• Conéctate
Bloqueado en un aeropuerto durante 18 años
Publicado el 09/01/2015 10 compartidos

InsólitoIrán

Twitter Facebook 10 compartidos

VIAJEROS VARADOS: Activistas, refugiados políticos, exiliados, personas sin hogar o simplemente un tanto excéntricas. En los últimos años, la cifra de viajeros bloqueados-voluntaria o involuntariamente- en algunos de los principales aeropuertos del planeta, ha experimentado un crecimiento sin precedentes. Desde el ex informático de la CIA Edward Snowden, al hombre que inspiró el personaje interpretado por Tom Hanks en la película La Terminal. He aquí algunas de las historias más sobrecogedoras e impactantes sobre la vida en estos lugares de tránsito.

The Terminal: una historia basada en hechos reales

The Terminal: una historia basada en hechos reales
© DreamWorks

Hace diez años, las salas de cine de medio mundo se preparaban para el estreno del último film de Steven Spielberg: The Terminal. El actor norteamericano Tom Hanks daba vida al desorientado Viktor Navroski; un ciudadano originario de una nación imaginaria de Europa del Este, varado en mitad del aeropuerto JFK de Nueva York, a consecuencia de un golpe de estado en su país natal, acaecido cuando nuestro protagonista se encontraba en pleno vuelo.

Lo que pocos conocen, es que el genial cineasta y creador de grandes clásicos como E.T, Indiana Jones o Salvar al soldado Ryan, se inspiró en una historia real, desarrollada en el aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle, para el rodaje de la misma. Esta es la historia del iraní Mehran Karimi Nasseri, un refugiado político que durante 18 años sobrevivió atrapado en la Terminal 1 del citado aeropuerto, entre agosto de 1988 y julio de agosto de 2006.

El caso más extremo y llamativo entre más de un centenar de sucesos similares (forzados o no), como el del viajero japonés Hiroshi Nohara, quien vivió durante aproximadamente cuatro meses en el aeropuerto Benito Juárez de México en 2008, de forma totalmente voluntaria. Este excéntrico personaje acabo convirtiéndose en toda una celebridad local, rechazando incluso las repetidas proposiciones del consulado japonés en México para su acogida. Los motivos de tan sorprendente decisión continúan siendo a día de hoy todo un misterio. Hay quien baraja la hipótesis de que el hombre estuviera esperando al amor de su vida, ya que la última vez que fue visto en la terminal fue en compañía de una mujer encontrada en este mismo lugar, con la que literalmente, desapareció para no volver a la que durante tanto tiempo había sido su hogar sin dejar rastro.

Edward Snowden

Edward Snowden
©

Mucho más mediático y reciente es el caso del ex informático de la CIA Edward Snowden. El hombre que denunció públicamente el espionaje masivo practicado por la NSA (Agencia de Seguridad Naciona)l durante años, pasó en 2013 cerca de tres meses encerrado en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú, hasta conseguir asilo político temporal en Rusia, en donde reside desde entonces.

El Aeropuerto Internacional de Moscú-Sheremétievo

El Aeropuerto Internacional de Moscú-Sheremétievo
©

No tan famosa es la historia de un grupo de 16 refugiados somalíes varados en marzo de 2009 en el mismo aeropuerto moscovita, tras intentar sin éxito entrar en el país sin documentos. La petición de asilo político jamás obtuvo respuesta por parte de las autoridades de la Federación Rusa, por lo que tras varios meses malviviendo en las instalaciones de la terminal, fueron finalmente devueltos a Somalia, en donde algunos de ellos fueron acogidos por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El activista chino Feng Zhenghu en Tokyo

El activista chino Feng Zhenghu en Tokyo
©

También en 2009, el activista chino por los derechos humanos Feng Zhenghu, fue víctima de un intento de sabotaje por parte de las autoridades de su país natal, por el que acabaría pasando 92 días bloqueado en el interior del aeropuerto japonés de Tokyo Narita, a pesar de tener todos los documentos en regla para su retorno a China. Según el testimonio del propio Zhenghu, la táctica empleada por el Gobierno chino para boicotear su vuelta, no fue otra que la de presionar a las compañías aéreas para que estas impidieran su embarque, guardando así las apariencias. Tras cuatro intentos fallidos, nuestro protagonista por fin logró llegar hasta Shanghái, en donde fue detenido por las fuerzas de seguridad del estado, siendo nuevamente enviado a Tokio. Finalmente, el Ejecutivo japonés acabaría permitiendo la entrada en el país del célebre disidente, quien un año más tarde acabaría volviendo a China, para posteriormente ser detenido y mantenido en arresto domiciliario en Shanghái.

La historia de Zahra Kamalfar y sus dos hijos

La historia de Zahra Kamalfar y sus dos hijos
©

El Aeropuerto Internacional de Moscú-Sheremétievo fue el escenario en el que se desarrolló la trágica historia de la iraní Zahra Kamalfar y sus dos hijos menores de edad, tras la encarcelación y posterior ejecución por motivos políticos de su marido. Tras su huida de Irán y posterior llegada al aeródromo moscovita, la disidente intento sin éxito llegar a Canadá, en donde residía su hermano, valiéndose de falsos documentos para cruzar la frontera. Tras su llegada al aeropuerto de Fráncfort, desde donde pretendía llegar hasta su destino final, Kamalfar y sus dos hijos fueron devueltos a Moscú, permaneciendo durante cerca de diez meses bloqueados en el interior de la terminal aeroportuaria. Durante este largo periodo, las autoridades rusas barajaron la posibilidad de enviarles de nuevo a Irán, hasta que finalmente se les permitió embarcarse en un vuelo hacia Canadá, tras aceptar su petición de asilo político.

Mehran Karimi Nasseri: 18 años malviviendo en un aeropuerto

Mehran Karimi Nasseri: 18 años malviviendo en un aeropuerto
©

El keniata Sanjay Shah varado en el aeropuerto de Nairobi, el palestino Ahmed Kannan en Kuala Lumpur, la alemana Yvonne Paul en Ámsterdam… Los casos de viajeros bloqueados entre dos fronteras son mucho más numerosos y comunes de lo que la mayoría creemos. Pero si hay una historia que destaca por encima del resto, esa es la del Mehran Karimi Nasseri, el hombre en cuya biografía se inspiró el conocido film de Steven Spielberg. El célebre disidente iraní, estuvo durante 18 largos años atrapado entre los muros del aeropuerto Charles de Gaulle de Paris, tras su expulsión de su país natal a los 35 años de edad, por su oposición al régimen del Shah.

Antes de su llegada a la capital gala, Nasseri intentó sin pena ni gloria encontrar refugio en otras ciudades europeas, estableciéndose definitivamente en la terminal parisina entre agosto de 1988 y julio de agosto de 2006, previo breve paso por Bélgica, Reino Unido y un centro penitenciario francés, en el que estuvo internado cerca de tres meses. Tras su liberación y posterior llegada a Roissy-CDG, la situación reglamentaria de Nasseri se vuelve completamente kafkiana, llegando incluso en el delirio a afirmar que había olvidado hablar en persa, y que su verdadero nombre no era Mehran Karimi Nasseri, sino ?Sir, Alfred?, coma incluida. Tras su salida del aeródromo parisino por motivos de salud en 2007, Nasseri fue finalmente transladado al hogar de acogida Emmaüs France, situado en el distrito XX de la Ciudad Luz, en donde actualmente reside.