• Conéctate
Las cataratas Victoria, el maravilloso corazón africano
Publicado el 26/11/2018

NaturalezaZimbabwe

Twitter Facebook 7 compartidos

Las cataratas Victoria son una auténtica maravilla, obra de la caprichosa naturaleza que nos deleita con algunos de los más bellos paisajes sin que la mano del hombre interfiera en su trabajo. Son las cataratas más largas del mundo y forman la frontera natural entre dos países africanos.

Una frontera natural perfecta

Una frontera natural perfecta
© pipopb/123RF

Estas cataratas están situadas entre la frontera entre Zambia y Zimbabue y han sido incluidas por la UNESCO en la lista de monumentos naturales.

Lo curioso es que no es el salto de agua de una montaña.
Es el río Zambeze, el cuarto mayor de África, que nace entre la frontera de Zambia y Congo y se desliza de forma tranquila durante cientos de kilómetros por la planicie de la sabana.

Pero hace millones de años, un gran movimiento telúrico abrió en este punto, hoy la frontera entre Zambia y Zimbabue, una serie de fallas tectónicas. El Zambeze, al tropezarse con la primera falla, se precipita hacia el abismo con una fuerza descomunal.

Con sus 1.700 metros, las cataratas Victoria son las más largas del mundo, casi el doble que las cataratas del Niágara y más de dos veces el tamaño de las Horseshore.

Ambos países tienen su propio Parque Nacional para disfrutar de las mejores vistas de las cataratas.
El Victoria Falls National Park en Zimbabue y el Mosi-Oa-Tunya Park en Zambia ofrecen unas panorámicas de esta obra de la naturaleza que son difícilmente comparables.

En cada país, cada parque tiene su puerta de acceso, tiene un precio de entrada diferente y se necesita su visado correspondiente. El cruce entre ambos países es el puente Victoria Falls Bridge, una atracción turística más de esta zona absolutamente imperdible. Desde este puente los amantes de la adrenalina pueden hacer puenting y tirolina.

En medio de este asombroso paisaje natural se encuentra la isla de Livingstone, llamada así porque aquí fue donde el explorador y misionero escocés David Livingstone comtempló las cataratas por primera vez en 1855 y las bautizó con el nombre de la reina Victoria.

Desde dónde visitar las cataratas

La gran pregunta de muchos visitantes es ¿desde qué país es mejor visitar las cataratas?
Pues desde los dos.

Aunque si el tiempo o el dinero no dan para tanto, lo mejor es visitar el lado del país en el que uno esté alojado,pero si aún no tienes alojamiento y quieres tomar una decisión, te diremos que el lado de Zimbabue comprende el 75% del terreno de las cataratas. Además, en los meses secos el lado de Zambia llega a quedarse totalmente seco, mientras que en Zimbabue están activas todo el año.

La piscina del diablo

La piscina del diablo
© Artush (c) 2014

¡Para los más valientes! En la temporada seca, de septiembre a diciembre, se forma la llamada Piscina del Diablo, una cavidad que permite darse un baño al borde de las cataratas, mirando al más absoluto vacío a una altura de 103 metros.
La pared de roca natural que se levanta por debajo del agua y termina al borde de la cascada frena la corriente y hace posible un placentero baño en un paraje absolutamente único y sacar unas fotografías que parecerán irreales.