Publicado el 28/11/2018

#Cultura #Colombia

17 razones por las que visitar Colombia

En el diverso e impresionante paisaje de Colombia puedes encontrar todo lo que deseas para las vacaciones: montañas y montañas en los maravilloso Andes, playas tropicales sacadas de película, densas selvas tropicales ubicadas a más de 900 metros sobre el nivel del mar...Además del encanto de la naturaleza, las principales ciudades del país están experimentando un renacimiento en cuanto a la cultura, el arte y la tecnología, convirtiéndose así en uno de los países punteros de América del Sur. Aquí tienes 17 razones para convencerte de que Colombia debe ser tu próximo destino

Parque Nacional Tayrona

Parque Nacional Tayrona © Jesse Kraft

Ubicado en la costa norte del Caribe, el Parque Nacional Tayrona alberga unas ruinas prehispánicas, bosques tropicales y algunas de las playas más hermosas del país.

Si bien las playas pueden ser la atracción más grande el lugar, el parque también es famoso entre los amantes de la ornitología y los entusiastas de la vida silvestre que desean ver monos, lagartos y cóndores andinos en su hábitat natural.

Ciudad Perdida

Ciudad Perdida © Daria Tatara

Escondida entre las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentra Ciudad Perdida, una ciudad 650 años más antigua que Machu Picchu, que permaneció sin descubrir por más de mil años.

Solo es accesible a través de una buena caminata de casi 44 kilómetros, atravesando una densa jungla y subidas empinadas, pero sin duda es una experiencia única que merece la pena vivir una vez, para saber más sobre aquellos que habitaron el lugar en algún momento de la historia.

Medellín

Medellín © Daniel Ferreira-Leites Ciccarino

Situada en el valle de Aburrá, en los Andes centrales, la segunda ciudad de Colombia tiene un clima agradable durante todo el año.

A pesar de arrastrar un oscuro pasado por ser el centro del narcotráfico más famoso de Colombia y casi del mundo entero, Medellín se está transformando rápidamente en el Silicon Valley de América Latina, un cambio notable que es fruto de la política pública y los planes de estudios escolares que han puesto en marcha en esta ciudad colombiana. Gracias a los dirigentes y a las iniciativas comunitarias, la tasa de criminalidad de Medellín se ha disminuido significativamente y con ella la pobreza y el desempleo.


Hoy, Medellín es un ejemplo de desarrollo económico inclusivo, integrando los barrios más pobres y creando oportunidades para los negocios locales. La ciudad está también totalmente comprometida con la promoción del arte, la educación y la sostenibilidad ambiental a través de su infraestructura y programas sociales. En todos los rincones de la región hay un gran espíritu empresarial y muchas ganas de innovar.

Pero la ciudad también atrae a gente de todo el mundo por sus jardines botánicos y la Plaza Botero, así como su festival anual de las flores.

Cartagena

Cartagena © Jesse Kraft

Esta ciudad del siglo XVI inmaculadamente conservada en la costa del Caribe debe incluirse en cualquier itinerario colombiano.

Visita el casco antiguo de Cartagena, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lleno de callejuelas empedradas y arquitectura colonial con coloridos edificios, así como el barrio de Bocagrande y el refugio de arte callejero de Getsemaní.

Valle de Cocora

Valle de Cocora © Konstantin Kalishko

Forma parte del Parque Natural de Los Nevados, en el departamento de Quindío.
El valle de Cocora es uno de esos paisajes naturales que cortan la respiración cuando llegas por primera vez. Naturaleza en estado puro, flora y fauna (mucha de ella en peligro de extinción) y el símbolo de Colombia: la Palma de Cera.

Salpicando los verdes valles de Cocora, entre la niebla típica del clima andino, estas palmeras crecen en su único refugio para poder sobrevivir. Llegan a alcanzar los 60 metros de altura. La cera que producen se usaba para fabricar velas hasta la llegada de la electricidad.

Este árbol tan especial como característico únicamente crece en esta zona del mundo, donde ponen un cuidado especial en su conservación, para que podamos seguir muchos años disfrutando del paisaje tan mágico que crean.

Santuario de Las Lajas

Santuario de Las Lajas © Rafal Cichawa

El Santuario de Las Lajas es una de las iglesias más inusuales del mundo, debido a su ubicación sobre un desfiladero.

Tiene el título de Basílica Menor y está dedicado a Nuestra Señora de las Lajas, que está pintada sobre las lajas (que son las rocas planas) del cañón. Esta imagen se dice que fue encontrada por casualidad por un indígena en el siglo XVIII. Entonces se construyó una simple capilla de madera, que posteriormente se remodeló en cuatro ocasiones más, hasta tener el aspecto imponente de hoy en día.


Las diferentes construcciones se financiaron, en parte, con donaciones de fieles colombianos y ecuatorianos, que consideran a esta Virgen muy milagrosa. De hecho, en el camino hasta el Santuario no faltan placas de agradecimiento. Es uno de los enclaves más fotografiados de todo el país.

Bogotá

Bogotá © Danaan Andrew Pacleb

Bogotá es la capital y la ciudad más grande de Colombia. Punto de convergencia de personas de todo el país, es diversa y multicultural y en ella se combinan construcciones modernas con otras que evocan su pasado colonial.

Bogotá es verde, gracias a sus parques y a los cerros orientales que dominan los santuarios de Monserrate y Guadalupe, pero también tiene el color del ladrillo de numerosos edificios llamados tesoros coloniales.


Pocas ciudades tienen un paisaje como el que los bogotanos disfrutan cuando su mirada se pierde en esa especie de mar verde que forma la cordillera de los Andes. En Bogotá, aparte de gozar de los espacios verdes, los viajeros encuentran el destino ideal para hacer negocios, que además les ofrece historia, diversión, gastronomía, cultura y mucho más.

