• Conéctate
Ciudades que son puro teatro
Publicado el 27/03/2019

CulturaEstados Unidos

Twitter Facebook

Teatro, lo suyo es puro teatro. Hablamos de las ciudades con los escenarios más espectaculares del mundo. Las tablas sobre las que todo actor desea interpretar, y donde todo espectador desea ocupar una butaca. Donde abstraernos por un par de horas y olvidar nuestros problemas es posible. Donde también lo es viajar a otros mundos, épocas y realidades desde una platea. Donde incluso podemos reír y llorar sin ser juzgados, porque a eso hemos venido, al teatro.

  • Twitter
  • Facebook
  • Nueva York (Estados Unidos)
    Nueva York (Estados Unidos)

    No podríamos empezar de otra manera. Si Hollywood es la meca del cine, Broadway lo es del teatro. Es la avenida más popular de Manhattan -junto con la Quinta- y se caracteriza por conformar un circuito de nada menos que cuarenta teatros (aunque sólo dos de ellos se encuentran propiamente en esta calle, el resto están a dos o tres manzanas). Glenn Close, Groucho Marx, Charlton Heston, Audrey Hepburn, Robert Redford, Orson Welles, Katharine Hepburn, Burt Lancaster, James Dean, Daniel Radcliffe, Marlon Brando, Grace Kelly, Lauren Bacall, Barbara Streisand y hasta el español Antonio Banderas, son algunos de la innumerable lista de prestigiosos actores que han pasado por las tablas de estos escenarios neoyorquinos, y han cumplido el sueño de todos los que trabajan en la profesión.

  • Londres (Inglaterra)
    Londres (Inglaterra)

    La capital del Reino Unido celebra cada año alrededor de 32.400 funciones, lo que la convierte en una de las ciudades donde se producen el mayor número de representaciones teatrales del mundo. Desde obras del nativo William Shakespeare, de cuatro siglos de antigüedad, hasta musicales más contemporáneos como Dirty Dancing, El Fantasma de la Ópera, Chicago, Los Miserables, Mamma Mía!, El Rey León o Cats. La calidad de todos ellos la han encumbrado como la meca del teatro musical en Europa, y junto con Broadway, el West End theatre es también considerado como el representante de más alto nivel del teatro comercial en la anglofonía, y en el mundo, así como lo es el Royal Albert Hall en la ópera.

  • París (Francia)
    París (Francia)

    353. Es el número de teatros que alberga la ciudad, lo cual la erige en el segundo puesto, sólo por detrás de Nueva York. La Ópera Garnier, también conocida como Ópera de París o Palacio Garnier, es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de las luces, tanto por dentro como por fuera. Una maravilla arquitectónica que se levantó por orden de Napoleón III, siguiendo los planos del arquitecto Charles Garnier, quien la diseñó en estilo imperio. Tal es su belleza que sirvió de inspiración para la novela reconvertida en musical El Fantasma de la Ópera. Sólo verla por fuera ya merece mucho la pena. Si no te conformas con ello, te adelantamos que las entradas, como era de esperar, son caras, aunque siempre puedes probar suerte para encontrar alguna oferta.

  • Pekín (China)
    Pekín (China)

    A pesar de las restricciones y censuras por parte del gobierno, los dramaturgos chinos crearon numerosas e importantes obras. Para albergar todas ellas en un espacio a la vanguardia, en 2007 se inauguró el Gran Teatro Nacional de China, ubicado en la capital del país, Pekín, y diseñado por el arquitecto francés Paul Andreu. Es popularmente conocido como el huevo, por su peculiar forma, una cúpula de cristal y titanio completamente circundada por un lago artificial. Algunos locales opinan que el contraste con el estilo general de los edificios de Beijing es demasiado grande, y sentencian que no pega con los alrededores, a pesar de que según Andreu, fue diseñado para ser complementario con las paredes rojas de los antiguos edificios, y para fundirse con los alrededores. Sea como fuere, este teatro es digno de ser visitado, también por dentro, donde a buen seguro habrá una localidad libre para ti entre sus 6.500 butacas.

  • Atenas (Grecia)
    Atenas (Grecia)

    Después de miles de años, Atenas sigue siendo un pilar básico de la cultura europea. Y es que prácticamente todos los elementos del teatro occidental son herencia de la Antigua Grecia. Vestuario, escenario, el esqueleto de las tramas? todo encuentra sus raíces en el antiguo drama griego. Como revival de aquella era, y contando con las estupendas condiciones de conservación de su teatro Odeón de Herodes Atica, más conocido como Herodión, cada año se celebra desde hace más de medio siglo, el Festival de Atenas, que congrega a la flor y nata del panorama artístico. Quizá no tenga la repercusión ni la opulencia de las luces de neón que copan todo Broadway, pero actuar sobre un escenario erigido en el año 161, tiene que, cuanto menos, imponer.

1