Publicado el 23/02/2022

#Cultura #Alemania

Bratwursthotel: así es el hotel temático alemán dedicado a las salchichas

El aprecio que sienten los alemanes por la charcutería es por todos conocidos, hasta el punto de formar parte de la identidad nacional del país centro-europeo . Y obviamente, la salchicha se impone como el producto por excelencia que mejor recrea este hecho. Pero esta devoción parece ser tan fuerte, que incluso existe un hotel temático completamente dedicado a este símbolo de la gastronomía germana. ¡Te invitamos a conocerlo!

© DenisProduction.com / Shutterstock

La idea de abrir un establecimiento hotelero dedicado al universo de las salchichas nació en la mente de Claus Böbel, un carnicero hijo, nieto y bisnieto de carnicero, quien en 2018 decidió invertir nada menos que 700.000 euros en renovar el edificio de piedra que hoy alberga el ya famoso "Boebel Bratwurst Bed and Breakfast".

Localizado en el pueblo de Rittersbach, a pocos kilómetros de la ciudad de Núremberg, en el norte de Baviera; el BB&BB no se limita a ofrecer una amplia variedad de salchichas en la carta de su restaurante (que de hecho incluye un atrevido helado de salchichas), sino que tanto las sillas, como los cojines, el gel de ducha, las paredes o la decoración de sus siete habitaciones, están inspiradas en este célebre embutido y en el animal del que procede.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jaimelasaucisse / ILovesausage (@jaimelasaucisse)

Detrás de esta excéntrica y divertida idea, el objetivo de este charcutero bávaro no es sólo entretener a la clientela. Pues detrás de este proyecto hay una verdadera iniciativa local para estimular el comercio de esta pequeña población y promover la artesanía culinaria.


"Quiero demostrar que las pequeñas tiendas artesanales como la mía pueden sobrevivir utilizando ideas ingeniosas", explica su fundador en declaraciones recogidas por The Daily Mail.


El coste por una noche en este hotel temático es de aproximadamente 160 dólares, incluyendo en el precio el desayuno y, como no podía ser de otro modo, una degustación de salchichas para ofrecer a los huéspedes una auténtica experiencia inmersiva.