Publicado el 22/01/2021

#Cultura #España

Castilla y sus castillos

Ancha es Castilla y... y por eso abarca tantos castillos. A esta misma circunstancia debe su nombre, que propiamente lo indica. Esta histórica región, fue uno de los reinos medievales de la península ibérica, y durante ese tiempo se salpicó de castillos para la defensa del Reino de León en su frontera con el Islam. Son pasado y presente de nuestras villas. Han sido escenario de infinidad de guerras y testigos de innumerables acontecimientos históricos. Y a pesar de todo, su firmeza les ha hecho resistir hasta nuestros días. Es por ello que hoy se nos encapricha dar un paseo por estas edificaciones históricas de Castilla y León, tierra de caballeros, reinas y reyes, príncipes y princesas cuyas historias y leyendas permanecen aún vivas entre sus piedras.

Alcázar de Segovia (Segovia)

Alcázar de Segovia (Segovia) © Emi Cristea | www.Emiphotostock.com / 123RF

Es uno de los castillos-palacio de finales de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna más distintivos de toda Europa en virtud de su peculiar forma de proa de barco. Este alcázar también uno de los monumentos más visitados a nivel nacional. Y no es para menos, ya que su belleza es digna de un cuento de hadas. Se emplaza en la Ciudad Vieja de Segovia, declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1985. Los primeros restos antiguos son unos sillares de granitos similares a los del acueducto romano, lo que lleva a suponer que durante el periodo en que la ciudad fue dominada por ese imperio, ya hubo de haber una fortificación en ese emplazamiento. Por ello, en su ya bimilenaria existencia ha pasado por muy diversas etapas: castro romano, fortaleza medieval, palacio real, custodio del tesoro real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo General Militar.

Castillo de Cuéllar (Segovia)

Castillo de Cuéllar (Segovia) © Raul Ortega Marinas / 123RF

También llamado Castillo de los Duques de Alburquerque, debido a su pertenencia a este ducado. Está considerado Bien de Interés Cultural desde el 3 de junio de 1931, debido a su buena conservación y su bella estética, en la que se conjugan diversos estilos arquitectónicos que abarcan desde el siglo XIII al XVIII, aunque los más evidentes son el gótico y el renacentista. Entre sus huéspedes más ilustres destacan reyes de Castilla como Juan I y su esposa Leonor, que también falleció en él, María de Molina, que se refugió en esta fortaleza segoviana cuando su reino la rechazaba, el escritor José de Espronceda o Arthur Wellesley, duque de Wellington que fue acuartelado en el mismo durante la Guerra de la Independencia.

Castillo de los Templarios (León)

Castillo de los Templarios (León) © javiergil

También denominado castillo de Ponferrada, dada su posición. Concretamente se alza sobre una colina en la confluencia de los ríos Boeza y Sil, sobre lo que probablemente en su origen fue un castro celta, una ubicación parecida a la de otros castillos de El Bierzo. Es de estilo románico, y hacia 1178, el rey Fernando II de León cedió que los templarios establecieran una encomienda en la actual Ponferrada. En 1196, Alfonso IX de León, tras un ataque de Alfonso VIII de Castilla, en que éste último fue apoyado por los templarios, les quitó Ponferrada, para después ?y tras varias disputas- devolvérsela en 1211 a cambio de ceder a algunos castillos. Años después, con el juicio contra los templarios en Francia, se produjo la disolución de la Orden y Ponferrada pasó de nuevo a manos de la monarquía.

Castillo de Peñafiel (Valladolid)

Castillo de Peñafiel (Valladolid) © aneb

Este castillo se caracteriza por su reconocible forma de buque. Su trazado en planta posee una forma muy estrecha y alargada (unos unos 5 metros de anchura frente a 210 metros de longitud. El conjunto está defendido por una primera muralla exterior de lienzos lisos que puede datar del siglo XI y ser, por tanto, la parte más antigua de la construcción. En su lado oriental se abre una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y coronada por un matacán del que sólo quedan los modillones. Una segunda formación de murallas delimita el recinto interior. Está constituida por 28 cubos almenados que se intercalan equidistantemente en el prolongado cerramiento definiendo una sucesión de cortinas también almenadas y transitables en su cumbre a través de un adarve. Fue declarado Monumento Nacional en 1917.

Castillo de La Mota (Valladolid)

Castillo de La Mota (Valladolid) © guillermos/123RF

Se ubica en la localidad de Medina del Campo, en una elevación de terreno que técnicamente se denomina mota, por lo que de ahí su nombre, desde la cual domina la villa y toda su extensa comarca. De este castillo partía un recinto amurallado que abrazaba la población, y del cual aún hoy subsisten algunos restos. Se construyó con el característico ladrillo rojizo típico de este zona, empleándose la piedra sólo en pequeños detalles decorativos como troneras y escudos. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1904, y de él también se puede visitar una curiosa maqueta a escala en el Parque Temático Mudéjar de Olmedo (Valladolid). El edificio pertenece al modelo de castillos conocido como Escuela de Valladolid.