El Centro Histórico de La Candelaria en Bogotá es un lugar mágico, pues es la zona en la que se encuentran grandes casonas construidas en la época colonial, que son testigo de la historia de la ciudad.

Otro que no puede faltar: el increíblemente empinado teleférico hasta el Monte Monserrate para disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad.

Isla Gorgona

Isla Gorgona © Benoit Daoust

Rodeada de aguas infestadas de tiburones y habitada por serpientes venenosas, la isla Gorgona sirvió como prisión desde los años cincuenta a los ochenta, y era considerada algo así como la Alcatraz colombiana.

La construcción de la prisión se inició en 1959 y se inauguró en 1960. Durante 23 años, los únicos que podían disfrutar del espectáculo de las ballenas jorobadas en la isla eran los presos de la Penitenciaría de Gorgona, que entre 1960 y 1983 albergó a los reclusos más peligrosos de Colombia.


Una vez cerrada la prisión,la isla se convirtió en un Parque Nacional en el que actualmente se puede disfrutar de ballenas, monos, lagartos y muchas serpientes.

La ubicación es remota, salvaje e incluso misteriosa, pero también es sorprendentemente hermosa, ya que su distancia del continente ha permitido que su ecosistema permanezca relativamente intacto. Si eres un auténtico aventurero, en esta isla colombiana tienes tu destino perfecto.

Catedral de sal de Zipaquirá

Catedral de sal de Zipaquirá © Jesse Kraft

Ubicada a casi 200 metros bajo tierra, este espacio sagrado originalmente srivió como una mina de sal en el siglo XIX.

En 1932 se descubrió que los mineros habían tallado un altar y un santuario donde podían rezar buscando protección antes de ir a trabajar.


Lo que existe hoy es una gran atracción subterránea con estatuas iluminadas con luces de colores y una capilla que recibe unos 3.000 fieles para los oficios católicos todos los domingos.

Santa Rosa de Cabal

Santa Rosa de Cabal © Danaan Andrew Pacleb

Si buscas una relajación única durante tu viaje por tierras colombianas, debes dirigirte a Santa Rosa de Cabal, una ciudad de uno 60.000 habitantes en las laderas occidentales de Los Andes.

La ciudad tiene dos retiros de agua termales, Termales Santa Rosa de Cabal Hotel y Termales Santa Rosa de Cabal Balnerario, que cuenta con piscinas de cascadas naturales en medio del bosque nuboso.

Bahía Solano

Bahía Solano © Marcelo Sanchez

Bahía Solano es el municipio más grande en la costa del Pacífico de la región de Chocó, conocido por su pesca en alta mar, el surf, el avistamiento de ballenas jorobadas y las oportunidades que ofrece para practicar el senderismo en la selva. Una alternativa diferente al turismo más típico en las grandes urbes.

Cabo de la Vela

Cabo de la Vela © Alberto Loyo

El desierto color ocre se encuentra con el mar cristalino y azulado en Cabo de la Vela, un lugar único rodeado de acantilados rocosos.

Ubicado en la península de Guajira, en el extremo norte de Colombia, no es fácil llegar a través de sus maltrechas carreteras, pero el viaje merece la pena.

Zona cafetera

Zona cafetera © Jesse Kraft

Colombia es el segundo mayor productor de café del mundo (después de Brasil) y la mayor parte se cultiva en una región: la Zona Cafetera, también conocida como el Triángulo del Café o Eje del Café.

Este sitio, reconocido por la UNESCO, alberga baños termales, jardines botánicos y plantaciones interminables de café en las laderas de los Andes. ¿Eres un amante de este maravilloso oro líquido?

Isla de Malpelo

Isla de Malpelo © Oliver Petschner

Ubicada a más de 480 kilómetros de la costa occidental de Colombia, esta isla de un kilómetro y medio de largo y el entorno marino que la rodean han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2006.

Es ampliamente reconocido como uno de los sitios de buceo más importantes del mundo, especialmente para personas que buscan nadar con tiburones, ya que en la isla de Malpelo se han registrado unos 200 tiburones martillo y más de 1.000 tiburones sedosos. ¿Te atreves?

Jardín Botánico del Pacífico

Jardín Botánico del Pacífico © markpittimages

El jardín botánico de esta costa del Pacífico comprende unos 420 acres de manglares y bosques tropicales, cascadas y playas, y vida silvestre como jaguares y perezosos.

Es posible también en este parque hacer senderismo a través de varias rutas debidamente señalizadas, pasear en barco y realizar expediciones para avistar ballenas.

Capurganá

Capurganá © Jesse Kraft

Capurganá es un idílico pueblo escondido en la costa noroeste de Colombia.

Parte de la aventura en sí misma es llegar hasta aquí, ya que solo se puede acceder en barco o en avioneta desde Medellín.


Pero una vez que consigues plantar un pie en esta región, las playas de película, lejos de la muchedumbre del turismo de masas, las selvas tropicales y los hermosos arrecifes de coral son dignas recompensar para tan arduo viaje.

Caño Cristales

Caño Cristales © Jesse Kraft

Caño Cristales es un río que se encuentra en el centro de Colombia que se convierte en una maravilla multicolor durante algunos meses al año.

El fenómeno ocurre durantes las estaciones húmedas y secas (generalmente entre julio y diciembre), durante las cuales una especie de planta llamada Macarenia clavigera que recubre el suelo del río se vuelve de un color rojo brillante. La planta no recibe suficiente luz solar durante la estación húmeda para cambiar de color, ni suficiente agua durante la estación seca.


Las plantas se compensan con arena amarilla y agua azul, lo que le otorga al río ese maravilloso efecto arcoíris.