Publicado el 07/10/2022

#Naturaleza #Colombia

Caño Cristales: el río arcoíris más hermoso de todo Colombia

Conocido popularmente como el "el río del arcoíris", hasta siete colores diferentes se reflejan en las aguas de este precioso río que atraviesa la sierra de la Macarena, en el departamento colombiano de Meta. Así es Caño Cristales, uno de los ríos más impresionantes del planeta.

El río Caño Cristales, en Colombia, recibe el apodo de "Río de los Siete Colores" o "Arco Iris Líquido" por los múltiples colores que se distinguen bajo sus claras aguas. Los colores verde, amarillo, rojo y púrpura parecen fluir a lo largo del río dependiendo de la luz y de las condiciones del agua.
Hasta mediados de la década de 2000, la actividad de la guerrilla en la zona hacía que Caño Cristales fuera casi completamente inaccesible. Sin embargo, hoy en día el ejército colombiano controla una zona de 30 km alrededor de La Macarena, el pueblo que sirve de puerta de entrada a este singular río, permitiendo así la apertura de la región a los turistas, que pueden disfrutar de esta maravilla natural sin temer por su seguridad. 
- © Shutterstock

Pero no es la magia lo que hace que este río sea tan colorido. Según Algae World News, su singular colorido es ocasionado por una planta acuática bastante particular diferente de las algas y los musgos, llamada macarenia clavigera. Con el nivel de agua y el clima adecuados, ésta convierte el curso de agua en una explosión de color.


Por su puesto, el mejor momento para disfrutar de este colorido espectáculo es cuando brilla el sol para que la luz pueda reflejar sus diferentes tonalidades. El agua debe ser lo suficientemente alta para que las plantas prosperen, pero no tan alta como para que no se pueda ver el fondo del río.


Los colores sólo son visibles de junio a diciembre. Durante la estación seca--entre enero y mayo-- Caño Cristales se cierra a los viajeros para dar "un respiro a la ecología de la zona". De hecho, durante este periodo, los ríos de la zona pueden incluso dejar de fluir por completo, obligando a las plantas de macarenia clavigera a una hibernación incolora.


Al principio, las visitas a Caño Cristales no estaban reguladas. Pero los lugareños no tardaron en darse cuenta de que la macarenia clavigera es una especie muy delicada, y que su supervivencia estaba amenazada por la presencia humana. No era extraño que los visitantes de la zona hicieran picnics a orillas del río y nadaran sobre las plantas. Sin embargo, en estos momentos, las normas para la protección del medio ambiente se aplican con firmeza: solo se puede acceder al lugar acompañado por un guía, no se permiten grupos más de siete personas y únicamente se permite la entrada de un máximo de 200 personas por día. Además, el uso de crema solar o repelente de insectos en los lugares donde se permite el baño está completamente prohibido.  - © Shutterstock