• Conéctate
Consejos prácticos para viajar en el Transiberiano
Publicado el 10/09/2019

TransporteRusia

Twitter Facebook 2 compartidos

Son muchos los viajeros que sueñan con poder hacer una ruta por la línea férrea del Transiberiano alguna vez en la vida. Hacer este viaje no es imposible, pero para hacerlo bien hay que planearlo con tiempo y al detalle. Todos los que han tenido la suerte de vivir esta experiencia dicen que no solo se trata de un viaje en tren, si no que es una experiencia que te cambia la vida. En esta pequeña guía te contamos qué cosas tienes que tener en cuenta para aprovechar al máximo este viaje tan espectacular.

  • Twitter
  • Facebook
  • Las rutas
    Las rutas

    El Transiberiano es la famosa línea férrea que atraviesa Rusia de punta a punta y que conecta también con Mongolia y China. Su ruta principal es la que une Moscú y Vladivostok, es la más larga (9,258 kilómetros), dura siete días y atraviesa siete zonas horarias. Ya que viajar sin parar en siete días hasta Vladivostok es agotador, es recomendable ir haciendo paradas en las ciudades principales y ver algunos de los paisajes siberianos más espectaculares. Sin embargo, esta opción no es fácil de planificar ya que no puedes comprar un ticket "abierto" y bajar y subir del tren. El trayecto completo del Transiberiano requiere la reserva de un ticket, pero se pueden comprar tickets por separado para cada sección del viaje y bajar en las ciudades que más te interesen.

    Las otras dos rutas transiberianas van a la capital de China, Beijing, y puedes elegir si viajar vía Manchuria o Mongolia para llegar. La ruta que pasa por Mongolia es la más común entre los occidentales, pues ofrece unas vistas impresionantes de las estepas del desierto de Gobi. Lo mejor de la ruta que pasa por Manchuria es cruzar por la Gran Muralla muchas veces.

  • Planifica con antelación
    Planifica con antelación

    Para aprovechar al máximo tu viaje en tren tienes que planificarlo con varios meses de antelación. Es recomendable comprar los billetes por Internet porque puede ser muy arriesgado esperarse a comprarlos en la estación de Moscú. Los billetes salen a la venta con tres meses de antelación y se venden muy rápido ¡así que estate atento! Para disfrutar del mejor tiempo posible, la mejor época para ir es entre mayo y septiembre, aunque los billetes son más baratos durante el invierno.

  • Presupuesto
    Presupuesto

    Para obtener el mejor precio es muy importante sacar los billetes con antelación. Los precios varían muchísimo según la fecha de viaje y disponibilidad. Todos los trenes que viajan por el Transiberiano ofrecen asientos en primera, segunda y tercera clase según el nivel de comodidad y precio que busque cada uno.

    Las zonas de primera clase tienen dos camas en cada cabina y baños compartidos, uno en cada extremo del pasillo. Las de segunda clase se encuentran en un compartimento cerrado para cuatro personas con cuatro camas en literas. La opción de tercera clase, la más barata, ofrece 54 literas por vagón. El precio del billete en primera clase ronda los 890 euros, el de segunda entre 440 y 550 y el de tercera sobre los 165 euros.

    Además, necesitarás un billete de avión o tren para ir hasta Moscú, los visados y el seguro de viaje obligatorio. También es muy importante iniciar el proceso de solicitud de esta documentación con varios meses de antelación.

  • Higiene a bordo
    Higiene a bordo

    Hay un baño y lavabo en cada vagón, por lo que no tienes que preocuparte por la higiene básica. Los vagones de primera clase tienen duchas, pero otros las ofrecen por una cantidad extra (aproximadamente unos 2 euros). Los baños suelen estar limpios pero son compartidos y hay muchas personas a bordo, por lo que nunca está de más llevar toallitas, papel higiénico y jabón encima.

  • Bebida y comida a bordo
    Bebida y comida a bordo

    Los menús que ofrecen los restaurantes de los trenes son un poco limitados. En los trenes rusos normalmente sirven huevos fritos y jamón para desayunar y carne con patatas para comer o cenar. Los trenes chinos también ofrecen una variedad de platos chinos. En el bar venden alcohol, café, cosas para picar y golosinas. Cada vagón tiene un hervidor de agua, por lo que es buena idea llevar algo de café o té y azúcar en tu propia taza para ahorrarte algo de dinero. Además, el tren para cada pocas horas y en prácticamente todas las plataformas hay gente vendiendo comida casera y especialidades rusas a precios muy baratos. De esta manera puedes disfrutar de diferentes gastronomías durante tu viaje al pasar por diferentes regiones y ciudades.

1