Publicado el 07/11/2018

#Cultura #Portugal

Las calles más bellas del mundo para disfrutar paseando

Sabemos que eres de esos que adoran patear cada calle de la ciudad que están visitando. Nada de transporte público para ir de un punto a otro. Con las dos piernas es más que suficiente, porque en cada rincón de una calle encuentras algo mágico que plasmar en tu retina o en fotografías. Es por eso que hoy traemos un recorrido por las calles más bonitas del mundo para disfrutarlas paseando. Ponte calzado cómodo, que comenzamos.

Calles de Águeda

Portugal
Una de las mejores calles en las que pasear durante el verano. En este pueblo portugués tienen la bella costumbre de llenar las calles de paraguas para ahuyentar el pesado sol durante los meses estivales. Esta iniciativa bien merece un paseo resguardado del calor y una fotografía de recuerdo, porque las calles quedan absolutamente magníficas.
- © Nicola Colombo

Rua Augusta

Lisboa
Una de las calles más conocidas del país y la más famosa de la ciudad portuguesa es esta avenida que mezcla con un gran encanto lo viejo y lo nuevo. Pasar por debajo de su enorme arco, que da acceso a la Plaza del Comercio, una de las más bellas de Europa, no tiene comparación. Este paseo es un auténtico must en tu visita a la ciudad lisboeta. A rebosar de turistas, encontraras a ambos lados de la calle cientos de comercios y restaurantes en los que disfrutar de la gastronomía portuguesa y saciar el apetito que crea una buena caminata.
- © tykhyi

Plönlein

Alemania
Plönlein es el lugar más fotografiado de Rothenburg y sin lugar a dudas uno de los más visitados de Alemania. Esta bonita intersección, con la Sieber-Tower a la izquierda y la Kobolzeller-Tower a la derecha, sirve incluso de imagen de portada para muchas guías del país.

Plönlein ocupa los primeros puestos en todos los rankings de las calles más bonitas del mundo, y en el nuestro no podía ser menos. Un lugar perfecto para un paseo de cuento.
- © Roman Sigaev

Royal Mile

Edimburgo, Escocia
Esta calle de Edimburgo es la más conocida y una de las más bellas. Haciendo honor a su nombre, la Royal Mile mide una milla escocesa, lo que aquí equivaldría casi a 2 kilómetros. Comunica el Castillo de la ciudad, que tiene una antigua explanada dedicada a la quema de brujas, con el palacio Holyroodhouse. Cientos de callejones, patios y bonitos edificios te esperan en un recorrido de ensueño por esta maravillosa calle, desde la Catedral de St. Giles al Parlamento Escocés.
- © Jennifer Barrow

Ishibe-Koj

Gion, Kioto
El Japón antiguo, el de las calles pequeñas y las geishas caminando con sus zapatos de madera, es un sueño que aquí se hace realidad. Gion, en Kioto, es el distrito donde las calles aún no han sucumbido a la modernidad y a la tecnología de la que tanto presumen en el país nipón.

Aquí el tiempo parece que se detiene, entre calles sencillas, estrechas, rodeadas de madera, losas de piedras y antiguos hoteles y restaurantes. Avisamos que es difícil querer volver después de pasear por un sitio como este.
- © Andrey Omelyanchuk

Calle de Hertford Bridge

Oxford, Reino Unido
En la bella ciudad de Oxford existe una calle que a muchos vuelve locos. Con un puente al que comparan constantemente con el de Venecia, es uno de los lugares con mayor magnetismo del lugar, para dar un paseo y compartir algunas fotografías maravillosas.

Una de las cosas que más encanta a los que pasan por aquí son las múltiples historias que rodean a la calle y al bonito puente. La que más encandila a todos es la leyenda que cuenta que este puente es conocido como Puente de los Suspiros porque era el lugar donde los alumnos de Hertford College, uno de los primeros colegios en ser mixtos, se despedían para entrar en sus pabellones correspondientes.
- © Exflow

Brouwersgracht

Ámsterdam, Países Bajos
A pesar de que realmente es un canal, más concretamente el canal de los cerveceros, es uno de los lugares más bonitos por lo que caminar y admirar la belleza de Ámsterdam de primera mano. Sus llamativos edificios eran antiguamente almacenes de cerveza, a día de hoy son viviendas, ubicadas en un enclave privilegiado de la capital holandesa.
- © Dennis Van De Water

Avenida de la Constitución

Sevilla
En pleno centro de la ciudad de Sevilla encontramos esta amplia avenida peatonal, una de las calles más bellas de la capital andaluza. Y teniendo en cuenta el patrimonio arquitectónico de la ciudad, es difícil elegir una calle hispalense para pasear.

