Publicado el 19/04/2017

#Naturaleza #Cabo Verde

Boa Vista, el paraíso desconocido del Atlántico

Escondida en el Océano Atlántico se haya la para muchos desconocida isla de Boa Vista. Playas inmaculadas, paisajes impresionantes y una cultura cargada de ritmos que invita a explorar estas costas caboverdianas. ¡Es hora de hacer un poco de justicia con este exótico rincón!

Paraíso terrenal

Sin duda alguna, las playas más bellas de Cabo Verde se encuentran en Boa Vista. Interminables extensiones de fina arena blanca de norte a sur, de este a oeste. La visita obligada es la playa de Santa Mónica, al sur de la isla. Totalmente desierta, es un rincón de ensueño abrazado a la orilla a lo largo de 22 kilómetros. El brillo del agua turquesa es impresionante y, a pesar de las fuertes olas, todas las playas de Boa Vista son maravillosas para los amantes de los deportes acuáticos. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Desierto de Viana

Un tramo radiante de oro como si se tratara de un mini desierto del Sahara al noroeste de la isla. Un punto incomparable para ver las llanuras de arena desde las alturas de la ciudad de Rabil, admirando los granos de arena negra salpicados por la luz. Ya sea a pie o en quad, hay varias maneras de disfrutar de este lugar surrealista, ¡el cual no puede dejar de visitar! - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Maravillas arquitectónicas

Boa Vista tiene algunas joyas arquitectónicas, que recuerdan a la edad de oro de su industria de la sal. Vale la pena visitar la capilla al norte de Sal Rei, en la Praia de Notre-Dame de Fátima, así como la casa de Benoliel de Carvalho. Vibrantes y llenos de color, no puede perderse estos edificios. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Sal Rei

Sal Rei (Rey de la Sal) debe su nombre a la industria de la producción de sal de la isla. En el noreste de la ciudad aún pueden encontrarse las fábricas de sal que aún quedan de la época de la colonización portuguesa. Hoy en día, Sal Rei es la tercera ciudad más grande de Cabo Verde y la capital de Boa Vista. Esculturas, monumentos y mercados de frutas en las calles colman la ciudad, ofreciendo diferentes maneras de pasar una agradable tarde en un lugar donde se pueden apreciar banderas de diferentes nacionalidades, representativas de la mezcla cultural que habita en la isla. La iglesia Praça de Santa Isabel es un edificio de estilo colonial, con una fachada ornamentada de estilo barroco. El océano Atlántico invita a pasear junto al viejo puerto y el astillero naval. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Dunas doradas

Boa Vista es literalmente una isla llena de dunas. Los vientos alisios parecen llevar las arenas desde el Sahara hasta Boa Vista y bendecirla con un ambiente más africano-oriental que al resto de islas. Al norte de Rabil y en la costa oeste, cerca de la playa de Chaves, encontrará dunas accesibles por las que caminar a pie. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Un pequeño 'trocito' de América

Cuando uno se adentra en el interior de Boa Vista, el paisaje se transforma totalmente y las aguas turquesas parecen transformarse en una isla desierta que se asemeja en cierta medida a las áridas llanuras de los Estados Unidos. ¡Muévete en quad y deja que el explorador que llevas dentro el control! - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Una belleza natural intacta

Entre dunas de arena, el desierto solo se ve interrumpido por la exuberante vegetación verde y zonas de roca volcánica, conformando un arco iris de colores. Unos cambios de tono que le hipnotizarán completamente. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Patrimonio nacional

Sumérgete en los antiguos preciados reinos del país, sobre todo con alguien de la zona bien informado. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

El contraste de Espingueira

Al norte de la isla, la arena fina es reemplazada por rocas irregulares y guijarros arenosos más ásperos. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Industria artesanal

Los artesanos han jugado un papel fundamental en el enorme florecimiento de industrias en Cabo Verde. Además de la tela (conocida como 'pano de terra'), grandes sombreros de paja y cestas de hojas de tamareira, Boa Vista produce y moldea cerámica. Pase por el sorprendente taller de Rabil. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Aromas de lo más exótico

Prepárese para viajar también a través de sus papilas gustativas. Con una gran variedad de pescados y mariscos, las delicias locales son variadas. El maíz dulce representa a menudo la base de cada plato, y el cerdo, la yuca y los frijoles son sus acompañantes. La especialidad, y plato más emblemático de la isla, se denomina Cachupa, y Sal Rei y Rabil son lugares perfectos para degustar su rico sabor. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Actividades deportivas

Desde el surf hasta el esrnórquel, pasando por el kite surf, el buceo, la pesca o los quads. Boa Vista tiene una gran variedad de actividades deportivas en su oferta. ¡Sumérgete en ellas! - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Un pasado exuberante

Culturalmente apasionante, la historia de Boa Vista le cautivará. Deshabitadas hasta la llegada de navegantes portugueses, las islas de Cabo Verde recibieron a los primeros colonos entre 1456 y 1460, época en la que el explorador portugués Alvise Cadamosto las descubrió. A partir de entonces, los portugueses trajeron esclavos y no fue hasta la caída del régimen de Salazar en 1974 cuando su independencia fue proclamada, el 5 de julio de 1975. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

La pesca

La pesca es la actividad más famosa de Boa Vista. Los mercados con sus pescados y productos marinos, así como la abundancia de platos, le están esperando en Sal Rei. - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

¿Estrés?

¿Algún problema o preocupación? En Boa Vista, el mantra es relajarse. La actitud zen de la isla es contagiosa, al igual que la naturaleza relajada de los habitantes. ¡Disfrute! - © Carlos Rodrigues / EASYVOYAGE

Boa Vista, la isla más grande de Cabo Verde, es la unión perfecta de playas de arena vírgenes, un océano calmado, un clima de lo más agradable y unas vistas panorámicas impresionantes. Toda una maravilla de mezclas acentuadas por la conocida hospitalidad de sus habitantes y un relajado modo de vida en una isla de la que emana la serenidad.

La fusión de influencias culturales, tanto africanas, portuguesas o mediterráneas, hace que la isla sea aún más especial. Por eso, si usted está planeando un viaje hasta Boa Vista, no idee pasar su estancia bañándose en la piscina del hotel o sumido en sus comodidades. Este lugar de Cabo Verde es perfecto para explorarlo de una punta hasta la otra, sumergirse en la gastronomía local y vivir de manera vibrante con la música y los bailes, la flora, la fauna y un sinfín de paisajes sublimes.

Para conocer realmente la isla en todas sus dimensiones, le recomendamos encontrar a un guía local, lo que le hará estar mejor informado de cada punto que visite. Por ejemplo, 'Dyda Excursion Boa Vista' está dedicada a la preservación de su patrimonio natural, el cual muestra orgullosamente a los visitantes. Desde tortugas de lo más entrañable hasta pueblos pintorescos, su agenda en esta parte del Atlántico será una delicia para los ojos. La cocina local debe estar incluida en su menú a degustar, y si quiere ir más allá, involucrarse en trabajos voluntarios le hará entender mejor el ritmo de vida de Boa vista, además de familiarizarse con todas las dunas, llanuras, desiertos, cuevas y cascadas. A buen seguro que no querrá marcharse de este intacto y desconocido paraíso.