• Conéctate
La Antártida a pie y en solitario: el sueño cumplido de Colin O'Brady
Publicado el 18/02/2019 2 compartidos

CulturaGroenlandia

Twitter Facebook 2 compartidos

¿Te imaginas ser capaz de cruzar el continente más frío del planeta a pie y en solitario? Lo que para muchos resultaría completamente imposible lo ha conseguido Colin O'Brady, un joven de 33 años procedente de Oregón, quien se ha convertido en el primer hombre en lograrlo

Una leyenda

Una leyenda
© Volodymyr Goinyk/ 123RF

Una historia digna de las páginas de una gran novela, con un protagonista fuerte capaz de alcanzar unos objetivos que la mayoría de las personas ni siquiera llegarían a plantearse. Y es que a veces la realidad supera a la ficción y los seres humanos son capaces de hacer cosas increíbles, como es el caso de Colin O'Brady, quien con solo 33 años ha sido capaz de cruzar el continente antártico sin ningún tipo de compañía. Su mayor arma ha sido un saco de dormir y una estricta disciplina que le ha permitido cumplir su objetivo: ser la primera persona en hacerlo a pie y en solitario.

Una historia de leyenda

Esta misión le ha llevado 54 días y un recorrido de 1.500 kilómetros hasta completarla en su totalidad. Para ello ha recibido un entrenamiento agotador para el cuerpo y especialmente para la mente, poniendo fin a esta aventura el pasado 26 de diciembre de 2018, fecha que lo coronó como el primer hombre en cruzar la Antártida en solitario. O'Brady inició la travesía desde el Campamento Glaciar Unión, con tan solo un saco de dormir para que pudiese aguantar hasta temperaturas de 40 grados bajo cero, esquís, paneles solares portátiles, teléfonos satelitales y módems, además de un GPS localizador programado con puntos de paso. Con estos artilugios a cuestas tendrías que ser capaz de pasar unos de los días más difíciles de su vida.

Cuerpo y mente: preparados para el gran reto

El entrenamiento previo al que se sometió le permitió poder llevar a cabo el recorrido, haciendo que su cuerpo se acostumbrase a soportar varios kilos de peso a la vez que tenía que caminar en un lugar donde la temperatura es extrema. Gracias a los entrenamientos con pesas logró ganar seis kilogramos de masa muscular y tener resistencia al frío sumergiendo sus extremidades en cubos con agua helada. En cuanto a la preparación del entrenamiento mental, O'Brady participó en retiros de meditación Vipassiana, una técnica surgida en la India y redescubierta por Gotama Buddha hace más de 2.500 años. Su finalidad es redescubrir la conexión entre la mente y el cuerpo mediante retiros de 10 días en los que sus asistentes meditan durante 10 horas.

Durante esta dura travesía, O'Brady tenía como rival al capitán del Ejército británico Louis Rudd, quien comenzó con ventaja hasta que el pasado 9 de noviembre el estadounidense pudo adelantarle y poner tierra de por medio. Aunque esta experiencia ha sido sin duda única en la vida de O'Brady, lo cierto es que este aventurero cuenta con experiencia en lo que a recorrer continentes se refiere, y es que en 2016 escaló las cumbres más altas de los siete continentes, incluyendo el Everest, en nada menos que en 132 días.

Para que podamos conocer cada uno de sus pasos, O'Brady ha dejado en Instagram varias fotografías y comentarios acerca de la aventura que ha vivido. Tan solo viendo las imágenes podemos hacernos una idea de por lo que ha tenido que pasar este aventurero hasta lograr su objetivo, aunque seguramente la satisfacción de haberlo conseguido valga mucho más que todo lo demás.