Pero la avenida de la Constitución recoge además algunos de los edificios más importantes de la ciudad, como la Catedral, el Archivo de Indias o el Ayuntamiento.

En un solo paseo podrás disfrutar de las principales atracciones de la ciudad, así como observar los coches de caballo que a día de hoy conservan intacta su esencia, y la alegría de las calles y las gentes de Sevilla.
- © Felipe Caparros Cruz

Paseo de los Tristes

Granada
A pesar de que su nombre real no es Paseo de los Tristes, popularmente se le conoce como tal porque por aquí era por donde pasaban los cortejos fúnebres camino del cementerio. A pesar de esto, el paseo, con sus calles empedradas, su vegetación salvaje y su imponente vista de la Alhambra es uno de los lugares más bellos de la ciudad andaluza para pasear tranquilamente y beber cada sorbo de este paisaje granadino, empapándote de la esencia de la parte antigua de la ciudad, del barrio del Albaicín, del Sacromonte, de las tapas, de sus gentes, de Granada.
- © Felipe Caparros Cruz

Calles de Spello

Italia
Este pequeño pueblo italiano, conocido por su aceite y su arquitectura medieval, guarda preciosos secretos entre sus callejuelas. Las flores y las plantas llenan cada rincón de las calles de esta localidad, que llevan su amor por ellas a participar cada año en el concurso italiano ?Finestre, Balconi e Vicoli Fioriti', que premia a la calle más bonita.

Si con esto no fuera suficiente, cada año celebran también 'Le Infiorate', un evento en el que cubren la calle principal de pueblo con una alfombra de dos kilómetros de largos creando dibujos con pétalos de flores. ¿Cómo no dedicarle un paseo a estas mágicas calles italianas?
- © 123rf

Rozenhoedkaai

Brujas, Bélgica
Además de ser uno de los rincones más bellos de toda la ciudad, es también el origen de la misma, ya que aquí mismo, en este enclave, fue donde comenzó la ciudad de Brujas en el siglo IX. Los vikingos que la fundaron en esa época consideraban esta calle como el lugar perfecto para lanzarse al interior del país y lo bautizaron como Brygga, que significa abrigo, refugio.

Historias aparte, es uno de los lugares más bellos de toda la ciudad belga, y sin duda uno de los más fotografiados por los miles de visitantes que cada año eligen Brujas como la ciudad perfecta para conocer. Un buen chocolate caliente y un paseo por esta calle, y quedarás enamorado para siempre.
- © Roberto Atencia Gutierrez

Calle de las Flores

Córdoba
Si te quieres enamorar de Córdoba, este es el primer sitio al que deber dirigirte. Esta pequeña callejuela sin salida es la más presumida de la ciudad. Y eso que ya de por si Córdoba es bien conocida por sus patios llenos de flores, plantas y ambiente andaluz. Pero esta calle, tan estrecha que difícilmente caben dos a la vez, en pleno barrio de la Judería y cerca de la Mezquita está plagada de macetas de geranios y gitanillas en balcones enrejados al más puro estilo del sur. La calle de las flores finaliza en una plazoleta que los vecinos adornan con mucho mimo y esmero y desde la que disfrutar de unas vistas increíbles de la torre de la Catedral.
- © Volha Kavalenkava

Calle Larios

Málaga
La calle más emblemática de la provincia de Málaga es también el lugar donde todos los habitantes se reúnen día si y día también, y que se engalana para deleite de todos dependiendo de la época del año en la que nos encontremos.

