• Conéctate
Conoce los pueblos marineros más bellos de España
Publicado el 27/06/2019 47 compartidos

CulturaEspaña

Twitter Facebook 47 compartidos

Desde Galicia hasta Murcia, pasando por Baleares y Canarias. Aprovechando que hoy se celebra el Día de la Gente de Mar, nos hemos recorrido literalmente todo el litoral español para presentarte los pueblos pesqueros más bellos de toda la costa de España. Bellos como ellos solos, amarrados a los acantilados, impregnados de la sal del mar. Estas villas enamoran a propios y extraños con sus calles intrincadas, sus horizontes infinitos y sus atardeceres camaleónicos, mutantes, que pintados de mil colores tiñen las aguas del mar ofreciendo por partida doble espectáculos efímeros, fugitivos, fugaces, que se escurren en el tiempo como la arena del mar entre los dedos. ¿Morderás en el anzuelo?

  • Twitter
  • Facebook
  • Sitges (Barcelona)
    Sitges (Barcelona)

    Perteneciente a la provincia de Barcelona, y a tan sólo 38 kilómetros de la Ciudad Condal, esta villa pesquera es toda una joya del Mediterráneo. Un puñado de casas blancas, situado entre el azul de la mar y el verdor del Parque Natural del Garraf. Sin duda un enclave privilegiado que bien merece ser considerado como uno de los pueblos más bellos, no sólo de Cataluña, también de España. Con casi una veintena de playas, Sitges es el destino perfecto para dorarse al sol, y además las hay para todos los gustos: grandes, pequeñas, tranquilas, naturistas, urbanas... Seis de ellas han obtenido además el distintivo ISO 14.001 por su excelente calidad en cuanto al agua, la arena y los servicios al público. Pero Sitges no es sólo un destino playero. Conjuga junto con el ocio una amplia oferta cultural compuesta por un rico patrimonio arquitectónico en el que destaca la iglesia de San Bartolomé y Santa Tecla, un hermoso templo barroco que elevado sobre una colina preside la principal playa de la villa. No olvides tomarte una foto con este marco, será el mejor recuerdo que te podrás llevar.

  • Cudillero (Asturias)
    Cudillero (Asturias)

    Este pintoresco pueblo es la versión española del tan popular en Instagram Cinque Terre italiano. Así que si quieres la versión low cost de este fenómeno turístico pon rumbo a Cudillero, que seguro que te pilla mucho más cerca que Liguria. Nada tiene que envidiar. Este pueblo asturiano ofrece una estampa entrañable conformada por sus cientos de coloridas casas colgantes, escalonadas a orillas del mar Cantábrico. Un lugar perfecto para desconectar de la rutina y cambiar el sofocante calor de la Meseta por el verdor de los prados asturianos en perfecta armonía con la fresca y salada brisa marina, ¿puede haber mejor combinación? Sí, porque además, Cudillero ofrece lo mejor de la gastronomía asturiana. El mejor marisco recién salido de la mar o los cachopos más jugosos para los paladares carnívoros, sin olvidar una buena degustación de queso de Cabrales regada por un buen vaso de sidra. No creemos que pueda existir un plan mejor, si lo conoces dínoslo.

  • Corrubedo (La Coruña)
    Corrubedo (La Coruña)

    Esta villa de Galicia se encuentra ubicada en un complejo dunar de igual nombre: el Parque natural de las Dunas de Corrubedo, por lo que no hace falta ni decir cuál es el principal atractivo de la localidad. Con más de un kilómetro de largo, 250 metros de ancho y veinte metros de altura, esta duna se alberga a su vez en nada menos que mil hectáreas de parque natural, que además incluyen la playa de Corrubedo, las lagunas de agua dulce de Vixán, y la de agua salada de Carregal. Ambas, acogen entre juncos y carrizos a las 3.000 aves acuáticas que viven aquí. En tu visita a esta localidad, tampoco puedes perderte el Faro de Corrubedo, situado en el extremo de un cabo desde donde ofrece unas inmejorables vistas que incluso permiten apreciar las luces de los faros de Finisterre y de las Islas Cíes, ¿te lo vas a perder?

  • Sóller (Mallorca)
    Sóller (Mallorca)

    Sóller es la capital de la Sierra de Tramontana, y está considerada como uno de los puntos más turísticos de Mallorca, ¿por qué? Razones no faltan. Su conjunto arquitectónico es uno de los más valiosos de la isla, dada la vasta historia de la villa. Destacan la Torre Picada y el Castillo del Puerto de Sóller, que datan del siglo XVI, época en que la localidad estuvo amenazada por los corsarios, motivo por el cual se levantó la torre de defensa. Por esa misma razón, también se fortificó una parte del pueblo, aunque de esta última construcción sólo queda un trozo de muralla junto a la iglesia parroquial, también digna de ser visitada. Sóller domina el conocido como valle de los naranjosn y es que los cítricos que se recolectan en esta zona son, por su calidad, famosos en toda la isla. Tampoco te puedes perder su concurrido paseo marítimo, ni el atardecer desde el Mirador de Santa Catalina, cuyas vistas grabarán en tu retina uno de los mejores recuendos que te podrás llevar de las Baleares.

  • San Vicente de la Barquera (Cantabria)
    San Vicente de la Barquera (Cantabria)

    San Vicente de la Barquera no sólo es conocido por ser el pueblo del ex triunfito David Bustamante, es mucho más que esta anécdota. Esta histórica villa norteña reposa a orillas del mar con un telón de fondo tan privilegiado como son los Picos de Europa, y dentro de los límites del parque natural de Oyambre. Los indecisos ante la pregunta ¿mar o montaña? encuentran en esta localidad el enclave ideal para pasar unas vacaciones sin tener que elegir. No es de extrañar por tanto que se trate de uno de los pueblos más bellos de la Cornisa Cantábrica. Lo es también en parte gracias a la Puebla vieja, conjunto histórico que esconde tesoros como el Castillo del Rey, la iglesia de Santa María de los Ángeles, el antiguo convento de San Luis, la Torre del Preboste, la Capilla de la Virgen de la Barquera, el Lazareto de Abaño o el Fuerte de Santa Cruz de Suaz.

1