• Conéctate
Curiosidades de la catedral de Notre Dame
Publicado el 28/11/2018

CulturaFrancia

Twitter Facebook 6 compartidos

La catedral de Notre Dame, la señora de París, se ha convertido en todo un símbolo de la capital de Francia. Musa de Victor Hugo y símbolo de grandeza durante el siglo XIV, Notre Dame está rodeada de secretos y curiosidades que aquí vamos a descubrir para acercarnos un poco más a esta joya de la historia.

1. Cuánto se tardó en construirla

1. Cuánto se tardó en construirla
© Copyright: Maurizio De Mattei all rights reserved

Se comenzó a construir en el año 528 por orden de Childeberto I, pero en 1160 el obispo Maurice de Sully decidió que no era tan importante como para ser la catedral de París y mandó que se derribara.
La catedral tal como hoy la conocemos se comenzó a edificar en el año 1163 bajo el reinado de Luis VII.

Alrededor de dos siglos se emplearon en su construcción, y además comenzó siendo un pequeño templo cristiano, pero con el paso de los años se convirtió en uno de los templos religiosos más importantes. Tras haber pasado por diferentes modificaciones con el paso de los siglos, así como varias ampliaciones, la catedral de París luce hoy como uno de los edificios de culto más importantes de Europa.

2. Escenario de hechos históricos

La catedral de París ha sido testigo de algunos de los hechos históricos más importantes que cambiaron el curso de la historia.
Uno de los más conocidos, la coronación de Napoleón Bonaparte el día 2 de diciembre de 1804, uno de los personajes más importantes de la historia. Si algo llama la atención de este acontecimiento es que Napoleón se coronó a sí mismo tomando la corona de manos del Papa Pío VII. Después, fue él también quien coronó a su mujer Josefina Beauharnais. Excentridades del emperador de Francia.

Otro hecho importante que presenció la catedral fue la beatificación de Juana de Arco en el año 1909. También se coronó entre sus paredes a Enrique VI de Inglaterra en 1429. En 1944, tras la liberación de París de manos de los nazis, Charles de Gaulle desfiló delante del templo antes de iniciar su paseo por los Campos Elíseos.

3. Víctima de asedios y derribos

Durante la Revolución Francesa la catedral vivió su etapa más negra, cuando gran parte de sus esculturas y tesoros fueron destruidos y robados. Durante 1871 un levantamiento civil quiso quemar la catedral, hasta tal punto llegaron que en su interior se produjo un incendio con bancos y sillas de madera, aunque afortunadamente nada le pasó al edificio.
Casi todas las estatuas de la galería de los reyes, una franja horizontal colocada sobre las puertas de la catedral, fueron destruidas durante la revolución porque se creía, erróneamente, que eran los reyes de Francia los que estaban representados en las estatuas, cuando realmente son los reyes de Judea e Israel. Cada estatua de un rey fue decapitada, y a día de hoy pueden verse las cabezas en el Museo de la Edad Media.

4. Gárgolas y quimeras

Si algo caracteriza a la catedral de Notre Dame son las maravillosas gárgolas y el halo de misterio que las rodea. Pero hay que hacer una pequeña distinción. En la señora de París hay dos tipos: gárgolas y quimeras.
Las quimeras tienen como principal función evacuar el agua de los tejados del templo. Por su parte, las gárgolas son únicamente decorativas.

Como anécdota, se dice en la historia parisina que el día en el que Juana de Arco fue quemada en la hoguera, una vez de noche, las gárgolas despertaron y volaron sobre la ciudad causando el terror entre sus habitantes. A la mañana siguiente, todos los que habían presenciado la muerte de la joven, aparecieron muertos.

5. La historia del jorobado

Vamos a ser sinceros. Si por algo es mundialmente conocida la catedral es por la historia del Jorobado de Notre Dame. El personaje, creado por Victor Hugo en 1831 en su novela "Nuestra Señora de Paris", es un joven llamado Quasimodo, que es jorobado y vive dentro de la catedral, en la que da cobijo a la gitana Esmeralda.
Fue un éxito rotundo en todo el mundo, y con ello Victor Hugo consiguió lo que tanto ansiaba, darle mayor protagonismo al símbolo de la ciudad hasta el momento. Cuenta la historia que Quasimodo no existe tal y como lo conocimos en la novela, pero aseguran que el escritor se inspiró en uno de los obreros que trabajaba en la remodelación de la catedral en el año 1820, que era jorobado, para crear al personaje.

Luego fue Disney quien devolvió al mundo entero la fascinación por este maravilloso edificio con su magnífica adaptación de la obra llevándola a la gran pantalla.

6. La puerta del diablo

Una de las puertas de la catedral recibe este nombre porque dicen que guarda detrás una oscura historia.
Y es que cuentan que un cerrajero muy joven, llamado Biscornet, recibió el encargo de hacer la puerta que llevaría el nombre de Santa Ana. Abrumado ante tal responsabilidad, el joven invocó al diablo para que le ayudara a hacerla a cambio de su alma. Al día siguiente la puerta apareció con un maravilloso trabajo de forja, por lo que el joven cerrajero fue ascendido a "maître". El diablo quiso conseguir su parte del trato y no dejó de atormentar a Biscornet para que le entregara su alma. Al poco tiempo, el joven apareció muerto en extrañas circunstancias, y dicen las leyendas que su alma sigue vagando por Notre Dame.

En el año 1860, la obra de Biscornet fue sustituida por miedo al diablo.

7. El punto cero de Francia

A las puertas de entrada de la catedral se encuentra un enorme medallón que por su forma recuerda a la rosa de los vientos, que marca el punto cero de Francia, a partir del cual se miden las distancias en el país galo, y es el centro exacto de la ciudad de París.

8. La fiesta del asno

Antiguamente tenía lugar una popular, así como algo extraña, celebración en el interior de la catedral.
Cada 26 de diciembre, un ciudadano de París era elegido para ejercer como "obispillo". La persona se vestía como un obispo y lo montaban en un burro, en el que debía recorrer el interior de la catedral de Notre Dame, atravesando un pasillo de fieles que bailaban y cantaban disfrazados. Tras el desfile, se celebraba una gran comida.

9. Una catedral en una isla

Es una de las pocas catedrales del mundo que puede presumir de estar ubicada en el corazón de una isla, en este caso la Isla de la Ciudad de París, o Île de la Cité en francés.
Las aguas del río Sena rodean a la catedral, y ese es uno de sus grandes atractivos.

10. Las campanas de Notre Dame

La torre sur, a la que se sube después de cruzar la galería de las quimeras, aloja a dos de las campanas más grandes de la catedral: Emmanuel, de 13 toneladas, que data del siglo XVII y Marie, de más de 6 toneladas que fue colocada en el año 2013.
En la torre norte hay otras ocho campanas que son las que normalmente se oyen tañer, ya que las grandes solo suenan en las principales festividades.

Uno de los símbolos de Paris

Uno de los símbolos de Paris
© Iakov Kalinin