Durante la navidad se llena de luces de colores y adornos que la convierten en un paisaje de película, durante la feria se construye una puerta en el comienzo de la calle con algún monumento o motivo malagueño y en verano los toldos son los protagonistas del lugar, para que los viandantes puedan soportar el sol más fuerte.
- © Olena Buyskykh

Cais da Ribeira

Oporto
Declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta calle de Oporto, en Portugal, es una auténtica maravilla. Las casas se apilan de manera desordenada unas sobre otras a orillas del Duero, donde el paseo marítimo, lleno de terrazas y bares, se llena cada día de ambiente y colorido. Uno de los mejores paseos que darás en la ciudad portuguesa es este.
- © Sean Pavone

Canales de Venecia

Venecia
Cualquier lugar de la absolutamente mágica Venecia bien merece un paseo de principio a fin. Así que en este cuento de hadas que es la ciudad italiana, olvida el transporte y déjate enamorar por el Gran Canal, el puente de Rialto, las góndolas y los vaporettos entre las miles de atracciones turísticas que podrás disfrutar en Venecia.
- © sborisov

Rue Petit Champlain

Québec, Canadá
La calle comercial más antigua de América del Norte es esta pequeña calle de Canadá. Y es que en ella están también las primeras escaleras que se construyeron en la ciudad. Son conocidas como las Rompecuellos (breakneck stairs) por los resbalones que más de uno y más de dos se pegan en el frio del invierno.

Uno de sus múltiples encantos es su estrechez, además de la magnífica arquitectura inspirada en la Normandía de los siglos XVII y XVIII. Ello la convierte en una de las calles más paseadas y fotografiadas de todo Canadá.
- © Diego Grandi

Calle Shan Tang

Suzhou, China
Nos remontamos a la antigüedad para conocer que esta bonita calle de Suzhou y una de las más bellas de toda China fue bautizada como la Venecia de Oriente por Marco Polo por su similitud con la ciudad italiana. Eso ya puede dejar que nos hagamos una idea de las maravillas que podemos encontrar aquí. Pasear por esta calle Shan Tang, bien a pie o bien en las góndolas de madera, es uno de los mejores recuerdos que podrás traer contigo de tu viaje al país chino.
- © Hunter Bliss

Gran Vía

Madrid
En Madrid hay cientos de calles en las que perderse paseando y no querer encontrarse, pero la Gran Vía es el lugar más mágico de la capital. Cuenta con el mayor número de teatros por metros cuadrado, por lo que se ha ganado el sobrenombre del Broadway español. Con algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, una buena caminata por esta calle y quedarás bajo su encanto para siempre.
- © Sean Pavone

La calle Azul

Chefchaouen, Marruecos
Este pueblo de la zona norte de Marruecos es famoso por el azul de todos sus edificios. Así que es difícil elegir una sola calle por la que pasear. En esta ocasión os aconsejamos un buen camino por todo el pueblo, recorriendo las azules calles empedradas y estrechas llenas de mercados de artesanía y flores que caracterizan a esta hermosa localidad.
- © LAURA FACCHINI

Neal's Yard

Londres
Sin salirse del más gris y ajetreado bullicio londinense, encontramos una calle de película. Pintoresca y llena de vida, así es Neal's Yard, un oasis artístico lleno de color al que solo llegan los turistas más aventureros (o los que se despistan). Por un momento, paseando por estas pequeñas calles, creerás que estas en una ciudad totalmente diferente a Londres. Un rincón perfecto para conocer la otra cara de la capital inglesa.
- © Christian Mueller

La Rambla

Barcelona
La arteria que vertebra a la ciudad condal es esta magnífica calle, símbolo de la ciudad y lugar de paso de todos y cada uno de los visitantes y de los lugareños. En esta enorme calle llena de vida día y noche encontrarás además algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad como la Casa Quadros, el Teatre del Liceu y el mercado de La Boquería. No puedes visitar Barcelona y no pasear por la Rambla.
- © Pere Sanz

Mermais Street

Inglaterra
Mermais Street es la calle principal de Rye, y casi con toda seguridad la más bonita de esta maravillosa villa. Pasear por esta magnífica vía admirando sus casitas de madera de estilo Tudor y calles empedradas es una auténtica gozada. En esta calle se sitúa el mítico Mermaid Inn, una espectacular taberna medieval cuyos sótanos originales datan del siglo XII. Esta histórica posada era el refugio de contrabandistas que se escondían en esta calle que hoy en día mantiene la esencia medieval inglesa en cada uno de sus adoquines.
- © Helen Hotson