Castillo de Coca (Segovia)

Castillo de Coca (Segovia) © Lianem / 123RF

Pertenece a la Casa de Alba, aunque está cedida al ministerio de Agricultura de España desde el año 1954. Esta fortificación data del siglo XV, está considerada como una de las mejores muestras del gótico-mudéjar español y está declarado Monumento Nacional, siendo una de las pocas fortalezas de España que no se levanta sobre un cerro, sino sobre unos escarpes del terreno. Concretamente se emplaza a las afueras de la villa, sobre el meandro del río Voltoya, afluente del Eresma. Su construcción se atribuye a alarifes moriscos, y se realizó principalmente en ladrillo, empleado también como elemento decorativo, junto con la piedra caliza. Al igual que ocurre con el castillo de La Mota, también podemos encontrar una maqueta a escala en el Parque temático de Mudéjar de Olmedo, así como una réplica en el parque Minimundus de Klagenfurt (Austria).

Palacio Episcopal de Astorga (León)

Palacio Episcopal de Astorga (León) © Tono Balaguer / 123RF

Este palacio de cuento fue diseñado por el célebre arquitecto modernista Antoni Gaudí, siendo ésta una de sus pocas obras realizadas fuera de Cataluña. Pertenece al periodo neogótico del reusense, en el que se inspiró especialmente en el arte gótico medieval, del cual se apropia y hace suyo dentro de su particular, icónico e inconfundible estilo, mejorándolo desde su perspectiva, pues lo definía como un estilo imperfecto, a medio resolver. Es por ello que en sus obras elimina los contrafuertes, sustituyéndolos por superficies regladas, así como también suprime cresterías y calados excesivos. Desde 1962 este palacio acoge el Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago, que pasa por la localidad. Está catalogado como Bien de Interés Cultural desde 1969, y forma parte de la Ruta Europea del Modernismo.

Castillo Valencia de Don Juan (León)

Castillo Valencia de Don Juan (León) © Daria Maksimova / 123RF

También conocido como Castillo de Coyanza debido a la antigua nomenclatura de la villa (Valencia de Campos y Coyanza). Este edificio histórico es un referente a nivel peninsular de la arquitectura gótico-militar. Tanto es así, que obtuvo la declaración de Monumento Nacional por parte del gobierno provisiona de la Segunda República. Se ubica sobre un antiguo castro de las edades del Bronce, Hierro y época romana. Pertenece a la Fundación Instituto Valencia de Don Juan, con sede en Madrid, por donación de los herederos de la XXV Condesa de Valencia de Don Juan, Adelaida Crooke y Guzmán, mediante un convenio de cesión por medio del cual se cede al Ayuntamiento de Valencia de Don Juan el aprovechamiento del castillo durante 75 años (1998-2073).

Castillo de Ampudia (Palencia)

Castillo de Ampudia (Palencia) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Está considerado como el mejor castillo palentino, y sólo por ello ya merece la pena ser visitado. Pero si necesitas más argumentos continúa leyendo, porque nos sobran. Esta fortaleza medieval data del siglo XV. Concretamente fue construida entre 1461 y 1488 por el señor de Ayala y Salvatierra, primer titular del Mayorazgo de Ampudia, y hasta día de hoy se mantiene su titularidad privada. Es un ejemplo temprano de castillo-palacio señorial castellano considerado como toda una joya de la arquitectura civil de la región. Presenta un excelente estado de conservación tras la minuciosa restauración acometida en los años sesenta. Tiene planta trapezoidal, foso salvado mediante puente levadizo, y posee torreones en los ángulos, correspondiendo el del sudoeste a la torre del Homenaje. La fachada está adornada con dos escaraguaitas o garitas ornamentales, y en la puerta principal cuelga el escudo del Duque de Lerma. En su interior alberga la Colección Eugenio Fontaneda, que se distribuye en seis salas temáticas: Arqueología, Arte Sacro, Juguetes, Armas y Aparatos Musicales, Etnografía y Artes Populares, y Farmacia.

Castillo de Simancas (Valladolid)

Castillo de Simancas (Valladolid) © demachy/123RF

Desde 1540, por orden de Carlos I, este castillo alberga el Archivo General. Es el archivo estatal español oficial, más antiguo de la Corona de Castilla. Fue diseñado por Juan de Herrera, y conserva gran parte de la documentación producida por los órganos de gobierno de la Corona de Castilla, y posteriormente de la Monarquía Hispánica y del Reino de España hasta Isabel II. En su interior no sólo se llevan a cabo tareas de conservación y catalogación de los documentos que alberga, sino que además es también un museo y un lugar en el que se puede investigar a partir de sus fondos, organizados en casi treinta secciones. En la actualidad, pertenece al Ministerio de Cultura de España, y por ello la Unesco le otorgó la distinción de Patrimonio de la Humanidad en 2017, dentro de su categoría Memoria del mundo.

