Publicado el 15/02/2022

#Naturaleza #Francia

Descubre Grenoble: la Capital Verde Europea en 2022

Enclavada en los Alpes franceses, la ciudad de Grenoble sucedió el pasado 15 de enero a la finlandesa Lahti como Capital Verde Europea. Te contamos algunos de los motivos por los cuales esta encantadora localidad se alzado con el título en 2022.

© EASYVOYAGE

Creado en 2008, el premio Capital Verde Europea se concede cada año a una ciudad europea de más de 100.000 habitantes que haya demostrado ser líder en el ámbito de la sostenibilidad medioambiental, social y económica.

Gracias a su compromiso con la ecología y la sostenibilidad, Grenoble ha conseguido destacar frente a grandes ciudades como la también francesa Dijon, Tallin en Estonia o Turín en Italia.

Además del honor de recibir el premio de Capital Verde Europea, el título implica importantes compromisos que la metrópoli de la región Ródano-Alpes debe cumplir para estar a la altura de su título desde los criterios anteriormente citados. Para ello, el calendario "verde" de Grenoble desborda de iniciativas.


A lo largo del año, se organizarán cerca de 300 actos para "reflexionar, intercambiar y vibrar", se plantarán 1.300 árboles, y se financiarán 52 proyectos ecológicos, como el desarrollo de huertos educativos por parte de la asociación Brin de Grelinette, la organización de campos de trabajo participativos para jóvenes en el barrio de Villeneuve y diversas manifestaciones artísticas que tendrán lugar en el Centro Coreográfico Nacional de Grenoble.

© EASYVOYAGE

Además de las ambiciones y proyectos ecológicos de Grenoble, el municipio cuenta con una situación geográfica privilegiada que no deja indiferentes a los habitantes y turistas. Situada en el corazón de la región de Isère, la ciudad se encuentra a pocos kilómetros de hermosos paisajes montañosos. Los aficionados a los deportes de nieve estarán encantados de visitar la ciudad y de disfrutar de las estaciones de esquí localizadas en las cercanías como Chamrousse, localizada en la punta del macizo de Belledonne, en los Alpes del Norte. La estación cuenta con una superficie de 1.300 hectáreas y ofrece un panorama extraordinario, así como un dominio esquiable de 90 km apto tanto para principiantes como para esquiadores avanzados.