguidos una bebido agradable y liguera, con una graduación de 15 grados. ¡Como tomarse un vino durante la cena, vaya!

Los sentidos son imprescindibles en la degustación de esta obra gastronómica. El juego a través de la vista, gracias a su apariencia cristalina, el olfato, que se copa de aromas limpios y frescos, y el gusto, que transporta al consumidor a una huerta española, son la guinda que redondea esta copa.

Pero como todo buen camarero sabe, siempre hay un secreto que no se desvela, pero esta vez haremos una excepción: hay que utilizar una cucharilla imperial para enfriarlo. Se deja que la copa se impregne del hielo durante unos minutos para después decantar el agua que sobre. El uso de este cubierto a la hora de servir el Gin Tonic Español mantiene la fuerza del combinado en perfecta armonía con una calidad superior.

No lo piensen más y pídete un Spanish Gin Tonic cuando vayas de viaje a Nueva York.