Alcázar de Toro (Zamora)

Alcázar de Toro (Zamora) © Marc Venema / 123RF

Tal es su importancia histórica que fue lugar de residencia de los Reyes Católicos, así como de Juan II de Castilla, y tuvo especial protagonismo durante la guerra de Sucesión Castellana, concretamente en la Batalla de Toro (1476). Es una edificación defensiva de planta cuadrada que data del siglo X, aunque reconstruida en numerosas ocasiones, lo cual es más que evidente en su estética. Se emplaza cerca de la ribera, en un alto, y posee unas murallas defensivas flanqueadas por siete torreones que formaban parte del conjunto de murallas que defendían y abarcaban a la ciudad. Este alcázar fue además testigo de una de las más crueles matanzas del rey Pedro I de Castilla, posteriormente conocido como El Cruel, por episodios sangrientos como el que allí tuvo lugar, en el que ordenó a sus escuderos matar a varios nobles que acompañaban a la reina. Está declarado como Monumento Histórico Artístico desde 1931.

Castillo de Torrelobatón (Valladolid)

Castillo de Torrelobatón (Valladolid) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Es el castillo de los Comuneros, y se impone sobre los Montes Torozos, siendo visible desde varios kilómetros a la redonda. Es uno de los castillos mejor conservados de Castilla y León, y por ello -entre otras muchas razones- fue declarado Patrimonio histórico en 1949. Además, ostenta el honor de haber sido el escenario de algunas escenas de la película El Cid, protagonizada por Charlton Heston. Su construcción data del siglo XIII, durante el cual se comenzó a edificar con la intención de vigilar el valle del Hornija. Tras pasar por las manos de muy diferentes organismos públicos, finalmente en 2003 pasó a pertenecer al propio ayuntamiento de la villa, y desde 2007, tras ser rehabilitado y acondicionado, alberga el Centro de Interpretación de la Guerra de las Comunidades.

Castillo de Turégano (Segovia)

Castillo de Turégano (Segovia) © Konstantin Kalishko / 123RF

Este castillo data nada menos que de los tiempos celtíberos, y su principal peculiaridad es que la Iglesia de San Miguel se encuentra integrada en su construcción. El principal acontecimiento histórico al cual está ligado es que en 1585 estuvo allí recluido Antonio Pérez, secretario del rey Felipe II, acusado por traición a la Corona y asesinato de Juan de Escobedo. Actualmente está considerado como Bien de Interés Cultural (BIC), y fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional en 1931.

Montealegre (Valladolid)

Montealegre (Valladolid) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Esta fortificación medieval es una de las más impresionantes de la provincia de Valladolid, al igual que las espectaculares vistas que se contemplan desde su adarve. Data del siglo XIII y se caracteriza principalmente por ostentar el honor de haber sido inexpugnable, ya que sus altos muros nunca han sido conquistados. Tras haber sido restaurado, en la actualidad está abierto al público como Centro de Interpretación de la Edad Media, que se puede visitar entre abril y septiembre. Al igual que en el castillo de Torrelobatón de la misma provincia, en él se rodaron también varias escenas de la película El Cid, protagonizada por el célebre Charlton Heston. Su belleza es digna de poesía, eso mismo debió de pensar Jorge Guillén, poeta de la Generación del 27 con ancestros en esta villa, y al cual dedicó un poema de cual rescatamos algunos versos: El castillo divisa la llanura, Tierra de Campos infinitamente. Todo en su desnudez así perdura: elemental planeta frente a frente.

Castillo de Arévalo (Ávila)

Castillo de Arévalo (Ávila) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Es también conocido como el castillo de los Zúñiga, y data del siglo XV, aunque ha sufrido importantes reformas, especialmente a principios del siglo XVI, cuando la fortaleza estuvo en manos de los Reyes Católicos, pasando de tener originalmente una planta cuadrada, a la actual pentagonal irregular que la caracteriza, rematada en cada esquina con pequeñas torres circulares, salvo en el caso de la torre del homenaje, que fue construida sobre un torreón previo de estilo mudéjar. Se ubica en la parte más extrema del triángulo formado por la confluencia entre los ríos Adaja y Arevalillo, los cuales hacen las veces de fosos defensivos. Aunque con periodos de dominio señorial, este castillo depende habitualmente de la Corona, por lo que no era de extrañar la presencia habitual de miembros de la familia real en la villa, siendo por ejemplo una de los lugares en que el rey Pedro I de Castilla recluyó a su mujer doña Blanca de Borbón.

