• Conéctate
Visitas virtuales a la colorida casa de Monet en Giverny
Publicado el 17/05/2020 , Modificado el 18/05/2020

CulturaFrancia

Twitter Facebook 4 compartidos

La casa y los jardines de Claude Monet, que cada primavera acogen a cientos de miles de turistas, se encuentran cerrados hasta nuevo aviso. Sin embargo, para amenizar la espera hasta su reapertura, la Fundación Claude Monet permite recorrer de forma virtual la particular residencia del artista en Giverny, donde vivió más de 40 años y pintó la célebre colección Los Nenúfares. Además, Google Arts & Culture permite explorar minuciosamente los 8 cuadros de la serie que se encuentran en el Museo de L'Orangerie.

Arte en estado puro

Arte en estado puro
© 123rf

El pintor impresionista Claude Monet creó en su finca de Normandía, el espacio perfecto de retiro e inspiración. Y ahora, gracias a la fundación homónima, cualquiera puede respirar su arte paseando de manera virtual por su antigua residencia.

En cuestión de segundos y a golpe de clic, aparece en la pantalla una casa con la fachada de color rosa pastel que contrasta con el verde intenso de sus bancos, ventanas, barandillas y escaleras. Todo rodeado de flores. Es la residencia de Claude Monet en Giverny.

Para entrar en ella solo es necesario otro pequeño impulso sobre la flecha ubicada delante de la puerta y, de pronto, el vestíbulo. En la planta baja se encuentran el comedor, pintado de un amarillo vibrante, y el salón azul, ambos decorados con la colección de estampas japonesas del pintor, gran apasionado de la cultura nipona.

En la misma planta se encuentran también la cocina, revestida de azulejos y con puerta y ventanas a la calle, y el salón en el que Monet estableció su primer taller en Giverny. Después de 1899, el propio artista lo destinó a otros menesteres y lo convirtió en un salón sumamente autobiográfico en el que colgó una pintura significativa de cada una de sus etapas.

En la planta de arriba se encuentra la habitación en la que falleció el artista, rodeado de pinturas de sus contemporáneos, y las habitaciones de su segunda mujer y la hija de esta, pintora, aprendiz y posteriormente nuera de Monet, ya que contrajo matrimonio con su hijo mayor.

Sin embargo, la parte de la visita que se echa en falta es, en realidad, su mayor atractivo turístico: los jardines. Afortunadamente, Google Arts & Culture hace posible sumergirse en 8 de las casi 300 piezas que componen la serie Los Nenúfares, ambientadas en el jardín de agua de la finca.

Contemplar los nenúfares de las salas de L'Orangerie

Gracias a Google Arts & Culture, también se puede pasear virtualmente por las salas ovaladas del Museo de L'Orangerie, de visita obligada para todo aquel que tenga la oportunidad de hacerlo.

Los cuadros están ubicados en casi cien metros distrubuidos en las dos salas elípticas que componen un símbolo del infinito, rodeando al espectador y dando, en palabras de Monet, "la ilusión de un todo sin fin, de una ola sin horizonte y sin orilla". Además, Las composiciones juegan con la luz, reflejando todas las horas del día.

Estas pinturas fueron un regalo del pintor al Gobierno francés el día siguiente al armisticio del 11 de noviembre de 1918 como símbolo de paz y llegaron a L'Orangerie en 1927, meses después de la muerte de Monet.