• Conéctate
Descubre la España vacía: los municipios con más encanto de un Teruel que SÍ existe
Publicado el 29/04/2019 31 compartidos

CulturaEspaña

Twitter Facebook 31 compartidos

Especialmente durante los últimos meses, todos hemos escuchado hablar de la conocida España vacía haciendo referencia a esos lugares del país en los que la población está disminuyendo a pasos agigantados. Sin embargo, aunque algunos coincidan en que estos lugares no ofrecen demasiadas oportunidades, estos rincones ofrecen tantas maravillas que los viajeros tienen la necesidad de adentrarse en mejorar su calidad de vida y tener una estancia en un entorno rodeado de naturaleza. Que Teruel existe es algo que tiene claro todo aquel que decide visitar esta provincia

  • Twitter
  • Facebook
  • Albarracín
    Albarracín

    Albarracín es una de las localidades más visitadas de toda la provincia de Teruel. Lo más sorprendente para aquellos que la admiran por primera vez es su increíble recinto fortificado, el cual tiene un tamaño mayor que el propio casco urbano. Lo que en la actualidad pueden recorrer tanto locales como viajeros se construyó en tres momentos diferentes de la historia. En el siglo X Albarracín vio el bastión y la Torre del Andador por primera vez. Un siglo más tarde los reyes de taifa de Albarracín hicieron las murallas que rodean el arrabal de la Engarrada y se añadieron partes a la muralla así como también se levantaron la mayoría de las torres. Durante tu visita a Albarracín harás un viaje al pasado: las calles empinadas, estrechas y las casas de color marrón hacen que nuestra imaginación cambie de siglo para revivir con nuestros ojos lo que sus lugareños disfrutaban cada día.

  • Calaceite
    Calaceite

    Calaceite fue el lugar de inspiración de artistas como el escritor chileno José Donoso, el ensayista Ángel Crespo o el arquitecto Juan Cabré, los cuales quedaron seducidos por las increíbles vistas de esta villa y seducidos por el paisaje natural que le rodea. Ríos (el Matarra y el Algars), árboles y senderos son los protagonistas para los que buscan el contacto de la naturaleza a la vez que practicar deportes al aire libre. Su casco urbano fue declarado Conjunto de Interés Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Entre los siglos XVIII y XIX se construyeron muchas casas, de las cuales algunas siguen conservando los escudos en las portadas, como indicio de prosperidad económica debido al cultivo del olivo.

  • Puertomingalvo
    Puertomingalvo

    Presume de ser uno de los pueblos más bonitos de España, y no es para menos, a pesar de haber sufrido un gran éxodo rural durante el siglo XX, lo que hace que tanta belleza no sea admirada por tantas personas como deberían. Puertomingalvo es una reliquia de la Edad Media, en el que destacan su castillo del siglo XII y su ayuntamiento del siglo XIV. El Consistorio es una de las mejores muestras del gótico civil de toda la provincia y sus callejuelas podrían enamorar a cualquiera de sus visitantes. Los lugareños dicen que hace nada menos que 600 años fue el lugar en el que vivían 47 obispos y arzobispos ¡algo increíble a día de hoy!

  • Villarroya de los Pinares
    Villarroya de los Pinares

    Las localidades de Teruel tienen tanto encanto que es imposible que pasen desapercibidas por los que deciden pasar unos días recorriendo esta provincia. El pueblo entero fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982, siendo uno de los monumentos más importantes la Iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, de estilo gótico, o la ermita de Nuestra Señora de Loreto. Jaime I de Aragón poseía un castillo muy importante del que ahora solo quedan sus ruinas, y entre otro de los lugares de importancia de esta localidad también destaca la Casa Peña, un gran edificio de estilo barroco. ¿Te quedarías sin descubrir por ti mismo los encantos de Villarroya de los Pinares?

  • Rubielos de Mora
    Rubielos de Mora

    Esta localidad turolense es especial para aquellas personas que quieran visitarla caminando y sin prisas. Su entramado de callejuelas hará que te pierdas en un entorno puramente medieval para disfrutar de sus pórticos, iglesias, grandes casas solariegas y palacios que en la antigüedad pertenecían a nobles de toda la región. Uno de los edificios más sorprendentes de Rubielos de Mora es la Casa Consistorial, construida en 1571, al igual que también llama la atención el Palacio de Villasegura, uno de los más grandes de toda la localidad. La publicidad ya existía siglos atrás, y los habitantes de este municipio turolense sabían muy bien cómo sacarle provecho, por ello en algunas casas tallaban en la puerta un objeto relacionado con su profesión para que todo el mundo que pasase por delante pudiese saber a qué se dedicaba el dueño. Sin ninguna duda Rubielos es el lugar ideal para los más curiosos.

1