• Conéctate
Broadway echa el cierre hasta junio por el coronavirus
Publicado el 11/04/2020

CulturaEstados Unidos

Twitter Facebook 2 compartidos

La meca de los espectáculos musicales bajó el telón el pasado 12 de marzo y los 40 teatros que forman el Circuito de Broadway no volverán a abrir sus puertas hasta comienzos de verano. Las pérdidas se calculan ya en 500 millones de dólares.

Medidas contra la pandemia

Medidas contra la pandemia
© 123RF

Las luces de la avenida de Broadway no volverán a encenderse hasta la primera quincena de junio. El gobierno neoyorquino ha decidido extender las medidas de seguridad hasta el día 7 ante la creciente oleada de contagios y muertes que el COVID-19 está dejando en el país. La ineficacia de la administración de Trump y un sistema sanitario completamente privatizado parecen estar detrás de los más de 430.000 enfermos, convirtiendo a Estados Unidos en el país con mayores cifras, siendo Nueva York la ciudad más afectada.

Ante esta situación, el cierre de atracciones que congregaban a cientos de personas parece la medida más sensata, así lo ha asegurado Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York. Las voces de El Fantasma de la Ópera, Matar a un Ruiseñor o de Embrujada permanecerán mudas hasta entonces, aunque no se descarta ampliar este periodo dado que, inicialmente, los espectáculos se iban a reanudar el 13 de abril.

Más allá de las medidas de seguridad, este cierre provocará, según previsiones, pérdidas directas de hasta 500 millones de dólares (más de 460.000.000 de euros) a los 40 teatros pertenecientes al Circuito de Broadway. A esto hay que sumar el impacto negativo que generará en el resto de negocios de la zona, siendo la hostelería el principal afectado después de los locales de espectáculos.

Luz al final del tunel

Luz al final del tunel
© 123RF

No obstante, en un comunicado a la agencia Reuters, la Broadway League ha querido lanzar un mensaje de ánimo asegurando que "cuando este intermedio inesperado llegue a su fin (y no se equivoquen, llegará a su fin) nos reuniremos una vez más en los bares del vestíbulo, nos sentaremos uno al lado del otro en butacas de terciopelo y nos reiremos, lloraremos y nos alegraremos juntos, al unísono".