Publicado el 12/09/2019

#Cultura #Nepal

Consejos para sobrevivir a una auténtica experiencia de mochilero

Cada vez son más los que quieren viajar de mochileros ya que ofrece una libertad total y permite conocer de una forma más auténtica el país que se visita. Si eres un valiente y quieres vivir una experiencia que te dejará marcado de por vida te damos algunos consejos para tener en cuenta en tu próxima aventura.

Mochila

Antes de empezar a preparar el equipaje es muy importante tener clara la constante dónde-cuándo-cuánto. En función a la época en la que te vayas y el destino, el precio será inferior o superior e influirá notablemente en el peso de tu mochila pero ante todo siempre es conveniente cargar con lo menos posible y llevar calzado cómodo. Por si las moscas te aconsejamos llevar una segunda mochila más pequeña para repartir el peso o incluso por si quieres hacer alguna excursión y así dejar la otra en el alojamiento dónde residas (¡siempre con candado!). En la más pequeña te aconsejamos llevar un botiquín para tiritas y algún medicamento. Y si eres mujer métete siempre un pañuelo para cubrirte los hombros por si entras en un lugar de culto pues recuerda que el turista eres tú y debes respetarles en todo momento. - © 123RF

Itinerario y Alojamiento

En cuanto al itinerario es imprescindible tener claro el itinerario que quieres recorrer. Antes de planificar nada suele estar bien comprar una guía del destino para conocer mejor la cultura y sus tradiciones. Si ves que tu equipaje no es muy pesado llévatela contigo junto con un mapa por si en algún momento tu trayecto se ve modificado y no sabes bien lo que visitar.
Para el alojamiento es necesario tener aseguradas las primeras noches teniendo en cuenta la variedad. Puede resultar interesante quedarte a dormir en la casa de algún nativo para tener contacto directo con la gente del país. También y si eres una persona acostumbrada a tomar precauciones, puedes ir a un hotel en donde encontrarás geles y toda clase de productos para tu aseo personal ¡Tu espalda te agradecerá esos kilitos de menos!
- © 123RF

Gastronomía local

Como todo cuando vas de mochilero habrá días en que no encuentres ni tan siquiera un sitio donde poder comer por lo tanto es aconsejable llevarte algo de comida que se pueda conservar como unas barritas. En cuanto a los restaurantes, algún día te puedes dar el lujo de comer algo más fino en un restaurante pero también hay que ser consensuado con los gastos sobre todo si quieres que tu viaje se alargue en el tiempo. Te recomendamos probar los productos locales pero teniendo mucho cuidado. Evita a toda costa los hielos en las bebidas y que no sean ellos los que te laven y pelen las frutas sino tú mismo. Por la precaución a tomar con el agua, lleva siempre una botella en la mochila por posible deshidratación. - © 123rf

Dinero y documentación

Lo más seguro es que con una tarjeta de crédito no te sea suficiente. Siempre viene bien llevar dinero en efectivo e incluso una segunda tarjeta en el caso de que la otra se la trague el cajero. En cuanto a la documentación, acuérdate de que en la mayoría de países te pedirán enseñar un pasaporte con validez de al menos 6 meses. No es buena idea comenzar un viaje con un pasaporte a punto de caducar. Y para terminar con la documentación, te sugerimos pagar un seguro de viaje porque así estarás más tranquilo a la hora de vivir todo tipo de aventuras y deportes de riesgo si eres un amante de las emociones fuertes.
¡Cuidado con dar dinero a los niños!
Lee con atención. En muchos casos los niños están obligados a pasar su infancia en la calle pidiendo dinero a los turistas para después entregárselo a sus padres o sino a una red más organizada. Lamentablemente a estos niños les privan de su infancia y de la formación en el colegio y por ello si les ayudas económicamente les estás haciendo un flaco favor. Lo mejor es buscar una ONG de la zona que pueda ayudarles o algo que puedes hacer por tu propio pie es llevar algo de ropa que no utilices y ofrecérsela. - © 123rf

Viajar barato es sinónimo de viajar despacio

Volviendo al tema del precio te informamos de que viajar barato es sinónimo de viajar despacio. ¿Has oído hablar del "slow travel"? Este concepto surgió hace poco en lo referente al mundo de los viajes. En contra de los itinerarios apretados, defiende el viajar sin prisas, en un intento por conectar con nosotros mismos y con el lugar que viajamos. Conoció su origen a finales de los 80 en Italia como reacción a la comida rápida. En un principio como una vuelta a la comida tradicional, pero poco a poco fue transformándose y no solo se utilizó en este campo sino en varios y más allá de Italia para que todo el mundo actuara sin prisas y saboreara su tiempo. Al final se ha convertido en todo un movimiento: el de slow travel. - © 123rf

Inmortaliza lo que estés viviendo

Es interesante hacer fotos de tu viaje para así tener un recuerdo imborrable. ¡Así que no te olvides el cargador en casa! Además es interesante llevar una libreta para apuntar cada detalle de lo que pase y no olvidarlo jamás. De todas formas te aconsejamos no estar pegado al móvil y colgando fotos diariamente. Aprovecha para desconectar y pasar tiempo con quien viajes o contigo mismo si decides hacerlo solo.
Habla con otra gente
Para conocer mejor la cultura siempre es aconsejable hablar con la gente del lugar. Nadie mejor te podrá aconsejar lo qué hacer y ver y tampoco hablar de su tierra como lo hará alguien que vive allí por lo que un encuentro con cualquiera de ellos puede ser muy enriquecedor. Para poder comunicarte, aconsejamos aprender algunas palabras básicas como hola, adiós y gracias.
No olvides ser humilde
No todo el mundo puede permitirse vivir una experiencia así luego, no presumas ni durante el viaje con la gente que conozcas ni al volver con la de tu entorno. Enfócate en vivir la experiencia al máximo y no para hablar de ella después. Porque no lo olvides: ?Viajar es vivir dos veces? - © 123RF