Castillo del Ucero (Soria)

Castillo del Ucero (Soria) © Daria Maksimova / 123RF

El valor de esta edificación la situa bajo la protección de la Declaración genérica del Derecho de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. Fue propiedad de la Iglesia Católica hasta 1966, en el que tuvo lugar un acuerdo entre el Estado y la Iglesia que facilitó la incorporación del castillo al Patrimonio Nacional. Está situado sobre un promontorio rocoso en la orilla del río Ucero, de quien toma el nombre. Domina el vasto espacio de los valles de los ríos Lobos y Chico, y se erige sobre una villa de igual nombre. En las proximidades se halla el espectacular Cañón del río Lobos, de visita obligada para cualquier amante de la naturaleza. El acceso al castillo es tan impresionante como el acceso al mismo, que aún en su estado de ruindad, llama poderosamente la atención por sus inmensas dimensiones.

Castillo de Íscar (Valladolid)

Castillo de Íscar (Valladolid) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Se ubica en una montaña aledaña a esta localidad vallisoletana, y merece mucho la pena no solo por la edificación en sí, también por las impresionantes vistas de la Tierra de Pinares que se avistan desde él. Su parte más antigua conservada corresponde probablemente a finales del siglo XIII, y corresponde a restos de las murallas y a la estructura interior de la torre del homenaje. Fue restaurado completamente por el propio ayuntamiento de la localidad en 2007, y además de ofrecer durante todo el año programación cultural como la Feria Medieval Maestro y Aprendiz y diferentes conciertos, en su patio de armas de más de tres mil metros cuadrados se ha instalado la microcervecera La Loca Juana, que elabora cerveza artesanal.

Castillo de Gormaz (Soria)

Castillo de Gormaz (Soria) © phbcz/123RF

Este castillo llegó a ser la fortaleza europea más grande de su época, con un perímetro amurallado de 1.200 metros. Es una fortaleza de origen musulmán que data del siglo IX, durante el Califato de Córdoba, y cuya construcción se erigió sobre los restos de un anterior castillo de origen cristiano o musulmán. La fortaleza fue conquistada por los cristianos en el 912, y retornó a manos musulmanas durante el califato de Alhakén II, quien ordenó al general Gálib su ampliación entre el 955 y el 966. Consta de dos partes diferenciadas separadas por un foso. Al este se encuentra el alcázar, la torre del homenaje, la torre de Almanzor, el aljibe y los aposentos califales, mientras que en la parte oeste se halla una alberca para animales y una gran explanada en la cual acampaban las tropas. Se caracteriza particularmente por la Puerta Califal, que denota su origen islámico.

Castillo de Berlanga de Duero (Soria)

Castillo de Berlanga de Duero (Soria) © Carlos Soler Martinez / 123RF

Esta fortaleza medieval está bordeada por el río Escalote y abrazada por el Duero. El conjunto medieval está formado por los restos de la fortaleza tardomedieval, la fortaleza artillera de época renacentista, la muralla que ciñe el cerro en su base, y el Palacio de los Duques de Frías. El conjunto se inició entre los años 1460 y 1480 por encargo de D. Luis Tovar y doña María de Guzmán, que ordenan levantar el casillo señorial para servir de fortaleza defensiva y residencia familiar sobre un castillo anterior situado en lo alto del actual cerro donde se localizaba la primitiva villa de Berlanga protegida por la muralla situada a los pies del cerro. En el año 1512 se proyectó y comenzó a ejecutar el nuevo castillo, la fortaleza artillera mencionada, con fines militares. Esta nueva fortaleza se adaptó tanto a la topografía abrupta del terreno como a la construcción anterior. Durante los años 2004-2005 se acometió por parte de la Junta de Castilla y León un Plan Director, un conjunto de planes y actuaciones orientadas a la mejor conservación, protección y revitalización de este rico patrimonio.

Castillo Puebla de Sanabria (Zamora)

Castillo Puebla de Sanabria (Zamora) © Agustin Paz / 12RF

Data nada menos que del siglo XV, y fue mandado edificar por el cuarto Conde de Benavente, Don Rodrigo Alonso Pimentel, miembro de la poderosa nobleza castellana y poseedor de numerosos castillos. Es la corona perfecta de la Puebla de Sanabria, de planta regular cuadrada y con una característica torre del homenaje en el centro, popularmente denominada macho, que posee varios pisos y un puente voladizo. Alberga en su interior un museo, el Centro de las Fortificaciones, donde los visitantes pueden conocer de una manera muy amena la historia del castillo, de la villa de Puebla de Sanabria, y de sus alrededores. En la parte norte del recinto amurallado se encuentra la Casa del Gobernador, que acoge a su vez el Ecomuseo de Sanabria, que trata de recrear el viaje que siglos atrás hicieron los Pimentel, condes de Benavente, desde Portugal hasta Sanabria, para desde allí partir al resto de zonas zamoranas.