Publicado el 24/10/2018

#Cultura #Portugal

Descubre Évora, la joya de la región portuguesa de Alentejo

La región portuguesa del Alentejo esconde auténticos tesoros como la pequeña localidad de Évora, antigua residencia de los reyes de Portugal durante el siglo XV, cuya fundación se remonta a los tiempos del Imperio romano, cuyo increíble patrimonio perfectamente conservado le ha valido su inclusión en el listado de Patrimonio Mundial por la UNESCO.

¿Qué visitar en Évora?

La mejor forma de disfrutar de la riqueza histórica y cultural de Évora es hacerlo a pie, recorriendo sus estrechas calles de casas blancas, para ir descubriendo poco a poco los monumentos y lugares de interés que hacen de ella un auténtico diamante en bruto. - © INACIO_PIRES / 123 RF

Convento de San Francisco

El Convento de Sao Francisco fue el primer convento franciscano construido en territorio portugués La edificación actual fue concluida durante el reinado de Manuel I de Portugal y es uno de los mejores ejemplos del estilo gótico tardío de la región del Alentejo. - © Mauro Rodrigues (c) 2014 / 123 RF

Capilla de los Huesos

El Convento de Sao Francisco esconde en su interior uno de los monumentos más destacados de la localidad de Évora: la Capela dos Ossos (Capilla de los Huesos). Esta especie de cripta envuelta en la penumbra fue construida a finales del siglo XVI por los frailes franciscanos que vivían en este monasterio con la finalidad de reflexionar sobre la condición, la frágil existencia humana y meditar sobre la vida eterna y definitiva. Unos cinco mil cráneos y miles de huesos que estaban sepultados en el cementerio local recubren sus paredes y pilares, creando una atmosfera de lo más tétrica, aunque hermosa a su modo. - © www.figurniy.com / 123 RF

Templo romano y termas

El templo romano de Évora es uno de los monumentos más destacados de la ciudad, hasta el punto de ser considerad como el símbolo de la localidad. Se trata de uno de los monumentos romanos mejor conservados tanto de Portugal como de toda la Península Ibérica. Su construcción data del siglo I d.C. y, pese a que es conocido como Templo de Diana, éste está consagrado al culto imperial y no a la diosa Diana como muchos creen. Su estructura está formada por 14 columnas corintias coronadas con mármol de Estremoz. Su buen estado de conservación se debe a que fue tapiado durante su transformación en fortaleza durante la Edad Media, volviendo a ser descubierto tras su restauración en el siglo XIX.


Por su parte, las termas romanas, localizadas en el vestíbulo de la Cámara Municipal de Évora, fueron descubiertas en el año 1987 a raíz de unas obras realizadas por el ayuntamiento, formando parte de un conjunto romano en el que pueden apreciarse una sala caliente para baños de vapor y una piscina circular de 9 metros de diámetro en un excelente estado de conservación.
- © PIERRE-OLIVIER CLEMENT-MANTION / 123 RF

Plaza do Giraldo

La Plaza do Giraldo es el centro neurálgico de la ciudad de Évora. Este lugar ha sido el escenario de varios momentos destacados de la historia de Portugal, como la ejecución de Fernando, duque de Bragança; la quema pública de las víctimas de la Inquisición en el siglo XVI o los intensos debates sobre la reforma agraria durante la década de 1970. En la actualidad, la plaza está llena de terrazas y comercios más tradicionales, en los que el visitante podrá encontrar todo tipo de productos artesanales que llevarse como recuerdo. - © Mauro Rodrigues (c) 2014 / 123 RF

Catedral

La Catedral de Évora, también conocida Catedral de Santa María, es la mayor catedral de corte medieval de todo Portugal, siendo otra de la principales atracciones de la ciudad. El templo fue construido entre finales del siglo XIII y principios del XIV en estilo gótico de transición, aunque pueden apreciarse algunos elementos de estilo románico. - © 123 RF

Gastronomía y ocio

Al igual que en otras localidades de la región de Alentejo, la gastronomía es otro de los puntos fuertes de Évora. Además de sus excelentes vinos, entre los platos y productos tradicionales más destacados destacan como entrantes los quesos, embutidos, jamón y aceitunas; y de platos principales, el cerdo alentejano, las migas o la açorda a alentejana, siempre acompañado de cilantro, laurel o menta. Los amantes de la buena cocina sabrán apreciar los deliciosos sabores que proponen los restaurantes de la ciudad y sus alrededores. - © INACIO_PIRES / 123 RF

Callejear

Perderse por las calles de Évora, hablar con sus habitantes, tomarse un buen vaso de vino en un bar tradicional, permitirán al viajero empaparse de la verdadera esencia de esta localidad. Y como suvenir, ¿qué mejor que llevarse acaso alguna de los múltiples productos de artesanía local? Capazos, figuras de barro o joyería de plata, son algunas de las especialidades de la ciudad con la que podrás tener un bonito recuerdo de tu estancia. Por último, también merece la pena explorar a las afueras de la ciudad, para visitar la zona de los Almendrales, en donde se encuentra el conjunto de monumentos megalíticos más importante de la Península Ibérica. - © 123 RF