• Conéctate
Las 'cuevas de Petra' también están en China
Publicado el 25/05/2020

CulturaChina

Twitter Facebook 3 compartidos

Las grutas de Yungang, declaradas como Patrimonio de la Humanidad, son a China lo que las Cuevas de Petra a Jordania. Más de 250 espacios componen este conjunto copado de estatuas en las que ni un solo centímetro queda sin decoración.

El secreto en la montaña

El secreto en la montaña
© 123RF

Aunque monumentos como la Gran Muralla o la Ciudad Prohibida se lleven el centro de la atención de los turistas que deciden visitar China, lo cierto es que el país guarda muchos secretos igual de fascinantes. El conjunto de las Grutas de Yungang, fechado en el 460, es uno de ellos. Al más puro estilo de las Cuevas de Petra, en Jordania, se trata de una agrupación de 252 oquedades excavadas en el Monte Wazou. Se localiza a 20 kilómetros de Dantong, al norte del país, en aquel momento, proclamada como la capital de la dinastía Wei del norte.

Dada su importancia simbólica y la complejidad de la obra fueron necesarios 70 años para llevarla a cabo. Sin embargo, el resultado mereció la pena. Tanto las cuevas como los pasillos se encuentran ricamente adorados con alguna de las 1200 hornacinas budistas o con más de 51.000 estatuas que contiene el conjunto. Además de las efigies, prácticamente ni un centímetro de las paredes y los techos queda libre de decoración hasta completar el kilómetro cuadrado que ocupa el total del conjunto.

Ni un centímetro sin cubrir

Ni un centímetro sin cubrir
© 123RF

Esta suerte de horror vacui no quedaría completa sin un eje central, en este caso, la estatua principal de Buda que preside cada una de las grutas. Simbolizan a los cinco primeros emperadores de la dinastía y pueden variar desde los 16,8 metros de altura hasta la más pequeña, que cuenta con 13,5 metros.

Se las conoce como "el mayor grupo de grutas conservado en China" y se encuentra bajo protección de la UNESCO desde 2001, cuando fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Las grutas de Yungang y, especialmente, las cuevas que van de la numero 5 a las 13, son una visita obligada para el turista que visite el norte del Gigante Asiático. La tranquilidad y la frescura de este monumento invitan a la meditación o la búsqueda de los detalles decorativos más curiosos que, a pesar de los siglos, se mantienen conservados de forma magnífica.

El monasterio colgante de Hanging

El monasterio colgante de Hanging
© 123RF

La visita a las grutas de Yungang ha de ir acompañada de otro clásico de la zona; el monasterio colgante de Hanging. La entrada normal para acceder a la ruta es de 120 yuanes chinos, el equivalente a algo más de 15 euros, y la visita puedes hacerse de forma relajada ya que no hay límite de tiempo.